Me­mo Bun­ke vo­ló en la mos­ca y lle­gó a Yue­séi

Lo lle­va­ron a Mia­mi pa’ que mos­tra­ra su ta­len­to du­ran­te un mes, pe­ro tan bien le fue al pa­pi de “La Mos­ca” que pa­só 90 días vi­vien­do el sue­ño ame­ri­cano. En ese tiem­po apren­dió que “adap­tan­do mi hu­mor, pue­do ha­cer reír a gen­te de cual­quier país”, co­sa que

La Cuarta Espectacular - - PORTADA -

El hu­mo­ris­ta lle­gó de una co­to­ta gi­ra a Mia­mi, don­de fue por un mes y ter­mi­nó que­dán­do­se tres. El crá sol­tó que apren­dió a aco­mo­dar sus ru­ti­nas pa’ que fue­ran en­ten­di­das por otra pí­pol.

BUN­KE ASE­GU­RA QUE TIE­NE LAS PUER­TAS ABIER­TAS PA’ VOL­VER CON TO­DO A YUE­SÉI Y ES­TA VEZ NO SÓ­LO A MIA­MI, SINO QUE HI­ZO LOS CON­TAC­TOS PA’ PRO­BAR SUER­TE EN OTROS ES­TA­DOS, DON­DE LOS LA­TI­NOS LO ES­PE­RAN CON AN­SIAS PA’ MA­TAR­SE DE LA RI­SA.

Fue por un mes y se que­dó tres. Así de intensa fue la tra­ve­sía hu­mo­rís­ti­ca de Me­mo Bun­ke por Mia­mi, en su pri­me­ra ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal de ver­du­ra. Sin pes­car los años que in­di­ca su car­né, el hom­brón vo­ló con la ve­lo­ci­dad de una mos­ca ham­brien­ta por su sue­ño ame­ri­cano.

“Lo que vi­ví en Es­ta­dos Uni­dos me de­mos­tró co­sas muy im­por­tan­tes, co­mo que con mi hu­mor pue­do con­quis­tar otros mer­ca­dos, que to­do de­pen­de de có­mo adap­te mis chis­tes, ha­cién­do­los más neu­tros. Es que en los shows me to­pé con gen­te de di­fe­ren­tes paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca y to­dos se ma­ta­ban de la ri­sa al ver que yo era ca­paz de ha­cer un hu­mor que fue­ra com­pren­si­ble por to­dos”, cuen­ta un en­tu­sias­ta Me­mo.

- ¿Có­mo fue que se pe­gó el pi­que a la tie­rra don­de a “La Mos­ca” le di­cen “The Fly”?

- Ho­ra­cio Ce­rut­ti, un chi­leno que vi­ve en Es­ta­dos Uni­dos, nos lle­vó a Luis Di­mas y a mí pa­ra ha­cer unos shows en sep­tiem­bre, en di­fe­ren­tes res­to­ra­nes a los que con­cu­rre mu­cho pú­bli­co la­tino, co­mo “Sa­bo­res Chi­le­nos”, “Vi­va Chi­le Lin­do”, “El Rin­cón de Sa­ri­ta”, “Pa­ta­go­nia”, que es un res­to­rán ar­gen­tino, en “El Tu­mi”, que es de co­mi­da pe­rua­na, pe­ro con due­ños chi­le­nos, ja­ja­já. Fue­ron me­ses muy bue­nos.

- ¿Le fue más fá­cil en­trar con el pú­bli­co ja­guar?

- No creas. Hay chi­le­nos que lle­van muuu­chos años allá y que po­co sa­ben de las co­sas que pa­san en Chi­le. A Es­ta­dos Uni­dos só­lo lle­ga un ca­nal chi­leno, que es la se­ñal in­ter­na­cio­nal de TVN, y mi ca­rre­ra la he desa­rro­lla­do muy po­co en ese ca­nal, en­ton­ces pa­ra mu­chos era un ar­tis­ta nue­vo, medio vie­jo, pe­ro nue­vo, ja­ja­já.

- ¿Se pu­do ha­cer “La Mos­ca” por allá?

- Se pu­do. Me di cuen­ta tam­bién que pue­do usar el mis­mo re­cur­so, pe­ro con otras can­cio­nes más mun­dial­men­te co­no­ci­das, pa­ra que sean com­pren­si­bles por un pú­bli­co más am­plio.

- ¿A qué pun­to lle­gó el en­tu­sias­mo? ¿On­da pa’ que­dar­se por allá o no tan­to?

- ¡No! Sí ten­go mu­chas ga­nas de vol­ver, por­que lo pa­sé in­creí­ble y sien­to que ten­go to­do el po­ten­cial pa­ra se­guir­me desa­rro­llan­do al­go por allá, pe­ro los úl­ti­mos días ya es­tá­ba­mos echan­do de me­nos Chi­le. Aun­que es­ta­ba con mi fa­mi­lia, me di cuen­ta que no se­ría ca­paz de que­dar­me por allá.

- ¿Y cuán­do se pe­ga­ría el via­je de re­torno?

- Oja­lá que sea muy pron­to. Es más, de­jé los puen­tes he­chos pa­ra visitar in­clu­so otros es­ta­dos. Por aho­ra, ten­go mu­chos shows en Chi­le pa­ra di­ciem­bre, así que es­te tiem­po me ser­vi­rá pa­ra se­guir ar­man­do co­sas fuer­tes en el plano in­ter­na­cio­nal.

- ¿No hay cu­co por el triun­fo de Do­nald Trump? Us­ted vi­vió to­do ese pro­ce­so en Yue­séi, ¿cuál fue la sen­sa­ción?

- Allá na­die da­ba un pe­so por el triun­fo de Trump. Mu­chos creían que él mis­mo sa­bía que iba a per­der y que es­ta­ba apro­ve­chan­do su can­di­da­tu­ra pa­ra de­cir las idio­te­ces que de­cía en la te­le. Y cuan­do sa­lió, mu­chos la­ti­nos es­ta­ban asus­ta­dos, hay una sen­sa­ción de ex­pec­ta­ción que re­cién se va a re­sol­ver cuan­do el hom­bre asu­ma en pro­pie­dad. Pe­ro eso no fue lo úni­co que me to­có vi­vir, tam­bién nos to­có un hu­ra­cán que al fi­nal no pa­só nun­ca y la muer­te de Fi­del, que ge­ne­ró una tre­men­da alegría pa­ra los cu­ba­nos de Mia­mi.

- ¿Se pue­de ha­cer hu­mor allá con ese ti­po de te­mas?

- To­tal­men­te. Son muy abier­tos y re­cep­ti­vos.

- Oi­ga, ¿al­gún otro país que lo tien­te pa’ lle­gar con sus ta­llas?

- Des­cu­brí que pue­do ha­cer reír a gen­te de mu­chos paí­ses, así que es­toy ha­cien­do los con­tac­tos pa­ra con­se­guir shows en paí­ses ve­ci­nos, co­mo Pe­rú, Co­lom­bia, Ecua­dor... El éxi­to va en có­mo uno sea ca­paz de aco­mo­dar y ajus­tar su ru­ti­na.

CAROLINAREYESM.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.