MA­RIA­NA MA­RINO ES SE­CA EN PI­LA­TES

La Cuarta Espectacular - - PORTADA -

Elas­ti­ci­dad y ener­gía son al­gu­nas de las bon­da­des que la be­lle­za de mu­jer ha des­cu­bier­to con la prác­ti­ca de es­ta dis­ci­pli­na. Cla­ro que ella quie­re ir más allá, pues ase­gu­ra que pa’ sa­car­le más man­te­ca al ro­llo, hay que ha­cer los ejer­ci­cios en pa­re­ja. ¡Mmm!

El pi­la­tes ha mar­ca­do la vi­da de la bella Ma­ria­na Ma­rino en el úl­ti­mo tiem­po. Tan­to así que aho­ra la chi­qui­lla tie­ne pen­sa­do im­ple­men­tar­lo en pa­re­jas, lo que -se­gún ella- “ayu­da­ría a mu­chas co­sas en­tre las re­la­cio­nes”. ¡Auch!

- ¿Có­mo ha si­do tu ex­pe­rien­cia con la prác­ti­ca del Pi­la­tes?

- Has­ta aho­ra, he vis­to re­sul­ta­dos en mí, en mi cuer­po y mi elas­ti­ci­dad. Tam­bién en mi áni­mo y sis­te­ma di­ges­ti­vo. - Es­tos cam­bios, ¿te ayu­dan en cuan­to al te­ma de la re­la­ción en pa­re­ja?

- Ayu­dan en que una se sien­te más se­gu­ra, co­mo cual­quier ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Pe­ro lo que es­toy desa­rro­llan­do, que es el pi­la­tes con tu pa­re­ja, te ayu­da a crear una sin­cro­nía con la otra per­so­na. De par­ti­da, hay que te­ner mu­cha coor­di­na­ción y la mez­cla de lo­grar ha­cer una se­rie de ejer­ci­cio don­de los dos es­tán be­ne­fi­cian­do el cuer­po, te ayu­da a to­do...

- ¿Y es­to se ve en Chi­le, o no es co­mún?

- No es muy co­mún. Sí se ha­ce en pa­re­jas, pe­ro en­tre com­pa­ñe­ras de cla­se. Pe­ro, de re­pen­te, con tu pa­re­ja es mu­cho más ín­ti­mo y te crea más be­ne­fi­cios.

- ¿Al­gún ejer­ci­cio en es­pe­cial pa­ra po­der com­pa­gi­nar­se los dos?

- To­das las se­ries de pi­so se pue­den adap­tar a ha­cer­lo en pa­re­ja: ejer­ci­cios de ab­do­men, ejer­ci­cios de mo­vi­mien­tos de co­lum­na. To­dos se pue­den ha­cer en pa­re­ja, y com­ple­men­tar­se unos con los otros.

- La otra vez la vi­mos en unas fotos col­ga­da, ¿qué ti­po de pi­la­tes es eso?

- El sus­pen­sus, co­mo se lla­ma, tam­bién lo he vis­to en pa­re­ja. Co­mo se lle­gó en su mo­men­to a ha­cer el po­le dan­ce en pa­re­ja, en Pi­la­tes tam­bién se po­dría im­ple­men­tar de ma­ne­ra más co­mún.

-¿Y có­mo se­ría ha­cer­lo en sus­pen­sión?

- Ja­ja­já, ¿có­mo se­ría?, yo creo que con el mis­mo co­lum­pio, y te­nien­do mu­cha coor­di­na­ción de mo­vi­mien­tos, pa­ra que nin­guno de los dos se va­ya a caer. Por eso es que hay que do­mi­nar pri­me­ro el pi­so y lue­go su­bir­se.

- ¿Qué pros po­dría te­ner un hom­bre en el co­lum­pio?

- Que tie­nen más fuer­za, po­dría ser, aun­que me­nos coor­di­na­ción. Hay que desa­rro­llar esas ha­bi­li­da­des. - ¿Al­gu­na tranca pa­ra po­der lo­grar­lo?

- Sí, es que los hom­bres por ahí son más du­ros, hay que tra­ba­jar­les un po­co más la elon­ga­ción que a las mujeres. - ¿Es fá­cil me­ter a los hom­bres a tus cla­ses?

- No sé si es muy fá­cil. Por ahí los hom­bres pien­san que el Pi­la­tes es muy sua­ve pa­ra ellos, y la ver­dad es que des­pués se sor­pren­den, por­que se dan cuen­ta que se re­quie­ren dis­tin­tas ha­bi­li­da­des. Hay que te­ner mu­cho con­trol del cuer­po, mu­cha con­cen­tra­ción, flui­dez, que son co­sas que el hom­bre no las tie­ne muy desa­rro­lla­das.

- O sea, ¿les ayu­da a te­ner me­jor rit­mo?

- Cla­ro, ja­ja­já, pue­de ser que a al­gu­nos les ayu­de a te­ner me­jor rit­mo.

FOTOS:LUISBOZZOB.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.