La “Fon­da Per­ma­nen­te” y su sue­ño la­ti­noa­me­ri­cano

Eduar­do Ló­pez, el hom­bre de­trás del pro­yec­to cul­tu­ral de au­to­ges­tión, con­tó a ESP có­mo “La Po­pu­lar” se es­tá abrien­do te­rreno fue­ra del país, desafío que quie­re con­ver­tir en con­ti­nen­tal.

La Cuarta Espectacular - - PORTADA -

El con­cep­to de “La Fon­da Per­ma­nen­te” es al­go que ya vi­ve en el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo, pues los que no han vi­vi­do la ex­pe­rien­cia, al me­nos la han es­cu­cha­do de bo­ca de otro, o bien se han to­pa­do en la ca­lle con al­gún car­tel lleno de nom­bres de ban­das. Ha­ce más de una dé­ca­da, esa po­pu­la­ri­dad era inima­gi­na­ble, pues só­lo un se­lec­to pi­ño de pa­rro­quia­nos se pa­sa­ban el da­to, una es­pe­cie de co­fra­día, don­de prác­ti­ca­men­te los mis­mos ca­ra­chos eran los que se re­pe­tían ca­da jue­ves, do­min­go, sá­ba­do o vier­nes.

Y la ci­ta era cla­ra: go­zar con un po­co de cum­bia o mú­si­ca de raíz la­ti­na, siem­pre con gru­pos to­can­do en vi­vo, a lo pe­rro, y to­do, có­mo no, bien ame­ni­za­do por un por­ten­to­so te­rre­mo­to o su me­lón con vino, se­gún la tem­po­ra­da.

Por esos años, por el pla­tó de “La Po­pu­lar” se pa­sea­ban na­cien­tes pi­ños, al­gu­nos que hoy vi­ven en el baúl de los re­cuer­dos de la mú­si­ca, pe­ro otros que lo­gra­ron ha­cer­se su es­pa­cio en la es­ce­na crio­lla, co­mo “Ban­da Con­mo­ción”, “Vi­lla Ca­ri­ño”, “Chi­co Tru­ji­llo” y un lar­go et­cé­te­ra...

Y co­mo ca­ba­llo bueno re­pi­te, en “La Fon­da Per­ma­nen­te” han con­se­gui­do afian­zar es­te pro­yec­to pa­sán­do­les la pe­lo­ta a los mis­mos que han sa­bi­do ha­cer los go­les, pe­ro apos­tan­do siem­pre por la apa­ri­ción de fi­gu­ras emer­gen­tes. “Nues­tro es­ce­na­rio es­tá abier­to pa­ra to­das las ban­das que mues­tren una pro­pues­ta crea­ti­va, que de­mues­tren un desarrollo ar­tís­ti­co y que ten­gan la in­quie­tud de que­rer me­jo­rar y apor­tar”, ex­pli­ca Eduar­do Ló­pez, quien jun­to a su “bro” Fran­cis­co es­tá de­trás, de­ba­jo y al la­do del éxi­to del pro­yec­to, ya que des­de to­dos la­dos han de­bi­do le­van­tar­lo, arrear­lo. - ¿Có­mo era la lis­ta de co­sas que ibas a ne­ce­si­tar ca­da no­che en los lo­ca­les chi­cos, en re­la­ción a las exi­gen­cias con las que con­vi­ven hoy, don­de se han da­do el lu­jo de traer a con­sa­gra­dos, co­mo “Los Fa­bu­lo­sos Ca­di­llacs” o “Ca­fé Tacv­ba”? - ¡Ja­ja­já! El cambio es drás­ti­co. An­tes, con un par de bi­do­nes de pi­pe­ño y unas ca­sa­tas de he­la­do de pi­ña nos pa­rá­ba­mos, pe­ro hoy los re­que­ri­mien­tos son ma­yo­res. Por suer­te siem­pre he­mos es­ta­do a la al­tu­ra, he­mos lo­gra­do pro­fe­sio­na­li­zar es­ta ac­ti­vi­dad. - ¿En qué mo­men­to pa­sa por la men­te la idea, tan am­bi­cio­sa co­mo lo­ca, de traer a Vi­cen­ti­co y los su­yos? - “Los Ca­di­llacs”, “Ca­fé Tacv­ba”, “Los Au­tén­ti­cos De­ca­den­tes” son gru­pos que he­mos traí­do por­que re­pre­sen­tan to­dos los va­lo­res e idea­les que te­ne­mos co­mo “Fon­da Per­ma­nen­te”. Cuan­do Vi­cen­ti­co en la Quin­ta di­jo “y nos ve­mos aho­ra en la ‘Fon­da Per­ma­nen­te’”, la sen­sa­ción fue muy gra­ta. - ¿Có­mo asu­mes el cre­ci­mien­to de “La Fon­da”? - Es una res­pon­sa­bi­li­dad, y muy grande. Hay una lí­nea edi­to­rial que de­be­mos res­pe­tar, por­que hay gen­te que es­tá en­ci­ma, ob­ser­van­do ca­da de­ci­sión que to­ma­mos. - ¿Te han pe­la­do mu­cho por al­gu­nos “li­ne-up”? - No, por­que siem­pre te­ne­mos los gru­pos que la gen­te quie­re ver, pe­ro sí a ve­ces nos ma­tan por el pre­cio de las en­tra­das... “qué tie­ne de po­pu­lar co­brar 15 lu­cas por una en­tra­da” o co­sas así nos co­men­tan, pe­ro crée­me que no es fá­cil fi­nan­ciar fe­chas don­de tie­nes a 20 ó 40 gru-

