LA MEJORS CO­LUM­NA, DESGRACIADOS

“SÚ­PER XUXÁ...ITA”

La Cuarta Espectacular - - NEWS -

¡Ho­la, liii­ños! An­te­no­che me des­ve­lé. Afue­ra de la ca­sa de mi ve­cino nue­vo, “Ma­lu­ma”, ha­bía mu­cho rui­do. Me aso­mé por la ven­ta­na y ca­ché que es­ta­ba lleno de gen­te: ha­bía mi­nas gri­tan­do, Di Mondo co­rría en pe­lo­ta dor­mi­do, Que­ral­tó se be­sa­ba con su no­via vía strea­ming, el Chino Ríos mea­ba la re­ja, So­ba­la­prie­ta llo­ra­ba y has­ta Ju­nior Play­boy apa­re­ció, dis­fra­za­do co­mo su do­ble: “Ma­cu­ma”. Tam­bién la Va­le Roth le ha­cía un pe­cu­liar tri­bu­to: “Ma­ma­lu­ma”.

Era tan­ta la es­can­da­le­ra, que no pu­de dor­mir y me pu­se a ver el ca­ble. Es­ta­ban dan­do “El Club de la Pe­le­la” con el Ki­ke y Po­lo Ra­mí­rez. Lle­gué can­sa­dí­si­mo al dia­rio, allí me pre­gun­ta­ron si po­día ir a cu­brir fút­bol acuá­ti­co de las candidatas. Cuan­do lle­gué, el jue­go es­ta­ba más abu­rri­do que par­ti­do de aje­drez trans­mi­ti­do por ra­dio por Pe­dro En­gel, por­que era tan­to el frío que ha­cía, que al Gua­tón Sa­li­nas se le lle­ga­ban a mar­car las te­tas.

Me re­ti­ré de la pla­ya y fui a dar una vuel­ta por Viña, a ver los ar­tícu­los del re­ma­te so­li­da­rio que ha­bían do­na­do los ar­tis­tas fes­ti­va­le­ros. Es­ta­ban dis­po­ni­bles, en­tre otras cosas, el clá­si­co ves­ti­do trans­pa­ren­te de la Bo­loc­co, la pe­lu­ca que uso Me­rua­ne en Viña, la pla­ca de Oli­via New­ton-John, el cas­co mi­li­tar de Che­cho Hi­ra­ne, un co­la­less de Pan­cho Saa­ve­dra, el lá­piz bic del Hue­vo Fuen­za­li­da, un día de tra­ba­jo de Pa­ri­ved, una fo­to de la Pan­to­ja abra­za­da a Ga­ray y Dá­va­los, los sos­te­nes de Chan­cho Pop, el test de em­ba­ra­zo de Ca­ro­la Var­le­ta y una mo­na in­fla­ble con la ca­ra de Lucho Ja­ra. Men­ción a par­te los Po­wer Pe­ral­ta que do­na­ron uno de ellos, to­tal ha­cen la mis­ma hueá.

En fin... Ano­che era el turno de la “Chi­qui” Agua­yo de sa­ber cuán­to cal­za­ba el “Mons­truo”, que de se­gu­ro era bas­tan­te más que los 35 que pi­sa ella. La mi­sión era sú­per di­fí­cil pa­ra la her­ma­na me­nor de Mi­gue­li­to, pe­ro ella se te­nía más fe que “JC” a la ho­ra de con­quis­tar a una mi­na. La fui a sa­lu­dar a su ca­ma­rín pa­ra dar­le mi apo­yo, pe­ro no la en­con­tré, fue en ese mo­men­to que es­cu­ché un rui­do que sa­lía de su ba­ño: “¡Au­xi­lio, ayu­da!”. Abrí la puer­ta, pe­ro no ha­bía na­die… Fue en­ton­ces cuan­do le­van­té la ta­pa del W.C. y vi có­mo el re­mo­lino se la es­ta­ba tra­gan­do. ¡Dios San­to, te­nía que ayu­dar­la! Fui a bus­car a Ka­rol Dan­ce, a quien le pa­sa­ba es­to a me­nu­do. Lo ama­rré con unos cor­do­nes de za­pa­tos y lo lan­cé pa­ra que la sa­ca­ra, pe­ro no se pu­do… Chi­qui ya se ha­bía ido por la al­can­ta­ri­lla. Par­tí rá­pi­da­men­te al es­te­ro Mar­ga Mar­ga a es­pe­rar a que sa­lie­ra. Se de­mo­ró, has­ta que fi­nal­men­te apa­re­ció to­da mal­tre­cha. Le eché un li­tro de Pa­to Pu­ri­fic, me sa­que los cal­ce­ti­nes y le hi­ce un ves­ti­do pa­ra que se fue­ra rá­pi­da­men­te a la Quin­ta, don­de la ca­bra los hi­zo reír a to­dos, me­nos a Ju­nio Play­Boy, que des­de la ga­lu­cha se pa­ró pa’ gri­tar­le “¡hueo­na or­di­na­ria!”, an­tes de re­ti­rar­se in­dig­na­do.

POR EL PRO­FE­SOR SA­LO­MÓN (QUE FRA­CA­SÓ EN VIÑA)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.