LE HA­CE LA CRUZ AL MOR­BO

Mon­se Ál­va­rez y la co­ber­tu­ra de los in­cen­dios:

La Cuarta Espectacular - - PORTADA -

Mon­se­rrat Ál­va­rez, que su­frió en car­ne pro­pia con los in­cen­dios, va­lo­ra la co­ber­tu­ra “in­for­ma­ti­va y cri­te­rio­sa” del “13”, y ha­ce un lla­ma­do al me­dio a “res­pe­tar el es­pa­cio ín­ti­mo de la gen­te”.

Ca­da vez más es ur­gen­te res­guar­dar el es­pa­cio de in­ti­mi­dad de las per­so­nas, esa es una ta­rea pa­ra los me­dios”. Mon­se Ál­va­rez, lin­da y con con­te­ni­do.

Ros­tro in­for­ma­ti­vo del “13” ana­li­za con de­di­to p’arri­ba la pe­ga de su ca­nal y del me­dio en ge­ne­ral, pues con­si­de­ra que la gen­te ca­da vez ne­ce­si­ta ver me­nos do­lor pa’ sen­tir­se par­te de las ca­tás­tro­fes. Ade­más, par­ló so­bre el rol que es­tá cum­plien­do en “Bienvenidos”, don­de in­clu­so le to­có su­frir, al en­te­rar­se en vi­vo de que la ca­sa de sus ta­tas ar­dió.

De har­ta pe­ga y ki­los de emo­cio­nes. Así han si­do los úl­ti­mos días pa­ra la ta­len­to­sa Mon­se­rrat Ál­va­rez, quien ha te­ni­do que di­vi­dir­se y mul­ti­pli­car­se pa’ cum­plir con sus obli­ga­cio­nes en la in­ten­sa co­ber­tu­ra de Ca­nal 13, don­de se han pe­la­do el lo­mo in­for­man­do so­bre los in­cen­dios fo­res­ta­les que tie­nen al cen­tro y sur de Chi­li­to con­ver­ti­do en un in­fierno.

“Lo que más an­gus­tia es que no sa­be­mos cuán­do se va a ter­mi­nar to­do es­to, a la gen­te le en­can­ta­ría te­ner una res­pues­ta, a no­so­tros tam­bién co­mo chi­le­nos, pe­ro la­men­ta­ble­men­te son mu­chos los fac­to­res que se con­ju­gan”, ana­li­za des­de el la­do hu­mano, que por es­tos días asu­me la pe­rio­dis­ta, y que se mez­cla de ma­ne­ra muy cons­tan­te con el ám­bi­to pro­fe­sio­nal.

“Es ca­si im­po­si­ble ha­cer una dis­tin­ción en es­te ca­so. Estamos to­dos muy in­vo­lu­cra­dos, bus­ca­mos res­pues­tas, nos ilu­sio­na­mos ca­da vez que des­pe­ga un avión... ¡Es im­po­si­ble no sen­tir­se par­te de es­ta ca­tás­tro­fe, que a to­das lu­ces se pu­do ha­ber evi­ta­do!”, ha­bla cla­ri­to Mon­se­rrat, con un de­jo in­elu­di­ble de ra­bia y de­cep­ción. - ¿Por qué he­mos es­cu­cha­do tan­tas ve­ces la fra­se “es­to se pu­do ha­ber evi­ta­do”, pe­ro estamos con el fue­go vi­vo to­da­vía? - Es­ta es una tra­ge­dia que a mí me pe­ga do­ble, por­que siem­pre he si­do muy preo­cu­pa­da del tema me­dioam­bien­tal. Yo sa­bía que se ve­nía la tem­po­ra­da en que son más ha­bi­tua­les

Lo ma­te­rial es al­go que se pue­de re­cu­pe­rar, pe­ro lo que real­men­te due­le es que se que­men los recuerdos. ¡Esa era la ca­sa en la que pa­sé los me­jo­res ve­ra­nos de mi vi­da!”.

