¡SE ENCHUFA EN MIA­MI!

EL IN­CON­FUN­DI­BLE BENNI SE PE­GÓ MANSO SAL­TO TEVITO, PUES EN ENERO LLE­GA­RÁ A LA TEVÉ DE MIA­MI CON SU POMADA TO­TAL­MEN­TE “MADE IN CHI­LE”, EN LA QUE NO DE­JA­RÁ DE LA­DO LAS XUXÁS Y SE RODEARÁ DE PURAS MINAS RICARDAS

La Cuarta Espectacular - - PORTADA -

Aven­tu­ra es una de las pa­la­bras que de­fi­ne la vi­da de Ga­brie­le Benni, el xu­xe­ta ita­liano que se las arre­gla pa’ se­guir vi­gen­te en la te­le, don­de ca­da vez aga­rra más vue­lo y nue­va pro­yec­ción, co­mo el tre­men­do pa­so que es­tá dan­do aho­ra: lle­ga­rá con “El Show de Benni” a la tevé grin­ga.

Con seis epi­so­dios gra­ba­dos ín­te­gra­men­te en Chi­li­to, es­te pro­gra­ma pe­lu­són ate­rri­za­rá la me­dia­no­che del 7 de enero en Amé­ri­ca TVO, pan­ta­lla que le per­mi­ti­rá lle­gar a “cer­ca de 60 mi­llo­nes de hueo­nes que ha­blan cas­te­llano por allá”, se pro­yec­ta el ta­lla­rín.

Sin te­mo­res, Benni va de fren­te y avi­sa que no va a cam­biar ni un po­qui­to su es­ti­lo, ese mis­mo que sa­ca ri­so­ta­das en­tre sus fie­les. “No me in­tere­sa ni una hueá la idio­sin­cra­sia de Mia­mi, voy a ser el mis­mo hueón de siem­pre, bueno pa’ los ga­ra­ba­tos, pa’ con­tar his­to­rias a mi ma­ne­ra, anéc­do­tas... ¡No voy a cam­biar na­da! Si me quie­ren co­mo soy, bien. Si no, que se va­yan a la chu­cha to­dos los hueo­nes”, la po­ne al hue­so sin ca­ni­lle­ra.

- ¿No te asus­ta que la gen­te de otras na­cio­na­li­da­des no te en­tien­da ni ca­llam­pa cuan­do vea el co­ci­do?

- Re­gu­lar­men­te me en­cuen­tro en la ca­lle con per­so­nas de otros paí­ses, pe­rua­nos, cu­ba­nos, co­lom­bia­nos, bo­li­via­nos, ve­ne­zo­la­nos, ar­gen­ti­nos... ¡y los hueo­nes me co­no­cen! Me di­cen que se ca­gan de la ri­sa con lo que ha­go, en­ton­ces creo que es­to va a fun­cio­nar en Mia­mi, ten­go to­da la fe.

