“A Chi­le vi­ne co­mo un des­co­no­ci­do, pe­ro vuel­vo co­mo una es­tre­lla”

Es­ta se­rá la gran no­che de Ozu­na en nues­tro te­rru­ño, pues se pa­ra­rá por pri­me­ra vez en un es­ce­na­rio co­to­to, co­mo es el Mo­vis­tar Are­na, y aun­que a Chi­li­to ha ve­ni­do en oca­sio­nes an­te­rio­res, él mis­mo sa­be que la gen­te exi­gi­rá ver la me­jor ver­sión de la que,

La Cuarta Espectacular - - ESP -

Ha­blar de Ozu­na es ha­cer­lo de uno de los ar­tis­tas de ma­yor con­so­li­da­ción en la mú­si­ca ur­ba­na, si­tial al que no lle­gó por ca­sua­li­dad, sino que a pun­ta de es­fuer­zo y ta­len­to, al­go que sus pa­res y los aman­tes del gé­ne­ro ad­mi­ten.

Sus éxi­tos le han per­mi­ti­do al puer­to­rri­que­ño tras­pa­sar fron­te­ras y es­ti­los, sien­do hoy uno de los más ape­te­ci­dos en el reg­gae­tón y en el trap, par­ce­la que ca­da vez cre­ce con más ím­pe­tu.

Y en la pre­via de su pre­sen­ta­ción de es­ta no­che en Chi­li­to, don­de es­pe­ra en­lo­que­cer al Mo­vis­tar Are­na (en­tra­das en Pun­to­Tic­ket), Juan Carlos Ozu­na, nom­bre con el que sus pa­pis lo man­da­ron a ha­cer­se su lu­gar en la his­to­ria, cha­cha­reó en exclusiva con ESP.

- ¿Qué im­por­tan­cia tie­ne Chi­le en tu ca­rre­ra?

- Chi­le y su pú­bli­co son muy im­por­tan­tes pa­ra mí, por­que fue, des­pués de Puer­to Ri­co, el pri­mer lu­gar que me abrió las puer­tas pa­ra mos­trar mi tra­ba­jo.

- ¿Có­mo fue esa pri­me­ra épo­ca con el pú­bli­co ja­guar?

- De mu­cho res­pe­to. Su­pie­ron es­cu­char mi mú­si­ca, ve­nía só­lo por unas pre­sen­ta­cio­nes y ter­mi­né ha­cien­do mu­chas. Siem­pre he re­co­no­ci­do lo es­pe­cial que es Chi­le pa­ra mí, fue el pri­mer país al que via­jé.

- En una de esas vuel­tas a Chi­le co­no­cis­te a Ar­tu­ro Vidal, hoy tu ami­go...

- Así es, en Chi­le co­no­cí a Ar­tu­ro, con quien te­ne­mos mu­tua ad­mi­ra­ción, pa­ra mí eso es un tre­men­do ho­nor.

- ¿Se “wa­sa­pean” de vez en cuan­do con el “King”?

- Siem­pre es­ta­mos muy al co­rrien­te de lo que es­tá ha­cien­do el otro.

- Ozu­na, ¿cuál es la pro­me­sa pa’ la “pí­pol” que se de­je caer en el Mo­vis­tar?

- Ten­dre­mos un ra­to lar­go de mú­si­ca, de se­gu­ro se nos van a que­dar te­mas afue­ra, pe­ro se­rá un show du­rí­si­mo. Pue­do ade­lan­tar que los que me vie­ron en mis co­mien­zos, no­ta­rán el cam­bio aho­ra que soy una es­tre­lla del gé­ne­ro.

- ¿Y Vi­ña?

- Sé que la pró­xi­ma vuel­ta se­rá a Vi­ña...

-¿Qué más ha­rás en Chi­le? - To­ca­ré en un co­le­gio (hoy en el “Sol del Illi­ma­ni”, de La Flo­ri­da). Me en­can­ta ha­cer fe­li­ces a los ni­ños, ver­los cum­plir sus sue­ños. Me en­can­ta­ría can­tar pa­ra to­dos los ni­ños del mun­do.

LA LU­CHA

A di­fe­ren­cia del co­mún de los ar­tis­tas, Ozu­na es­co­gió una vía no tra­di­cio­nal pa­ra me­ter­se en las gran­des li­gas: el “Negrito de los Ojos Cla­ros” le hi­zo la cruz a las dis­que­ras y aga­rró vue­lo pro­pio mo­vien­do sus éxi­tos en YouTu­be y el res­to de las pla­ta­for­mas vir­tua­les.

Pa­ra su di­cha, y lue­go de años de ba­ta­lla, hoy por fin es­tá co­ro­nan­do su pri­mer dis­co de es­tu­dio, el que ter­mi­nó en Mia­mi, jus­ti­to an­tes de aga­rrar su vue­lo a nues­tro te­rru­ño.