los in­cen­dios y se per­ci­bía que na­die ha­bía to­ma­do me­di­das pa­ra evi­tar una ca­tás­tro­fe... - Cuan­do co­men­za­ron las lla­mas, ¿te ima­gi­nas­te que se­ría tan in­men­so el al­can­ce? - No creo que na­die pu­die­ra di­men­sio­nar en un co­mien­zo el ta­ma­ño de es­ta tra­ge­dia. Es an­gus­tian­te ver el do­lor de las per­so­nas, da mu­cha im­po­ten­cia sa­ber que na­die pue­de ha­cer na­da y que el fue­go pa­re­cie­ra no apa­gar­se ja­más. - ¿Có­mo eva­lúas la co­ber­tu­ra de Ca­nal 13? - Ha si­do un tra­ba­jo muy cri­te­rio­so. Más allá del al­can­ce y de los lu­ga­res a los que he­mos po­di­do ac­ce­der y de la in­for­ma­ción que a dia­rio se en­tre­ga, lo más re­le­van­te es el en­fo­que que se le ha da­do, con mu­cho res­pe­to. Co­mo po­cas ve­ces, me sien­to to­tal­men­te con­for­me con có­mo se ha en­tre­ga­do la no­ti­cia, por­que no es fá­cil. Es muy sen­ci­llo rom­per el lí­mi­te y pa­sar­se al la­do del mor­bo, pe­ro nos he­mos man­te­ni­do muy bien en la lí­nea que que­re­mos mos­trar a la gen­te. - ¿Có­mo se con­si­gue uni­for­mar los cri­te­rios? - Creo que en es­ta co­ber­tu­ra hay una sen­sa­ción en el ai­re de que se ha da­do un pa­so ade­lan­te en as­pec­tos muy im­por­tan­tes. La gen­te por sí so­la ya com­pren­de el do­lor que es­tán pa­san­do es­tos com­pa­trio­tas que lo han per­di­do to­do, ya no ne­ce­si­tan de imá­ge­nes tan fuer­tes que les per­mi­tan com­pren­der ese sen­ti­mien­to. - Igual hay al­gu­nos me­dios que jue­gan a ese jue­gui­to, ¿o ya no tan­to? - Sí, ló­gi­co... siem­pre ha­brá de to­do. Pe­ro no­so­tros nos he­mos da­do cuen­ta de que la gen­te es so­li­da­ria sin ne­ce­si­dad de te­ner que ver a la abue­li­ta llo­ran­do o a los ni­ños tris­tes, por ejem­pli­fi­car... - ¿Te to­có ver lo que hi­zo Gon­za­lo Ra­mí­rez? - No lo he vis­to, pe­ro sí me lo han co­men­ta­do. Creo que son esos los ges­tos que se ne­ce­si­tan, ca­da vez más es ur­gen­te res­guar­dar el es­pa­cio de in­ti­mi­dad de las per­so­nas, esa es una ta­rea que los me­dios, y so­bre to­do la te­le­vi­sión, de­be cum­plir. Es bueno sa­ber que de a po­qui­to se le va ga­nan­do al mor­bo. - Mon­se, te ha to­ca­do es­tar en el área de pren­sa, pe­ro tam­bién te he­mos vis­to a full en el “Bienvenidos”, ¿có­mo asu­mes to­da esa car­ga de pe­ga? - Ob­vio que es un po­co ago­ta­dor, pe­ro no se com­pa­ra con lo que otros es­tán ha­cien­do pa­ra ayu­dar a que es­to se ter­mi­ne de una vez. - Tu mi­sión en el “Bienvenidos” es apor­tar ma­yor cla­ri­dad so­bre cier­tos te­mas, ¿sien­tes que es un buen es­pa­cio pa­ra desa­rro­llar es­tas ma­te­rias? - Ab­so­lu­ta­men­te. En el “Bienvenidos” he te­ni­do la ta­rea de in­for­mar y tam­bién de ex­pli­car a la gen­te el desa­rro­llo de las co­sas. Con el pa­nel se pro­du­ce un de­ba­te con al­tu­ra de mi­ras, que sin lu­gar a du­das es en­ri­que­ce­dor, y lo bueno es que la gen­te que ve el ma­ti­nal re­ci­be da­tos que se pue­den ex­pre­sar y desa­rro­llar de ma­ne­ra más ex­ten­sa y sim­ple que en las no­ti­cias. - Aun­que no son las me­jo­res cir­cuns­tan­cias, te ha to­ca­do es­tar más que nun­ca en el “Bienvenidos”. ¿Te gus­ta ese ni­cho? - En la te­le, yo me hi­ce co­no­ci­da en pro­gra­mas de con­ver­sa­ción que no per­te­ne­cían al área de pren­sa, en­ton­ces en el “Bienvenidos” me sien­to ha­cien­do al­go que me aco­mo­da mu­cho. - ¿Lo pa­sas bien en el ma­ti­nal? ¿Te pro­yec­tas a man­te­ner­te ahí de ma­ne­ra más es­ta­ble? - Me gus­ta, dis­fru­to mu­cho el horóscopo de Pe­dri­to En­gel, ja­ja­já. ¿Pro­yec­tar­me? No lo sé.

DO­LOR EN CÁ­MA­RA

En ple­na trans­mi­sión en vi­vo du­ran­te la co­ber­tu­ra de los in­cen­dios, la Mon­se re­ci­bió un bal­de de agua con hie­lo en­ci­ma. El 27 de enero, y mien­tras se desa­rro­lla­ba el co­ci­do “Bienvenidos”, la pe­rio­dis­ta re­ci­bió un “wa­sap” de una pri­ma. ¿El con­te­ni­do? El ho­gar de sus abue­los fue arra­sa­do por las lla­mas. “La no­che an­te­rior ya me ha­bía con­ta­do que la ca­sa de mis abue­los co­rría pe­li­gro, que el fue­go avan­za­ba por to­dos la­dos... Cuan­do leí el men­sa­je, no pu­de con­te­ner la pe­na... es que me da mu­cha pe­na to­da­vía”, con­fie­sa con un hi­lo tem­blo­ro­so de voz. - Te que­bras­te en vi­vo, fue muy fuer­te pa­ra to­dos ver­te así... - Es que ni si­quie­ra pu­de pen­sar­lo, evi­tar­lo... La pe­na me in­va­dió y me pu­se a llo­rar. ¡Me dio mu­cho pu­dor! - ¿Sen­tis­te el apo­yo del equi­po? - En to­do mo­men­to. Yo que­ría sa­lir de pan­ta­lla, ir­me. De he­cho, me pu­se a llo­rar así co­mo aho­gán­do­me, no sa­bía qué ha­cer, pe­ro me apo­ya­ron y pu­de se­guir en el pa­nel. - ¿Qué te pa­re­ció el res­pal­do de la gen­te en re­des so­cia­les? - Es al­go muy im­por­tan­te, por­que el do­lor es muy fuer­te. ¿Sa­bes? Pien­so que lo ma­te­rial es al­go que se pue­de re­cu­pe­rar, pe­ro lo que real­men­te due­le es que se que­men los recuerdos. ¡Esa era la ca­sa en la que pa­sé los me­jo­res ve­ra­nos de mi vi­da, la ca­sa de mis va­ca­cio­nes de in­fan­cia .... y ya no es­ta­rá nun­ca más! ¿Có­mo re­cu­pe­rar eso?

Mon­se Ál­va­rez, pe­rio­dis­ta con cri­te­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.