Los de­ta­lles del me­ga­con­do­ro de los Os­cars

Sal­fa­te ana­li­zó el his­tó­ri­co chas­ca­rro

La Cuarta Espectacular - - ESP -

En to­dos los años que se han da­do los pre­mios Os­car, nun­ca ha­bía pa­sa­do que al­guien en­tre­ga­ra el ga­lar­dón a una per­so­na que no era. Has­ta aho­ra, cuan­do el pas­te­la­zo lle­gó jus­to en el pre­mio más im­por­tan­te: Me­jor Pe­lí­cu­la.

Pe­ro ¿có­mo pa­só? Con la ayu­da del hom­bre an­cla del “Así So­mos”, Juan An­drés Sal­fa­te, tra­ta­mos de ex­pli­car lo inex­pli­ca­ble. La cul­pa fue de las tar­je­tas. Cuan­do Wa­rren Beatty y Fa­ye Du­na­way le­ye­ron que la ga­na­do­ra era La La Land, to­do fue fe­li­ci­dad. Has­ta que el pro­pio pro­duc­tor del mu­si­cal, Jor­dan Ho­ro­witz, ca­chó el con­do­ro y, con otra tar­je­ti­ta en la mano, anun­ció que la ver­da­de­ra ga­na­do­ra era Moon­light, de­jan­do la man­sa­ca. Por eso, los pri­me­ros apun­ta­dos co­mo cul­pa­bles fue­ron los ac­to­ra­zos que le­ye­ron la tar­je­ti­ta, pe­ro no... ¿La ven­gan­za de DiCa­prio? “Fue al­go ho­rri­ble”, di­ce el do­la­pe, agre­gan­do que al prin­ci­pio hu­bo tan­tas teo­rías que has­ta Leo DiCa­prio -eterno pos­ter­ga­do por la Aca­de­mia- sa­lió al bai­le. “Lo que se ha elu­cu­bra­do es que Leo­nar­do Di Ca­prio, cuan­do en­tre­ga el pre­mio co­mo me­jor ac­triz a Em­ma Sto­ne por “La La Land”, ella le pi­de el so­bre pa­ra que­dár­se­lo co­mo re­cuer­do, jun­to con el Os­car que le die­ron, sa­pea el sul­tán de las cons­pi­ra­cio­nes. “In­clu­so hay una fo­to pos­te­rior cuan­do ellos se van tras bam­ba­li­nas, al pa­re­cer Di Ca­prio se que­da con el so­bre en la mano, lo que sig­ni­fi­ca que al pa­re­cer él lo de­vuel­ve y que­da la car­ta mez­cla­da con los pre­mios que fal­ta­ban por en­tre­gar y fi­nal­men­te lo leen erró­nea­men­te”. Di­rec­tor: Ser­gio Ma­ra­bo­li Tri­vi­ño Re­pre­sen­tan­te Le­gal: Ro­dri­go Errá­zu­riz R. Edi­tor Ge­ne­ral: Eduar­do Ur­tu­bia Hen­rí­quez Edi­tor de Su­ple­men­tos: Mau­ri­cio Mar­tí­nez S. Re­dac­tor: Pe­dro Men­do­za Edi­tor de Fo­to­gra­fía: Pa­tri­cio Le­pin Edi­tor de Di­se­ño: Clau­dia Fernández Ló­pez Ilustración y Di­se­ño: Equi­po de Di­se­ño La Cuar­ta. Coor­di­na­dor: Ro­dri­go Ruiz La “pu­le”. Pe­ro con el co­rrer de las ho­ras se ca­chó que no fue el ru­cio, sino de uno de los en­car­ga­dos de la con­sult o r a Pri­ce­wa­ter­hou­seCoo­pers (PwC), cu­ya pe­ga es pre­ci­sa­men­te cui­dar los so­bre­ci­tos y en­tre­gar­los co­rrec­ta­men­te. “Hay al­go que la ma­yo­ría de la gen­te no sa­be, y es que en los Os­car la em­pre­sa que es­tá en­car­ga­da de en­tre­gar los pre­mios (PwC) im­pri­me 2 so­bres por ca­da pre­mio, o sea, a me­di­da que van en­tre­gan­do, los van sa­can­do de un mon­ton­ci­to que van en or­den. Hay una per­so­na en­car­ga­da de ir pa­sán­do­los, y re­ti­rar lo que ya fue­ron en­tre­ga­dos”, ex­pli­ca el Sal­fa. Pa­ja­rean­do. La pe­ga la ha­cen dos con­sul­to­res de PwC, que se ins­ta­lan a ca­da cos­ta­do del es­ce­na­rio. Y uno de ellos, Brian Cu­lli­nan, fue el que sal­tó a la fa­ma. El ca­ba­lle­ro, con 32 años de ex­pe­rien­cia y 4 años dán­do­le a los Os­car, esa no­che se vol­vió lo­co con las re­des so­cia­les. Tui­teó co­mo en­fer­mo y se sa­có fo­tos con ca­da as­tro que pa­só por su la­do (ma­te­rial que, co­mo si fue­ra chi­leno, des­pués bo­rró). Una de esas fo­ti­tos fue con Em­ma Sto­ne, ga­na­do­ra de la es­ta­tui­lla co­mo me­jor ac­triz, jus­to el pre­mio an­te­rior al me­ga­con­do­ro. Y cla­ro, el Brian que no po­día qui­tar­le la vis­ta a la Em­ma- se ma­neó y en­tre­gó la tar­je­ta equi­vo­ca­da. “Fue un error hu­mano cla­ra­men­te y opa­có el pre­mio más im­por­tan­te de la no­che”, le pu­so la lá­pi­da el pe­la­dín.

UN CON­SUL­TOR PAVEANDO CON LA TONTERITA DEL TWIT­TER Y LA SEL­FIE HA­BRÍA SI­DO LA CAU­SA DEL PAS­TE­LA­ZO QUE DE­JÓ CO­MO LA MO­NA A TO­DA LA ACA­DE­MIA.

Con­se­cuen­cias. Ob­vio que un con­do­ra­zo épi­co co­mo es­te no pa­sa­ría pio­la. La Aca­de­mia pi­dió que tan­to el Brian co­mo su part­ner esa no­che Mart­ha Ruiz, no vol­vie­ran a aso­mar la na­riz por esos pre­mios en el fu­tu­ro. Y co­mo el mun­do es­tá lleno de ora­tes, la pa­re­ji­ta ha re­ci­bi­do has­ta ame­na­zas de muerte por re­des so­cia­les, por los que PwC tu­vo que con­tra­tar­les guar­daes­pal­das.

Pre­mios Os­car se lle­vó fi­nal­men­te “La La Land”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.