- ¿Le va a me­ter ga­ra­ba­to chi-

leno neu­troo va en a ese tra­tar sen­ti­do?de ser más - Ob­vio que le voy a me­ter ga­ra­ba­to chi­leno, pe­ro con una par­ti­cu­la­ri­dad: voy a ex­pli­car­los, pa­ra que los en­tien­dan to­dos. Ten­go cla­ro que no pue­do con­tar una anéc­do­ta si los que me es­tán es­cu­chan­do no com­pren­den las ter­mi­no­lo­gías. En­ton­ces, cuan­do yo di­ga “ca­llam­pa”, les di­ré que es una hueá de allá de Su­da­mé­ri­ca con la que se re­fie­ren al ór­gano se­xual del hom­bre, o sea, el pi... - ¿Bas­ta­rá con esa lec­ción tan aca­dé­mi­ca? - Ob­vio que sí. Ade­más, ha­ré al­go que no hi­zo ni Don Fran­cis­co en los 50 años que es­tu­vo en Mia­mi, por­que a él ni un “hueon­ci­to” se le sa­lió en el “Sá­ba­do Gi­gan­te”, ja­ja­já. Cla­ro que lo que hi­zo por allá es in­men­so. - Oi­ga, ¿y Benni se ven­de so­lano o vie­ne acom­pa­ña­do? - A mí siem­pre me gus­ta ro­dear­me de minas ri­cas, por­que si mi pro­gra­ma no tie­ne minas, la hueá va­le ca­llam­pa y no lo ve na­die. Ten­dre­mos a la Sandy Bo­qui­ta, la Ay­na­ra Eder y otras chi­qui­llas más, pa’l de­lei­te de los ca­lien­tes. Igual nos apo­ya Ju­li­to Gon­zá­lez Lit­tin, un ac­tor más ta­len­to­so que la xu­xa. - ¿Cuál es tu pro­yec­ción con “El Show de Benni” in­ter­na­cio­nal? - Hay que ver có­mo nos va pri­me­ro con es­tos seis ca­pí­tu­los, a ver si en­chu­fa­mos a la gen­te por allá. Si no re­sul­ta ahí, con esos mis­mos seis pro­gra­mas ire­mos re­co­rrien­do otros es­ta­dos, has­ta que en al­gún mo­men­to lo­gre­mos pe­gar y me­ter­nos en un canal más gran­de que nos per­mi­ta lle­gar a to­do el país, por­que yo sé que es­ta fór­mu­la de hu­mor, el ga­ra­ba­to jus­to, anéc­do­tas y minas va a te­ner éxi­to por allá. - ¿Tu fa­ce­ta mu­si­cal tam­bién se­rá de ex­por­ta­ción? - Ló­gi­co. Quie­ro que el te­ma “Enchufa” ten­ga el mis­mo éxi­to que tu­vo acá. La va­mos a me­ter fuer­te allá. - ¿Có­mo se to­ma tu en­torno es­ta aven­tu­ra te­vi­ta? - Yo en la te­le lle­vo co­mo 17 años, pe­ro cuan­do no es­ta­ba y só­lo te­nía el sue­ño de al­gún día en­trar, mis ami­gos me de­cían que es­ta­ba lo­co. Por lo mis­mo, es­to de Mia­mi lo he ido ha­cien­do a pul­so, muy en si­len­cio, sin co­men­tar­lo tan­to, por­que la gen­te no di­men­sio­na la lo­cu­ra que sig­ni­fi­ca ir a me­ter­se a ese mer­ca­do. Só­lo un lo­co co­mo yo es ca­paz de man­dar­se un sal­to así. Es­toy se­gu­ro de que mu­chos me di­rían que no es fac­ti­ble triun­far allá, pe­ro yo ten­go la con­vic­ción de que pue­do ser co­no­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos. - Des­de que ca­chas­te que lo tu­yo era la te­le, siem­pre te has abier­to ca­mino con la mis­ma fór­mu­la. ¿Có­mo lo ha­ces pa’ no sa­tu­rar? - La cla­ve es jus­ta­men­te esa, no abu­rrir a los hueo­nes. Yo por eso siem­pre me des­apa­rez­co un año o dos, por­que cuan­do es­tás mu­cho ra­to, al fi­nal la gen­te se can­sa de ver­te y de que ha­gas las mis­mas hueás. En­ton­ces, yo me fon­deo un ra­to, vuel­vo ha­cien­do lo mis­mo y la gen­te se lo to­ma sú­per bien. En es­to hay que ser in­te­li­gen­te y apren­der a no que­mar­se.

A LO EM­PREN­DE­DOR

El in­ge­nio de Benni no só­lo le al­can­za pa’ in­ven­tar co­ci­dos lle­nos de minas y car­ga­di­tos al hu­mor pí­ca­ro. El hom­brón tam­bién ha de­mos­tra­do que tie­ne de­dos pa’l piano en los ne­go­cios, apues­ta con la que lle­ga­rá a Mia­mi de la mano de sus pro­gra­mas.

Dos se­rán los pro­duc­tos con los que el tano pre­ten­de en­lo­que­cer a los grin­gos y la­ti­nos de esas la­ti­tu­des: el es­pu­man­te “Enchufa” y el pe­cu­liar “Ca­lien­ta P...”.

“Es­tos pro­duc­tos ser­vi­rán ade­más de aus­pi­cia­do­res pa­ra mi pro­gra­ma, pe­ro no se­rán fic­ti­cios, ya que la gen­te los po­drá com­prar a tra­vés de mi si­tio web: ElSho­wDeBen­ni.com. - ¿En qué con­sis­te ca­da uno? - El es­pu­man­te “Enchufa” es ri­co, de bue­na ca­li­dad, de una gran vi­ña chi­le­na. La idea es que el nom­bre se les cla­ve allá a los hueo­nes, que aso­cien el con­cep­to con la ca­len­tu­ra, con la op­ción de man­dar­lo a guar­dar, ja­ja­já. Es­to es ideal pa’l Año Nue­vo, pa’ que par­tan el 2017 en­chu­fan­do. - ¿Y el “Ca­lien­ta P...”? - Yo siem­pre he si­do muy fa­ná­ti­co de ha­cer es­tu­dio de mer­ca­do, y en esos me he da­do cuen­ta de lo mal mi­ra­da que es­tá la ca­llam­pi­ta. En­ton­ces fa­bri­ca­mos una es­pe­cie de abri­go pa’ pro­te­ger­lo en mo­men­tos cla­ves, co­mo cuan­do es­tái en­chu­fan­do, te lla­ma tu je­fe y la hueá se en­fría y ca­gas­te. Es que el ami­go tie­ne que ser co­mo un hi­jo, si lo ne­ce­si­ta, siem­pre hay que en­vol­ver­lo con su bu­fan­di­ta. - ¿Y por qué el nom­bre? - Es in­com­ple­to pa­ra que en ca­da país lo lle­nen a su an­to­jo. En Es­pa­ña tie­ne un nom­bre dis­tin­to al que le pon­drían acá, to­do de­pen­de­rá del in­ge­nio. Esos los en­tre­ga­mos en una ca­ji­ta especial y los ha­ce­mos en dis­tin­tos di­se­ños y di­fe­ren­tes ta­ma­ños, que van des­de los 5 a los 30 cen­tí­me­tros, pa’ que no que­de pi... tris­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.