“Per­dí mi vue­lo a Chi­le, que lo te­nía pa­ra el mar­tes, pe­ro por al­go pa­san las co­sas, ya que apro­ve­ché el día per­di­do pa­ra gra­bar con Nicky Jam el úl­ti­mo te­ma de mi dis­co, que ya muy pron­to es­ta­rá en la ca­lle”, le hi­zo una re­ve­ren­cia al des­tino.

- Hi­cis­te es­pe­rar va­rios años a tus fa­nas pa’ en­tre­gar­les un dis­co fí­si­co...

- Pe­ro ya es­ta­mos, con­tra vien­to y ma­rea, pe­ro acá es­ta­mos. “Odi­sea” es un dis­co gran­de, un dis­co

que ha­rá his­to­ria en mi ca­rre­ra y en la his­to­ria de la mú­si­ca ur­ba­na. Tie­ne im­por­tan­tes co­la­bo­ra­cio­nes con gran­des ar­tis­tas, co­mo Nicky Jam, J Bal­vin y

va­rios más. - A tus 25 abri­les, eres par­te del re­cam­bio del gé­ne­ro, pe­ro igual es­tás en la pri­me­ra lí­nea de es­te mo­men­to do­ra­do del reg­gae­tón. ¿Qué se sien­te? - Yo soy un agra­de­ci­do. Ima­gí­na­te lo que sig­ni­fi­ca pa­ra mí es­tar gra­ban­do y co­la­bo­ran­do con to­dos esos gi­gan­tes a los que, cuan­do ni­ño, veía en los con­cier­tos: un Yan­kee, un Nicky Jam, Wi­sin... Es in­creí­ble sa­ber que tam­bién soy par­te de eso, que me he ga­na­do mi es­pa­cio.

EL TRAP

Uno de los es­ti­los ur­ba­nos que más fuer­za ha aga­rra­do en el úl­ti­mo lus­tro -de la mano, por su­pues­to, del re­na­cer del reg­gae­tón- es el trap, gé­ne­ro que, esen­cial­men­te, es una mez­cla de reg­gae­tón con rap, y cu­yas te­má­ti­cas ca­si siem­pre se cen­tran en os­ten­tar los lu­jos que se tie­nen. Ade­más, en va­rios tex­tos, se de­ni­gra ca­le­ta a la mu­jer.

Y a Ozu­na re­cu­rren­te­men­te lo so­li­ci­tan pa’ que pon­ga su voz y sus le­tras en te­mo­nes de trap. El úl­ti­mo fue el hit “Aho­ra Di­ce”, don­de pe­gó fir­me ba­jo la ba­tu­ta de Ch­ris Je­day y al la­do de Ar­cán­gel y J Bal­vin, te­ma al que le po­ne pu­ra fe, ya que “creo que se­rá el pri­mer trap la­tino en lle­gar a la ci­ma de los ran­kings”.

- El trap es uno de los es­ti­los más apun­ta­dos con el de­do en el pre­sen­te. De he­cho, ar­tis­tas de la ta­lla de Re­si­den­te (“Ca­lle 13”) se

han mos­tra­do con­tra­rios a es­te gé­ne­ro...

- Hay mu­cho que di­cen que el trap no es mú­si­ca, yo sí lo con­si­de­ro mú­si­ca, y bue­na mú­si­ca. El trap es una mez­cla de reg­gae­tón con rap y se es­tá ha­cien­do un trap la­tino de al­to ni­vel, con vi­deos en YouTu­be que tie­nen una can­ti­dad de “views” im­pre­sio­nan­te. A la gen­te le gus­ta es­te gé­ne­ro.

- ¿Có­mo te to­mas­te las pa­la­bras de Re­si­den­te en los Bill­boards, don­de le dio fir­me al es­ti­lo?

- Res­pe­to mu­cho su opinión, pe­ro me gus­ta­ría que a él al­gún día tam­bién le gus­te el trap. Yo no lo veo pa­ra na­da co­mo al­go ma­lo.

- ¿Có­mo es tu re­la­ción con al­gu­nos de los más cri­ti­ca­dos y que son, en edad, de tu mis­ma ge­ne­ra­ción, co­mo Anuel AA, Br­yant Myers o Bad Bunny (“El Co­ne­jo Ma­lo”)?

- Ellos tie­nen mu­chí­si­mo ta­len­to y po­ten­cial. Más allá de que los acu­sen de usar un len­gua­je in­co­rrec­to, ellos han lle­va­do el es­ti­lo a otro ni­vel.

“‘Odi­sea’ es un dis­co gran­de, un dis­co que ha­rá his­to­ria en mi ca­rre­ra y en la his­to­ria de la mú­si­ca ur­ba­na. Tie­ne im­por­tan­tes co­la­bo­ra­cio­nes con gran­des ar­tis­tas, co­mo Nicky Jam, J Bal­vin y va­rios más”. Ozu­na y su pri­mer ci­dí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.