¡LO PU­SIE­RON SE­RIO!

El “Gua­tón” Sa­li­nas mos­tra­rá por pri­me­ra vez un la­do to­tal­men­te ale­ja­do del pa­ya­seo, gra­cias a su rol pro­ta­gó­ni­co en la pe­lí­cu­la “La Men­ti­ri­ta Blan­ca”. Sepa cuán­to le cos­tó de­jar el le­seo... por un ra­to.

La Cuarta Espectacular - - PORTADA -

Al ci­ne chi­leno siem­pre le ha cos­ta­do más que a otras dis­ci­pli­nas des­ta­car­se en­tre otros gé­ne­ros ar­tís­ti­cos. Por lo mis­mo, ca­da vez que al­guien se arries­ga a ha­cer una pe­lí­cu­la, has­ta los as­tros en el cie­lo le ha­cen re­ve­ren­cia. Ese es el ca­so de To­más Alzamora, di­rec­tor de­bu­tan­te, quien sal­tó al va­cío a la ca­be­za de “La Men­ti­ri­ta Blan­ca”, pró­xi­mo es­treno del ci­ne crio­llo (1 de ju­nio, to­do es­pec­ta­dor).

Es­te ca­bro de San Car­los, un pue­bli­to que está cer­qui­ta de Chi­llán, se tu­vo la fe del mun­do y ar­mó es­ta his­to­ria que has­ta tie­ne olor a su pue­blo, cla­ro que la co­sa le que­dó tan pu­len­ta que has­ta en el Fes­ti­val de Mia­mi se ro­bó los aplau­sos, ya que se adue­ñó del pre­mio a Me­jor Guión. Na­da mal pa’ tra­tar­se de la ópe­ra pri­ma de es­te rea­li­za­dor. “Es­ta pe­lí­cu­la era el pro­yec­to de tí­tu­lo de mi gru­po. En la universidad pre­sen­ta­mos el guión y un tea­ser, y nos en­tu­sias­ma­mos tan­to que se­gui­mos tra­ba­jan­do en él: pe­di­mos fon­dos en es­tos si­tios web don­de se fi­nan­cian pro­yec­tos y nos fue in­creí­ble”, re­cuer­da el ta­len­to­so de 27 abri­les so­bre el ama­ne­cer de la cin­ta.

A SU PIN­TA

Alzamora no es de esos di­rec­to­res que se ads­cri­ben a tal o a cuál es­cue­la den­tro de la ci­ne­ma­to­gra­fía, lo que ha­ce aún más in­tere­san­te su ex­plo­sión en la es­ce­na ci­ne­ma­to­grá­fi­ca na­cio­nal. Es más, va­rios me­dios grin­gos pu­sie­ron su lu­pa en­ci­ma de él, y lo ca­li­fi­ca­ron co­mo “uno de los nue­vos di­rec­to­res la­ti­nos a los que hay que se­guir”. ¡Flor!

- ¿Có­mo es eso de que no te sien­tes ad­mi­ra­dor o se­gui­dor de al­gún es­ti­lo de ha­cer ci­ne?

- No es de so­ber­bio, to­do lo con­tra­rio, yo soy muy po­co ci­né­fi­lo, ten­go mi ma­ne­ra de ver las co­sas y de con­tar­las. Ca­si to­do lo que ha­go es por las co­sas que me han pasado o por có­mo sien­to que son co­rrec­tas.

- ¿Por eso mis­mo tu­vis­te la san­gre pa’ pen­sar que el “pa­ya­so” del “Gua­tón” Sa­li­nas po­día con­ver­tir­se en ese pro­ta­go­nis­ta más se­rio que re­que­rías? - Cuan­do em­pe­cé a es­cri­bir el guión, in­me­dia­ta­men­te lo hi­ce pen­san­do en él. Avan­za­ba y me lo ima­gi­na­ba a él co­mo pro­ta­go­nis­ta, por­que sen­tía que tie­ne los ele­men­tos ne­ce­sa­rios: la in­ge­nui­dad, el ser bien chi­leno, pí­ca­ro...

