“MABULLA”.

CHILLIDOS DE FANS DEL AS­TRO TIE­NEN FU­RIA A VE­CI­NOS DE LA SÚ­PER CA­SA DON­DE ALO­JA.

La Cuarta Espectacular - - PORTADA -

Cuan­do su­pe que le iban a arren­dar una ca­sa del sec­tor a un ar­tis­ta del Fes­ti­val, me es­pan­té. Des­pués al sa­ber que era Ma­lu­ma, lo pri­me­ro que tu­ve que ave­ri­guar era quién era es­te ti­po. Al sa­ber que a mis ni­ñas le gus­ta­ba, le di­je a mi es­po­so que ten­dría­mos la ca­lle lle­na de fans, y así fue”, re­la­tó a La Cuar­ta en Quin­ta, Fran­cis­ca, cu­ya ca­sa es­tá a unas tres cua­dras del pa­la­ce­te que ocu­pa el can­tan­te de “Bo­rró Cas­set­te” en el pi­ru­lo Bos­ques de Mon­te­mar.

Pa­ra el ADN del Fes­ti­val, que un ar­tis­ta así se que­de tan­tos días, crea expectación. La gallada es­tá aten­ta a cual­quier ca­mio­ne­ta ne­gra, co­mo pa­só ti­po 14.00 ho­ras de ayer, cuan­do una de es­tas se de­tu­vo fren­te al res­tau­ran­te Chez Ge­rald, en la Ave­ni­da Pe­rú.

TÍ­PI­CO SHILENO

En el re­cin­to, don­de Ma­lu­ma se zam­pó un ce­vi­che, un con­tun­den­te lo­mo sal­ta­do y un pis­co sour y me­dio, el hom­brón re­ci­bió la “bien­ve­ni­da”, ya que en­tre tan­to em­pu­jón per­dió su joc­key, el que fue rá­pi­da­men­te guar­da­do co­mo te­so­ro por una de sus fa­ná­ti- cas. ¡El chi­leno es así! Pe­ro mu­chas más de­bie­ron mar­char­se só­lo con la di­cha de ha­ber­lo vis­to. “Es­tu­ve to­da la no­che es­pe­rán­do­lo en su ca­sa, des­pués me fui al She­ra­ton y aho­ra acá. Lo quie­ro, Ma­lu­ma es lo más gran­de”, gri­tó Pau­li­na, co­mo tan­tas otras.

NO ES SU CUL­PA...

“El pro­ble­ma no es él, son sus fans. Lle­ga­ron el jue­ves en la tar­de y no se han ido, y la no­che del sá­ba­do lo es­pe­ra­ron can­tan­do, y fue has­ta tar­de. Aho­ra la co­sa se ha tran­qui­li­za­do”, agre­ga Pa­tri­cia, quien tam­bién nos re­la­ta que den­tro del gru­po de What­sapp de la co­mu­ni­dad, mu­chos han de­mos­tra­do su dis­con­for­mi­dad, “pe­ro por el te­ma de las fans, Ma­lu­ma des­de su lle­ga­da ha si­do muy res­pe­tuo­so, y la gen­te de se­gu­ri­dad que se ins­ta­ló ha pa­sa­do des­aper­ci­bi­da”.

An­gé­li­ca, por su par­te, ade­más del rui­do de la pri­me­ra no­che, re­cla­ma por el au­men­to de trá­fi­co que se ha pro­du­ci­do. “Mis ni­ñas pa­sean en bi­ci­cle­ta por­que ha­bía po­co trá­fi­co, aho­ra ha au­men­ta­do mu­cho, en­tre fans, curiosos y pe­rio­dis­tas. Eso ale­go, más que el rui­do. Re­cién lle­ga­ron en ca­ra­va­na no sé de dón­de e iban rá­pi­do, con au­tos si­guién­do­los. Eso es pe­li­gro­so”.

Aun­que la ca­sa que ocu­pa el mú­si­co es­tá en un sec­tor con po­cas vi­vien­das, los gri­tos y el au­men­to del trá­fi­co mo­les­ta a gen­te cer­ca­na.

24 es de­cir el vier­nes, to­ca­rá Ma­lu­ma en la Quin­ta.

Es­ta suer­tu­da se que­dó con un re­cuer­di­to que va­rias fans año­ra­rían te­ner: el joc­key de Ma­lu­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.