Rom­pió el chan­chi­to pa’ orear a sus vie­jos lin­dos

Con sus pa­pis, dos tías y su abue­li­ta de 86 pe­ras, Pan­cho Saa­ve­dra se to­mó un mo­men­to de re­la­jo y se vi­ró a Nue­va York, don­de apro­ve­chó de ver cuán­tos mu­si­ca­les qui­so, ya que esa es una de las pa­sio­nes de su vi­da.

La Cuarta Espectacular - - POR­TA­DA -

Pan­cho Saa­ve­dra sa­có a pa­sear a sus pa­pis, su abue­li­ta y dos de sus tías pa’ que co­no­cie­ran Nue­va York, en unas va­ca­cio­nes inol­vi­da­bles que no se pe­ga­ba de ha­ce más de dos ca­len­da­rios.

Un via­je so­ña­do es el que se es­tá pe­gan­do Pan­cho Saa­ve­dra, quien es­tá go­zan­do de unas me­re­ci­das va­ca­cio­nes, tiem­po y es­pa­cio que no se da­ba co­mo la gen­te des­de ha­ce dos años, así que es­tá ex­pri­mien­do has­ta la úl­ti­ma go­ta de es­ta ex­pe­rien­cia.

El hom­brón que en­can­di­la ca­da sá­ba­do con su co­ci­do cul­tu­ral “Lu­ga­res que Ha­blan” se pe­gó flor de tra­ve­sía: Nue­va York, Ma­drid y Pa­rís, eta­pa fi­nal de un via­je de co­lec­ción. La prin­ci­pal belleza de su aven­tu­ra es que no la afron­tó so­lo, tam­po­co con al­gún part­ner o pa­re­ja. Saa­ve­dra es­co­gió a los me­jo­res com­pa­ñe­ros de ru­ta que cual­quie­ra po­dría te­ner: su fa­mi­lia.

Pa­le­teao co­mo el so­lo, el ani­ma­dor del “13” apro­ve­chó las 700 mil mi­llas que ha acu­mu­la­do de­jan­do las pa­tu­le­cas con su po­má via­je­ra y se ra­jó con los tic­kets de la fe­li­ci­dad pa­ra los su­yos.

A Grin­go­lan­dia, Pan­chi­to se em­bar­có con tre­men­do con­tin­gen­te: su ma­má, su tai­ta, su abue­li­ta Hay­dée, su tía del mis­mo nom­bre e Ivon­ne, otra tía del pai­lón de la ri­sa pe­ga­jo­sa. “En oc­tu­bre del año pa­sa­do, le pe­dí a una ami­ga que me com­pra­ra dos en­tra­das en la me­jor ubi­ca­ción pa­ra “He­llo, Dolly!”, es que me ma­tan los mu­si­ca­les. Me di­jo, ‘es­tán to­das ago­ta­das. Só­lo hay pa­ra el 11 de ju­nio’. ‘¡Chu­ta!’, pen­sé. Pe­ro igual com­pré dos. Así fue có­mo na­ció la idea del via­je”, lar­gó Saa­ve­dra.

- Con la fe­cha y el ob­je­ti­vo en men­te, ¿el via­je siem­pre lo fuis­te pla­ni­fi­can­do pa­ra ha­cer­lo en fa­mi­lia?

- Nooo. Yo pen­sé en dos en­tra­das por si es­ta­ba po­lo­lean­do pa­ra esa fe­cha, pe­ro al fi­nal op­té por in­vi­tar a mi fa­mi­lia. Apro­ve­chan­do to­das las mi­llas que te­nía, me ra­jé no­más, ja­ja­já.

- ¿Có­mo ha si­do pa­ra ellos co­no­cer Nue­va York?

- Sien­to que es­tán cum­plien­do un sue­ño. Y yo de pu­ro ver sus ca­ras de fe­li­ci­dad, me doy por pa­ga­do.

- ¿Te has da­do tus gus­tos?

- Ob­vio. Fui­mos a ver cin­co mu­si­ca­les y me di el gus­to de ser un fan, de gri­tar­le a mis ar­tis­tas fa­vo­ri­tos y has­ta de sa­car­me fo­tos. Fí­ja­te que me pi­llé has­ta con el Ma­ta­dor Sa­las, ja­ja­já. In­creí­ble.

- Tus fans, ¿có­mo han se­gui­do tu via­je?

- La gen­te dis­fru­ta, por­que sa­ben lo im­por­tan­te que es mi fa­mi­lia pa­ra mí. Ade­más que no los he aban­do­na­do, ya que siem­pre es­toy ha­cien­do gra­ba­cio­nes en vi­vo an­tes de las emi­sio­nes de “Lu­ga­res que Ha­blan”.

- ¿Des­de dón­de se­rá la de mañana?

- ¡Des­de Pa­rís, ula­lá! Ja­ja­já.

- ¿Ga­nas de que­dar­se por allá o de vol­ver ya?

- Es­te fin de se­ma­na se aca­ba mi tra­ve­sía. Es ma­ra­vi­llo­so es­tar acá, pe­ro ya echo de me­nos Chi­le, so­bre to­do co­sas co­mo dor­mir en tu ca­ma y ca­gar en tu ba­ño, ja­ja­ja­ja­ja­já.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.