“ADDA” sí que vie­ne en che

La Cuarta Espectacular - - ESP -

Eleo­nor Wex­ler en­car­na en “Amar Des­pués de Amar” (ADDA) a “Ca­ro­li­na Faz­zio”, una mu­jer que en­cie­rra un mon­tón de se­cre­tos den­tro del dra­món. De par­ti­da, por­que su­fre una trá­gi­ca muerte y su cuer­po des­apa­re­ce.

El te­ma es que la te­le­ce­bo­lla che se lle­va a ca­bo en dos lí­neas tem­po­ra­les, una en que “Ca­ro­li­na” se en­cuen­tra vi­va tres años an­tes, don­de le po­ne el go­rro a su ma­ri­do con su me­jor ami­go, y una ac­tual don­de su pierno pe­lu­do bus­ca el mo­ti­vo de su de­ce­so, lue­go que tras un tiem­po le en­tre­gan el cuer­po de su ama­da con una he­ri­da de ba­la que ha­bría si­do la cau­sa real de su muerte, ¡tru­cu­len­to!

Eleo­nor par­ló con ESP so­bre su per­so­na­je en “ADDA”, y sol­tó que el que ha­ya lle­ga­do a nues­tras tie­rras la tie­ne fe­liz, pues ha­ce po­qui­to que se emi­tió tras la cor­di­lle­ra. “La ver­dad que es una ale­gría que una fic­ción nues­tra pue­da lle­gar a Chi­le, me da or­gu­llo y una es­pe­ra que fun­cio­ne. Pe­ro que ya es­tén in­tere­sa­dos en es­te pro­duc­to de fic­ción es un ho­nor”, sa­ca pe­cho la ri­cu­ra.

- ¿Ha­ce cuán­to que la gra­bas­te?

- La em­pe­za­mos a gra­bar en ma­yo del año pa­sa­do, y la ter­mi­na­mos en oc­tu­bre del 2016. Así que es bien re­cien­te.

- ¿Có­mo les fue allá?

- En un co­mien­zo, to­do pro­yec­to tie­ne un tiem­po en que tie­ne que adap­tar­se a los gus­tos, pe­ro aquí tu­vo una res­pues­ta rá­pi­da de la gen­te y se no­tó mu­chí­si­mo en el ra­ting, en las re­des so­cia­les. Apar­te que la gen­te se si­gue com­pran­do la his­to­ria.

- ¿No ha ter­mi­na­do aún?

- Le fal­ta to­da­vía, y eso es lo bueno. Es­ta te­le­se­rie tie­ne mu­cho de pa­sión y amo­res cru­za­dos, con una lí­nea po­li­cial muy de­fi­ni­da, lo que ha­ce que la his­to­ria te man­ten­ga in­tere­sa­do con el de­ve­nir del per­so­na­je que mue­re, y que no se sa­be có­mo has­ta el fi­nal, lo que lo ha­ce más atra­pan­te.

- Tu per­so­na­je es el que mue­re, ¿có­mo lo­gran que no se en­re­de la co­sa?

- Siem­pre hay al­go que se no­ta di­fe­ren­te en la ima­gen, la tex­tu­ra de la ima­gen es dis­tin­ta, y ade­más se acla­ra en un prin­ci­pio que es tres años an­tes. La gra­cia es que la gen­te no se pier­da en el re­la­to y que pue­da ir y vol­ver en él sin con­fun­dir­se.

- ¿Sien­tes que con “ADDA” vie­nen a re­en­can­tar al pú­bli­co chi­leno con las rea­li­za­cio­nes ar­gen­ti­nas?

- To­das las co­sas tie­nen su tiem­po y es­pe­ro que así sea, y por ahí qui­zás si se hu­bie­ra emi­ti­do en Ar­gen­ti­na en una épo­ca dis­tin­ta, el pú­bli­co no en­gan­cha­ba, por lo que de­pen­de mu­cho del mo­men­to en el que cae.

Pa’ que no tiem­ble an­tes de tiem­po, des­de el ca­nal afir­ma­ron que es­ta vez sí que la te­le­ce­bo­lla vie­ne con las vo­ces ori­gi­na­les, y no do­bla­da al “shi­leno”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.