AC­TI­VÓ EL GPS

Car­men Glo­ria Arro­yo de­bu­ta el lu­nes con su cuar­to es­te­lar en CHV, es­ta vez a car­go de “Se Bus­ca”, don­de se la ju­ga­rá pa­ra re­en­con­trar a per­so­nas que lle­van años sin ver­se, al­go que ha vi­vi­do en car­ne pro­pia.

La Cuarta Espectacular - - PORTADA -

Car­men Glo­ria Arro­yo, quien por de­re­cho pro­pio ya se ga­nó el ape­la­ti­vo de “La Jue­za”, sal­drá des­de es­te lu­nes con un nue­vo es­te­lar, es­ta vez bien car­ga­do al la­do emo­cio­nal, pues bus­ca­rá jun­tar a fa­mi­lia­res que ha­ce mu­cho tiem­po no se ven. El nom­bre del pro­gra­ma es más que evi­den­te: “Se Bus­ca”. En en­tre­vis­ta con ESP, la abo­ga­da con­tó có­mo se desa­rro­lla­rán es­tos 12 epi­so­dios, que le re­mo­vie­ron el co­ra­zón, y tam­bién las di­fi­cul­ta­des que tu­vie­ron que en­fren­tar en es­te pro­ce­so. “En la pro­duc­ción tu­vi­mos bas­tan­tes desafíos, por­que no siem­pre se en­cuen­tran a las per­so­nas, y una di­fe­ren­cia que te­ne­mos con los pro­gra­mas que se han he­cho de es­te ti­po, es que Ca­ra­bi­ne­ros tie­ne una sec­ción don­de se bus­can per­so­nas, pe­ro cuan­do la per­so­na que es­tá sien­do bus­ca­da no quie­re ser en­con­tra­da, no se pro­du­ce nin­gún en­cuen­tro”, ade­lan­tó. - ¿En “Se Bus­ca” tra­ta­rán de for­zar es­to? - No­so­tros qui­si­mos lle­gar mas allá. Lo que bus­ca­mos es que si el otro no quie­re ver­lo o en­fren­tar­lo, por úl­ti­mo bus­car una res­pues­ta a es­ta au­sen­cia. Pa­ra es­to, tu­vi­mos que rea­li­zar una bús­que­da más ex­haus­ti­va por par­te de la pro­duc­to­ra, mu­chas ve­ces se­guir sus rutinas pa­ra sa­ber sus ho­ra­rios.

- ¿Fue­ron más las ma­las aco­gi­das que las bue­nas? - En al­gu­nos ca­sos tu­vi­mos la suer­te y la fe­li­ci­dad de lo­grar un en­cuen­tro y se res­tau­ró una re­la­ción ro­ta. En otros, la­men­ta­ble­men­te la per­so­na no es­ta­ba con vi­da, y no en po­cos, real­men­te la per­so­na no que­ría sa­ber na­da de la que lo bus­ca­ba.

- ¿En es­tos úl­ti­mos, có­mo lo hi­cie­ron? - Cos­ta­ba más acom­pa­ñar a al­guien que por tan­tos años ha­bía bus­ca­do es­te sue­ño y que se da­ban cuen­ta que la reali­dad era otra, que era tan sim­ple que no que­rían sa­ber de él o de ella, y eso due­le mu­chí­si­mo.

DES­DE EL CO­RA­ZÓN

Pa­ra “La Jue­za”, es­te pro­gra­ma tie­ne sen­si­bi­li­dad es­pe­cial, por­que su vi­da es­tá mar­ca­da por el aban­dono de su pa­dre, por lo que el ros­tro de Chi­le­vi­sión sin­tió en car­ne pro­pia el do­lor de un re­cha­zo, al­go que de­bió re­vi­vir, pe­ro aho­ra acom­pa­ñan­do a al­gu­nos hi­jos que tra­ta­ron de res­ta­ble­cer víncu­los con sus pro­ge­ni­to­res, lue­go de años de bús­que­da.

El pa­pá de Car­men Glo­ria se fue de la ca­sa cuan­do ella te­nía 13 años, y de ahí po­co o na­da su­po de él, por

lo que es­ta pro­duc­ción es muy de epi­der­mis pa­ra ella.

- En lo per­so­nal, ¿te afec­ta­ron mu­cho las his­to­rias del pro­gra­ma? - Mu­chí­si­mo. No ten­go mu­cho que ocul­tar, la gen­te co­no­ce mi his­to­ria per­so­nal. En­ton­ces, pa­ra mí era sú­per di­fí­cil des­mar­car­me emo­cio­nal­men­te de las his­to­rias. No hu­bo ca­so en que yo no me emo­cio­na­ra o me to­ca­ra el al­ma, o sin­tie­ra lo mis­mo que el pro­ta­go­nis­ta. Me in­vo­lu­cré de­ma­sia­do.

- ¿Sen­tis­te un ba­jón aními­co en al­gún mo­men­to? - La pro­duc­ción es­tu­vo muy preocupada evi­tan­do que me fue­ra a de­jar mal to­do es­to. Es más, me sir­vió de ca­tar­sis. Fue re­vi­vir el pro­ce­so que vi­ví años atrás con ca­da uno de ellos... y una for­ma de sa­nar fue acom­pa­ñar a es­tas per­so­nas que que­rían lo mis­mo que yo.

- ¿Tus vi­ven­cias fue­ron tu ma­yor mo­ti­va­ción pa­ra en­trar al pro­gra­ma? - No fue por mi his­to­ria que el ca­nal me eli­gió pa­ra es­te pro­yec­to, pe­ro cuan­do me lla­mó la eje­cu­ti­va del pro­gra­ma, me hi­zo sen­ti­do. Siem­pre las co­sas pa­san por al­go, y mi his­to­ria fue que. por ejem­plo, via­jé a ver a mi pa­pá, pe­ro nun­ca lo­gré ver­lo, y aho­ra voy a acom­pa­ñar a 24 per­so­nas a ha­cer las pre­gun­tas que una se ha­ce.

- ¿Tu ca­mino fue so­la?

- Ab­so­lu­ta­men­te so­la, y sien­to que es un re­ga­lo de la vi­da que me per­mi­tie­ran acom­pa­ñar a es­ta gen­te.

En al­gu­nos ca­sos, tu­vi­mos la suer­te de lo­grar un en­cuen­tro. En otros, la per­so­na no es­ta­ba con vi­da, y no en po­cos, real­men­te la per­so­na no que­ría sa­ber na­da de la que lo bus­ca­ba”. No hu­bo ca­so en que yo no me emo­cio­na­ra, o me to­ca­ra el al­ma, o sin­tie­ra lo mis­mo que el pro­ta­go­nis­ta. Me in­vo­lu­cré de­ma­sia­do”. Car­men Glo­ria Arro­yo, “La Jue­za”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.