“Hard­co­ri­to” aga­rro el “mic” di­vino

A sa­bien­das de que sa­car­se la cha­pa de ex chi­co “Yin­go” es más pe­lúo que me­ter­le un gol a Buf­fon, el adul­to-jo­ven Cris­tián Ja­ra se es­fuer­za en ha­cer­se un nom­bre en el mun­do de las co­mu­ni­ca­cio­nes, y eli­gió una trin­che­ra ce­les­tial pa’ desa­rro­llar­se: la ra­di

La Cuarta Espectacular - - ESP -

Po­cos ca­chan a Cris­tián Ja­ra por su nom­bre, y es que “Hard­co­ri­to”, su seu­dó­ni­mo en “Yin­go”, lo de­jó mar­ca­do. Por es­tos días, el hom­brón, que era un bro­ca cuan­do en­tró al co­ci­do ju­ve­nil, se en­cuen­tra ape­ga­do a la re­li­gión y le­jos de las pan­ta­llas, aun­que no ha de­ja­do de es­tar en con­tac­to con el pú­bli­co, pues tie­ne su pro­gra­ma “Fac­tor C” en Ra­dio Cor­po­ra­ción (97.1 FM), la ex Ra­dio Uno, que le po­nía güeno a la mú­si­ca chi­le­na.

- ¿Cuál es la gran di­fe­ren­cia en­tre “Hard­co­ri­to” y Cris­tián Ja­ra?

- La gran di­fe­ren­cia es la ma­du­rez que los años y la ex­pe­rien­cia te van dan­do. Cuan­do en­tré a “Yin­go” era un jo­ven con mu­chas ex­pec­ta­ti­vas y sue­ños. Cuan­do uno es in­ma­du­ro se de­ja lle­var por otras co­sas que te em­pa­ñan las de­ci­sio­nes. Al es­tar más ma­du­ro, uno tie­ne un freno men­tal pa­ra lo­grar si­tua­cio­nes más ren­ta­bles den­tro de tu vi­da. - ¿Al­go de lo que te arre­pien- tas de cuan­do eras “bro­ca” te­vi­to?

- Yo siem­pre he di­cho que no me arre­pien­to de na­da, por­que to­do es una elec­ción de vi­da y eso cons­tru­ye a la per­so­na que uno es hoy en día.

- Y cuán­do pa­sas­te al pro­gra­ma de Liv TV, ¿no te sen­tis­te nue­va­men­te mez­cla­do con el es­pec­tácu­lo?

- Sí, pe­ro te­nía otra on­da. En ge­ne­ral, lo que ha­cía allí era con­du­cir, ani­ma­ba... y mos­tré fa­ce­tas que yo ha­cía en “Yin­go” y tam­bién otras que no se pu­die­ron ha­cer, por­que no se me dio la opor­tu­ni­dad.

- ¿Qué opor­tu­ni­da­des se te ne­ga­ron en “Yin­go”?

- Por ejem­plo, el rol de ani- mar, que la gen­te lo pe­día, pe­ro siem­pre pro­duc­ción me qui­tó esa po­si­bi­li­dad.

- Y aho­ra, tra­ba­jan­do en una no­ta­ría y co­mu­ni­can­do en la ra­dio, ¿echas de me­nos la pan­ta­lla?

- No sé si le sen­sa­ción de la pan­ta­lla, por­que den­tro de la ma­du­rez que siem­pre he te­ni­do, es al­go su­pe­ra­do. Me gus­ta sen­tir igual el ca­ri­ño de la gen­te, pe­ro lo que me pa­re­ce más re­le­van­te es que pu­de de­mos­trar que se pue­de te­ner una trans­for­ma­ción po­si­ti­va des­pués de la te­le.

- ¿Hay al­go que año­res?

- Lo que pa­sa es que sé que ten­go pas­ta pa­ra co­mu­ni­car, en­ton­ces me en­can­ta­ría, no sé si apor­tar a la te­le­vi­sión chi­le­na, pe­ro sí con­se­guir una co­ne­xión ma­yor con la gen­te.

- ¿Lo­gras un po­qui­to eso es­tan­do en la ra­dio cris­tia­na?

- Se lo­gra un po­qui­ti­to, por­que la gen­te te re­co­no­ce. Es im­po­si­ble de­cir que he lo­gra­do es­ca­par­me de mi so­bre­nom­bre y de lo que fui, ten­drían que pa­sar ge­ne­ra­cio­nes pa­ra sa­car­me es­te es­tig­ma, pe­ro por eso to­mé es­ta vía de las co­mu­ni­ca­cio­nes.

“La gran di­fe­ren­cia en­tre hoy y el pa­sa­do es la ma­du­rez que los años y la ex­pe­rien­cia te van dan­do”.

EN UN VUEL­CO AB­SO­LU­TO EN RE­LA­CIÓN A CÓ­MO SE HI­ZO FAMOSILLO, “HARD­CO­RI­TO”, EL EX CARACHO DE “YIN­GO”, HOY SE GA­NA LOS MORLACOS LOCUTEANDO EN UNA RA­DIO CRIS­TIA­NA.

“Es im­po­si­ble de­cir que he lo­gra­do es­ca­par­me de mi so­bre­nom­bre y de lo que fui, ten­drían que pa­sar ge­ne­ra­cio­nes pa­ra sa­car­me es­te es­tig­ma”. Cris­tián Ja­ra, “Hard­co­ri­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.