UN AÑO A TO­DO PAN­CHO

El ex opi­nó­lo­go es por le­jos el ros­tro que se pe­gó el ma­yor es­ti­rón de la te­le a co­lor, con­so­li­dán­do­se co­mo con­duc­tor de la fran­ja cul­tu­ral, don­de le pu­sie­ron tan­tas fi­chas que lo ti­ra­ron a pe­lear con­tra el “Mo­ran­dé”. “No creo que sea mi me­jor año, sí el

La Cuarta Espectacular - - PORTADA -

Ale­ja­do de la fa­rán­du­la y ca­da vez más afir­ma­do co­mo ros­tro cul­tu­ral y pre­pon­de­ran­te en Ca­nal 13, Saa­ve­dra go­za de su me­jor épo­ca des­de que en­tró a la te­vé, al­go que con­so­li­dó me­diá­ti­ca­men­te tras ani­mar el Copihue de Oro y ser imi­ta­do por Ste­fan Kra­mer en la Te­le­tón.

Al­gu­nos han cul­pa­do a Ste­fan Kra­mer de en­te­rrar sus ca­rre­ras por cul­pa de sus imi­ta­cio­nes, co­mo su­ce­dió con Pa­blo Za­la­quet, el ex al­cal­de de San­tia­go. Otros, en cam­bio, creen que pa­sar por el pa­pel cal­co del “Ka­ma­león” es una es­pe­cie de li­cen­cia­tu­ra pa­ra su fa­ma o, sen­ci­lla­men­te, op­tan por reír­se y ma­már­se­la ca­lla­di­tos, co­mo Pan­cho Saa­ve­dra, quien pú­bli­ca­men­te ala­bó la es­truen­do­sa pa­ro­dia que le hi­zo en la pa­sa­da Te­le­tón.

- ¿Qué pa­só cuan­do te dis­te cuen­ta del pro­ta­go­nis­mo?

- Yo ti­ri­ta­ba, me­nos mal que es­ta­ba con la Carola Arre­gui que me abra­zó y me to­ma­ba las ma­nos. Ahí me di­jo: “Dis­frú­ta­lo, ¿tú crees que imi­ta­ría a cual­quie­ra?”, pe­ro la ver­dad, lo que más agra­dez­co es que un ge­nio co­mo Kra­mer se fi­je en mi tra­ba­jo. Y que ha­ya re­cal­ca­do, y aun­que a ve­ces se ca­ri­ca­tu­ri­za, las co­sas co­mo “el na­ci­mien­to de un pin­guino”, yo las he di­cho en el pro­gra­ma, en­ton­ces él vio los ca­pí­tu­los.

Con ese mis­mo re­la­jo y alegría es que el Pan­cho se ha to­ma­do to­do lo vi­vi­do es­te 2016, por le­jos el me­jor año de su ca­rre­ra en la te­le.

Es que ade­más de ser el nue­vo per­so­na­je es­co­gi­do por Kra­mer, Saa­ve­dra tam­bién cuen­ta en su bi­tá­co­ra con ha­za­ñas pro­pias.

Por ejem­plo, su con­so­li­da­ción co­mo ros­tro de la fran­ja cul­tu­ral de Ca­nal 13, es­pa­cio don­de aga­rró un pro­ta­go­nis­mo im­pen­sa­do, pues con “Lu­ga­res que Ha­blan” lle­gó al pri­me pa­ra que­dar­se. Sí, pues ca­da sá­ba­do le ha­ce de­cen­te co­lle­ra al in­ven­ci­ble “Mo­ran­dé con Com­pa­ñía”.

Es­te nue­vo po­si­cio­na­mien­to a ni­vel de in­dus­tria lo hi­zo con­se­guir una de sus me­tas más am­bi­cio­sas: des­mar­ca­se pa­ra siem­pre de la fa­rán­du­la, al­go que no era sen­ci­llo pa’ un ros­tro que du­ran­te va­rios años es­tu­vo li­ga­do al pe­lam­bre te­vi­to. “Yo nun­ca voy a re­ne­gar de mi pa­sa­do y me pasaría de im­bé­cil si lo hi­cie­ra, y ha­blar de con­so­li­da­ción no sé si sea ade­cua­do, esas co­sas me asus­tan un po­co. Es­to es un cre­ci­mien­to, un pe­río­do de mu­cho tra­ba­jo y sa­cri­fi­cio que han va­li­do la pe­na”, ana­li­za Saa­ve­dra, con las pa­tu­le­cas fir­mes en la tie­rra.