pos to­can­do en vi­vo, me­nos cuan­do es au­to­ges­tión, una pro­duc­ción ale­ja­da de las mar­cas. - ¿Te due­le cuan­do til­dan de ma­ne­ra ne­ga­ti­va al even­to y a sus asis­ten­tes? - Siem­pre lo he di­cho: res­pe­to, to­le­ran­cia y li­ber­tad. Esas son co­sas que no tran­sa­mos. Nos to­có es­tar en lu­ga­res don­de los guar­dias no dejaban a los ca­bros sa­car­se la po­le­ra o usar go­rro den­tro del lo­cal, ja­ja­já. ¡Son es­tu­pi­de­ces! - ¿Han sen­ti­do per­se­cu­ción al­gu­na vez? - Hay al­gu­nos al­cal­des que nos han que­ri­do po­ner las co­sas di­fí­ci­les a ve­ces, otros que in­ter­pre­tan las nor­mas de la ma­ne­ra que les con­vie­ne, tam­bién es­tán los que te di­cen no por­que no, no­más. Pe­ro aho­ra ya es­tá to­do es­ta­ble­ci­do res­pec­to a los even­tos ma­si­vos, así que ya es­tá to­do más cla­ro y na­die se pue­de arran­car con los ta­rros en ese sen­ti­do. - ¿Qué es lo que más te enor­gu­lle­ce que di­gan so­bre “La Fon­da”? - Que so­mos un apor­te cul­tu­ral, que he­mos per­mi­ti­do que mu­chas ban­das chi­le­nas mues­tren su tra­ba­jo, ha­cien­do que gen­te des­cu­bra nue­vas ban­das, crean­do nue­vas au­dien­cias. - ¿Có­mo es tu re­la­ción con las ban­das? ¿Te afec­ta cuan­do a al­guno de los del mo­vi­mien­to de la “Nue­va Cum­bia” le pe­gan du­ro? - Yo siem­pre voy a es­tar dis­po­ni­ble pa­ra po­ner el pe­cho por “Vi­lla Ca­ri­ño”, por dar­te un ejem­plo. An­tes y hoy, ellos han par­ti­ci­pa­do con no­so­tros de even­tos pa­ga­dos y tam­bién de otros don­de só­lo se ne­ce­si­ta el com­pro­mi­so y la pa­la­bra. - ¿A qué gru­po nun­ca ten­drías en “La Fon­da”? - Mmm... a “Los Hua­sos Quin­che­ros”, pon­te tú. Aun­que de se­gu­ro que tam­po­co a ellos les in­tere­sa­ría ir, no me los ima­gino to­can­do con una ima­gen de Víc­tor Ja­ra o de Sal­va­dor Allen­de en sus es­pal­das, ja­ja­já.

ABRIEN­DO EL CAM­PO

Lo que al­gu­na vez fue un sue­ño pa­ra Ló­pez y su her­mano, ya es ca­da vez más tan­gi­ble. Sin em­bar­go, el col­mi­llo es­tá fi­lu­do cuan­do mi­ran ha­cia afue­ra. “Nues­tros es­fuer­zos es­tán cen­tra­dos en lle­gar fir­me a Mé­xi­co y Ar­gen­ti­na. Esos son los pri­me­ros pa­sos in­ter­na­cio­na­les que es­ta­mos dan­do”, ex­pli­ca el hom­bre que tu­vo sus orí­ge­nes en el tea­tro ca­lle­je­ro. - ¿Có­mo han re­sul­ta­do esas sa­li­das? - En Ar­gen­ti­na, he­mos he­cho co­sas en Tem­per­ley y Bue­nos Ai­res, con muy bue­nos re­sul­ta­dos. A Mé­xi­co va­mos aho­ra, es­pe­re­mos que re­sul­te bien, por­que las pro­yec­cio­nes son al­tas. - ¿Qué tan al­tas? - Que­re­mos que “La Fon­da Per­ma­nen­te” sea, de aquí a tres años, el gran fes­ti­val de La­ti­noa­mé­ri­ca. Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra es­tar a la al­tu­ra, que­re­mos lle­gar a to­dos los paí­ses del con­ti­nen­te, tam­bién a Bar­ce­lo­na, y siem­pre lle­van­do a gru­pos chi­le­nos, por­que el fo­co de nues­tra idea no se per­de­rá.

No me ima­gino a ‘Los Hua­sos Quin­che­ros’ to­can­do con una ima­gen de Víc­tor Ja­ra o Sal­va­dor Allen­de a sus es­pal­das”. Eduar­do Ló­pez, gua­ri­po­la de “La Fon­da Per­ma­nen­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.