LA MEJORS CO­LUM­NA, DES­GRA­CIA­DOS

MA­LU­MA Y MAGORDO

La Cuarta Espectacular - - NEWS -

¡Ho­la, liii­ños! Ayer me des­per­té en el O’Hig­gins con los gri­tos de Pan­cho Sas­ve­dra, quien se ha­bía le­van­ta­do muy tem­prano pa­ra ir a la co­ro­na­ción de la reina. Sa­lí al pa­si­llo a ver qué su­ce­día, ha­bía mu­cha gen­te fue­ra de su pie­za, to­dos bas­tan­te preo­cu­pa­dos por los gri­tos. Tu­vi­mos que echar la puer­ta aba­jo, lo en­con­tra­mos en la du­cha con los ojos lle­nos de ja­bón, al pa­re­cer ha­bía te­ni­do un pro­ble­ma con el agua, y no es que se le hu­bie­ra apa­ga­do el ca­le­font, sino que la ha­bían cor­ta­do en to­do el ho­tel pa­ra lle­nar la pis­ci­na, por­que el Gua­tón Sa­li­nas la ha­bía vo­mi­ta­do la no­che an­te­rior, cuan­do sa­lió a ca­rre­tear con Di Mon­do, y la ne­ce­si­tan te­ner im­pe­ca­ble pa­ra el pis­ci­na­zo de la reina. Por suer­te, el in­ci­den­te no pa­só a ma­yo­res, Pan­cho Sas­ve­dra re­cla­mó por el agua y se la re­pu­sie­ron al ti­ro.

Y si­gue la po­lé­mi­ca con el hu­mor. Aho­ra se me­tió has­ta Al­ber­to Pla­za al baile, pa­ra cri­ti­car al cer­ta­men y tra­tar a los hu­mo­ris­tas de flai­tes. Lo que cau­só la mo­les­tia del gre­mio, ob­vio. Ju­nior Play­boy, vo­ce­ro de los flai­tes, di­jo en­fá­ti­co: “lo­so­tros no con­ta­mos ese ti­po de shis­tes y ade­más di­ci­mos cor­ne­ta y sa­po­lio”.

La más afec­ta­da con las crí­ti­cas ha si­do la Chi­qui Agua­yo . Hoy “Guea­güi­to” de La Red le pre­gun­tó qué ha­ría con la pla­ta que ga­nó en Vi­ña, y ella di­jo que que­ría re­ti­rar­se y crear una py­me pa­ra ha­cer Man­da­las. “¿Y có­mo se va lla­mar tu py­me?”, Chi­qui. “¡Mán­da­la a guar­dar, CTM!”, le res­pon­dió.

Y co­men­zó la quin­ta no­che en la Quin­ta, y el ar­tis­ta más es­pe­ra­do en es­ta oca­sión era Ma­lu­ma, aun­que la gen­te de CHV es­ta­ba ner­vio­sa, por­que re­cién ha­bían ca­cha­do que sus más gran­des hits los can­ta­ba con otros ar­tis­tas: Tha­lía, Ricky Mar­tin, Don Omar, en­tre otros.

Los ca­po­ra­les del co­ci­do es­ta­ban de­ses­pe­ra­dos, y al fi­nal só­lo pu­die­ron con­se­guir a úl­ti­ma ho­ra a Al­ber­to Pla­za, pe­ro cuan­do vio al pú­bli­co, se de­vol­vió a Es­ta­dos Uni­dos. Lucho Ja­ra se ofre­ció pa­ra re­em­pla­zar a Ricky Mar­tin, pe­ro Amé­ri­co se pu­so ce­lo­so y lo en­ce­rró en el ca­ma­rín con un pan con man­te­qui­lla.

Es que la no­che se tra­ta­ba de co­mer, por­que así co­mo Ma­lu­ma se co­mió al “Mons­truo”, igual que la Lau­ra Prie­to, des­pués le to­có el turno de ha­cer lo su­yo al Gua­tón Vi­lle­gas, que te­nía una ru­ti­na ba­sa­da en la co­mi­da.

Cla­ro que el gor­do es­ta­ba tan an­sio­so, que se me­tió al ca­ma­rín de Ma­lu­ma y se co­mió sus dos ga­vio­tas. Y lo mis­mo hi­zo con las que le to­ca­ban a él, así que tu­vie­ron que en­tre­gar­le las dos que de­jó ti­ra­das Pe­ter Et­cé­te­ra, que se fue de Shi­le sin sa­ber pa’ qué ser­vían esas hueás.

POR EL PRO­FE­SOR SA­LO­MÓN (QUE FRA­CA­SÓ EN VI­ÑA)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.