SE HI­ZO FUER­TE

El Pan­cho vi­bra con lo que ac­tual­men­te pa­sa en su vida la­bo­ral, don­de le ga­nó el ga­lli­to a los prejuicios. “La gen­te acep­tó que yo fue­ra un con­duc­tor de un pro­gra­ma de cul­tu­ra, pe­ro no co­mo an­ti­gua­men­te, que era una pa­la­bra so­po­rí­fe­ra, y es que yo sien­to que lo mío se ase­me­ja más a La Cuar­ta que al Mer­cu­rio, soy más pop”, lan­za su de­cla­ra­ción de prin­ci­pios.

- ¿Cuál es tu sus­ten­to pa­ra eso?

- Creo que es por­que soy un pro­vin­ciano al que le gus­ta re­co­rrer Chi­le, la gen­te se da cuen­ta de eso y nos pre­mia con su sin­to­nía.

- ¿Es­ta­mos en pre­sen­cia de tu me­jor ver­sión, de tu me­jor año pro­fe­sio­nal?

Tu­ve que aguan­tar que mu­chos se rie­ran en mi ca­ra, pe­ro por fin soy ani­ma­dor”. Pan­cho Saa­ve­dra, ros­tro fuer­te.

- No quie­ro creer que es mi me­jor año, sí lo de­fino co­mo el co­mien­zo de una bue­na épo­ca.

- Pe­ro al me­nos es un ta­pa­bo­cas pa’ los que ja­más te metieron fi­chas...

- Pa­ra mí, que tu­ve que aguan­tar nin­gu­neos, que no cre­ye­ran en mis sue­ños, que me mi­ra­ran en me­nos, cla­ro que aho­ra es muy lin­do de­cir “lo es­ta­mos lo­gran­do”. Yo he te­ni­do que aguan­tar a gen­te que se ha reí­do en mi ca­ra y que me ha cues­tio­na­do, pe­ro sien­to que hoy sa­le el sol. Hoy, por fin, soy el con­duc­tor de un pro­gra­ma.

COPIHUAZO

Fran­cis­co Saa­ve­dra cum­plió uno de sus gran­des an­he­los es­te 25 de no­viem­bre, cuan­do se pa­ró en el pla­tó del Mo­vis­tar Are­na y ani­mó la pre­mia­ción más im­por­tan­te del es­pec­tácu­lo na­cio­nal, el Copihue de Oro. “Pa­ra mí fue una sen­sa­ción de al­to im­pac­to, por­que cuan­do uno en­tra al Mo­vis­tar, se sien­te co­mo un rocks­tar, y so­bre to­do cuan­do te can­tan el cum­plea­ños fe­liz con tan­to ca­ri­ño, im­pac­ta”.

- ¿Qué sen­tis­te arri­ba del pros­ce­nio del Mo­vis­tar Are­na?

- Los aplau­sos y el ca­ri­ño fue­ron im­pre­sio­nan­tes, al­go má­gi­co, pe­ro sin lu­gar a du­das lo me­jor fue pre­miar y ho­me­na­jear a Cecilia, “la In­com­pa­ra­ble”. Ella es un ar­tis­ta que ad­mi­ro, y ha­ber­le en­tre­ga­do el pre­mio me lle­nó de or­gu­llo, es un hi­to que sien­to que va a mar­car mi ca­rre­ra. - ¿Crees que fue un es­pal­da­ra­zo a tu ca­rre­ra ani­mar la “Ga­la Pop”?

- Sí, por­que que un medio co­mo La Cuar­ta te di­ga “tú pue­des ani­mar aquí”, es que al­go hi­cis­te bien y es la ra­ja.

ROS­TRO AN­CLA

En la Te­le­tón, nue­va­men­te que­dó en evi­den­cia el rol pre­pon­de­ran­te que tie­ne Saa­ve­dra y el im­pac­to que ge­ne­ra en la au­dien­cia, pues fue uno de los ca­ra­chos de Ca­nal 13 que más pre­sen­cia mar­có en las 27 ho­ras de amor, in­clu­so más que al­gu­nos que su­pues­ta­men­te tie­nen más car­tel y carrete, co­mo el pro­pio Sergio La­gos o Jean Phi­lip­pe Cret­ton. “Sen­tí que la me­sa de te­le­fo­nis­tas fue mu­cho más uni­da que en años an­te­rio­res, tal vez por eso apa­re­ci­mos con tan­to pro­ta­go­nis­mo”. - ¿Dor­mis­te al­go? - Fui­mos tres los que no dor­mi­mos: Fer­nan­do Go­doy, yo y al­guien que se me escapa a la me­mo­ria aho­ra. Pe­ro al fi­nal es­ta­ba con ta­qui­car­dia, mu­chas ener­gé­ti­cas y ex­ce­so de ca­fé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.