- Pe­ro siem­pre lo he­mos vis­to más del la­do del we­beo. ¿Qué te hi­zo pen­sar que po­drías mo­ver­lo de su zo­na de con­fort?

- Te­nía la con­vic­ción de que él era el in­di­ca­do y creo que no me equi­vo­qué. - ¿Có­mo dis­te con él?

- Me de­mo­ré más de dos me­ses en po­der con­tac­tar­lo, no fue fá­cil. Un día, de­ses­pe­ra­do, le man­dé un tes­ta­men­te por fa­ce­book, tex­to que me de­jó en vis­to por más de dos días...

- ¿Pen­sas­te en que ha­bía que cam-

Me cos­tó mu­cho ar­mar el elen­co. El te­ner al Gua­tón era una tra­ba gran­de, ya que va­rios ac­to­res no lo to­ma­ban en se­rio y no que­rían tra­ba­jar con él”.

To­más Alzamora, di­re de “La Men­ti­ri­ta Blan­ca”.

biar de pro­ta­go­nis­ta? - No per­dí la fe nun­ca, por­que el per­so­na­je era pa­ra él. Has­ta que lle­gó el día en que por fin me con­tes­tó y me di­jo “me in­tere­sa”. De ahí en ade­lan­te, to­do se fue dan­do muy rá­pi­do, por­que nos caí­mos bien de en­tra­da, fue al­go ca­si de piel. - En el elen­co de “La Men­ti­ri­ta Blan­ca” hay ac­to­res se­rios, co­mo Daniel An­ti­vi­lo y la Ca­ta Saa­ve­dra, ¿có­mo se to­ma­ron ellos tra­ba­jar con un hom­bre que no es del mun­do del ci­ne, co­mo Sa­li­nas? - ¿Sa­bes?, me cos­tó mu­cho ar­mar el elen­co. El te­ner al Rodri era una tra­ba gran­de, ya que va­rios ac­to­res a los que qui­se con­tac­tar me de­cían “ah, no, gra­cias. ‘Gua­tón’ Sa­li­nas = pa­pas fri­tas”. - ¿Y có­mo lo­gras­te que el hom­brón es­tu­vie­se a la al­tu­ra? - Él pu­so mu­cho de su par­te, y aun­que en­tró me­dio tí­mi­do, fi­nal­men­te lo­gró de­mos­trar que tie­ne una ca­pa­ci­dad enor­me. Creo que el pa­pel le sa­lió per­fec­to.

A PU­RO GO­ZAR

“Una de las gran­des sa­tis­fac­cio­nes que te­ne­mos es que la rea­li­za­ción de la pe­lí­cu­la no nos de­jó deu­das, así que lo úni­co que es­ta­mos es­pe­ran­do es que nos va­ya bien con la gen­te, que les gus­te, que la dis­fru­ten, por­que no la hi­ce pen­san­do en ganar pla­ta”, lanza de una To­más Alzamora, con la es­pe­ran­za de que su cin­ta sea del gus­to de los chi­le­nos. - El es­treno mun­dial fue en Mia­mi y el pre-es­treno ofi­cial en San Car­los, ¿có­mo es­tu­vo esa pa­sa­da por la ciu­dad don­de na­ció to­do? - Mi gran te­mor era que el hu­mor no se iba a en­ten­der, por­que es­ta­ba muy pen­sa­da en có­mo son las co­sas en San Car­los, don­de por suer­te la re­ci­bie­ron de ma­ne­ra in­creí­ble, pe­ro ver que en Mia­mi tam­bién en­ten­die­ron lo que se que­ría con­tar, eso es lo que me tie­ne con una ex­pec­ta­ción tre­men­da de lo que se vie­ne pa­ra el es­treno na­cio­nal. - ¿Van a via­jar por Chi­li­to mos­tran­do la cin­ta? - Sí, de­pen­de­mos un po­co de los tiem­pos del “Gua­tón”, pe­ro cla­ra­men­te lo ha­re­mos. So­mos, más que un elen­co, un buen gru­po de ami­gos, eso se dio fue­ra de las gra­ba­cio­nes, pe­ro tam­bién se pal­pi­ta en la cin­ta, la gen­te lo va a no­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.