“Ja­más me que­dé pe­ga­do co­mo el do­ble del Ra­fa”

Des­de 1998 par­tió sa­can­do cal­co al es­ti­lo de Ara­ne­da, pe­ro ase­gu­ra que hace años que en­te­rró el per­so­na­je, cuan­do sin­tió la­tir su “cuo­re” por la po­lí­ti­ca y el ser­vi­cio pú­bli­co. Hoy, des­de su si­tial co­mo je­fe de pren­sa del PRI, el hom­bre de la son­ri­sa resp

La Cuarta Espectacular - - ESP -

La son­ri­sa a flor de piel es una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que acom­pa­ña a Gon­za­lo Gu­tié­rrez (37) des­de que ba­ja el pie de­re­cho des­de su ca­ma. Por lo mis­mo, ver­lo ofus­ca­do es al­go que es­ca­pa a lo nor­mal de su vi­da. ¿Y quién lo­gró sa­car­lo de su es­ta­do? La ani­ma­do­ra Ca­ro­la de Mo­ras.

Es que cuan­do se ofi­cia­li­zó que el ex do­ble de Ra­fael Ara­ne­da asu­mi­ría co­mo je­fe de pren­sa del PRI, en el ma­ti­nal de Chi­le­vi­sión ana­li­za­ron la no­ti­cia y tan­to la ma­ni­quí co­mo Fe­li­pe Vidal tra­pea­ron el pi­so del set con el aho­ra pe­rio­dis­ta y po­lí­ti­co.

“Me acu­sa­ron de ha­ber­me que­da­do pe­ga­do, de apro­ve­char­me de la fi­gu­ra de Ra­fael Ara­ne­da. La Ca­ro­la di­jo al­go así co­mo ‘va a dar sus dis­cur­sos cre­yén­do­se el Ra­fa’ ¡Por fa­vor! Qué li­vian­dad tie­ne la gen­te pa­ra ha­cer jui­cios así so­bre la vi­da de los de­más”, pu­so las co­sas en su lu­gar el hom­bre que des­de 1998, y por va­rios años, pa­só sa­cán­do­le cal­co al con­duc­tor de Vi­ña, pe­ro que rá­pi­da­men­te acla­ra que “esa es una eta­pa que ce­rré hace ya bas­tan­tes años”. - ¿Qué te lle­vó a en­te­rrar esa épo­ca de imi­ta­dor? - To­do cam­bió pa­ra mí cuan­do co­no­cí la po­lí­ti­ca y en­tré a ella. Si yo es­tu­dié comunicación so­cial y pe­rio­dis­mo lo hi­ce pa­ra ayu­dar a la gen­te, eso es lo que me mue­ve hoy. - ¿Por qué pien­sas que te hi­cie­ron pe­bre en “La Ma­ña­na de Chi­le­vi­sión”? - Eso es lo que más me gus­ta­ría sa­ber. No sé si se­rá pa’ cua­drar­se con el Ra­fa, aun­que lo du­do, por­que él fue el úni­co que ha­bló bien de mí en pan­ta­lla. La Ca­ro­la de Mo­ras ni si­quie­ra me co­no­ce y con la sar­ta de co­sas que di­jo pu­so en ries­go mi pe­ga y mi fu­tu­ro en la po­lí­ti­ca. - ¿Qué fue lo que más te do­lió de esa pa­li­za me­diá­ti­ca? - Que no son co­sas cier­tas. Si yo me hu­bie­se que­da­do pe­ga­do, se­gui­ría ha­cien­do even­tos y ga­nan­do pla­ta a cos­ta de eso. Sin em­bar­go, yo me sa­qué la cres­ta, es­tu­dié pe­rio­dis­mo y lle­vo años lu­chan­do pa­ra ha­cer­me un nom­bre, tan­to en es­to co­mo en la po­lí­ti­ca. - ¿Te gus­ta­ría re­ci­bir al­gu­na dis­cul­pa de par­te de la ani­ma­do­ra? ¿Qué te gus­ta­ría de­cir­le? - Dis­cul­pas, no. Yo res­pe­to su opi­nión, por­que ella es li­bre de de­cir lo que pien­sa, pe­ro no la com­par­to. Ella es­tá ac­tuan­do en ba­se a un pre­jui­cio. Yo me acuer­do de ella cuan­do la con­tra­ta­ron pa­ra ani­mar el Festival y mu­chos la cri­ti­ca­ron por ser mo­de­lo, di­cien­do que esa pe­ga no era pa­ra ella. ¿Qué pi­dió esa vez? Res­pe­to. Pues bien, lo mis­mo pi­do yo, res­pe­to. Que me de­jen de­mos­trar que es­toy ca­pa­ci­ta­do pa­ra es­tar en la po­lí­ti­ca. - ¿Qué te pa­re­ce el es­pal­da­ra­zo que te ha da­do el PRI? - En el PRI es­toy muy fe­liz, por­que es un par­ti­do que bus­ca cons­truir y que tie­ne to­dos sus es­fuer­zos pues­tos en la cla­se me­dia po­pu­lar, de la que yo mis­mo ven­go, por­que pa­ra mí na­da ha si­do gra­tis. Soy hi­jo de ma­dre sol­te­ra y he vis­to el sa­cri­fi­cio que ella, co­mo mu­chas mu­je­res, ha he­cho. - Oye, an­tes de en­te­rrar pa’ siem­pre el te­ma Ara­ne­da, ¿Quién lo imi­ta­ba me­jor, Kra­mer o tú? - ¡Yooo! Por­que lo ha­cía des­de an­tes, ja­ja­já.

Si me hu­bie­se que­da­do pe­ga­do, co­mo di­ce Ca­ro­la de Mo­ras, no ha­bría es­tu­dia­do pe­rio­dis­mo”. Gon­za­lo Gu­tié­rrez, ex “Ra­fa”.

en­te­rró su fa­ce­ta co­mo Hace años que Gon­za­lo Gu­tié­rrez la Se­gún él, “lo de­jé cuan­do do­ble de Ra­fael Ara­ne­da. to­ca­ron mi co­ra­zón”. po­lí­ti­ca y el ser­vi­cio pú­bli­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.