“Hay que pa­rar con la ‘san­gu­chi­za­ción’ de la cul­tu­ra en TV”

Dióscoro Ro­jas, el gua­ri­po­la gua­cha­ca que va co­mo candidato a Co­re por el dis­tri­to 9, ana­li­za lo que se vie­ne con la apro­ba­ción del ca­nal cul­tu­ral, y po­ne los pun­tos so­bre las íes so­bre qué hay que ha­cer y qué no pa­ra no des­per­di­ciar es­ta ven­ta­na.

La Cuarta Espectacular - - ESP -

La apro­ba­ción del ca­nal cul­tu­ral, que fun­cio­na­rá co­mo se­ñal 2 de TVN, y que ten­drá un cos­to de 18 mi­llo­nes de dó­la­res, es una bue­na no­ti­cia, pe­ro que se apa­re­ja de in­me­dia­to con una se­rie de in­te­rro­gan­tes que se irán es­cla­re­cien­do con los días, pe­ro mien­tras eso no su­ce­da, en la ne­bu­lo­sa hay va­rios que ya es­tán atentos a lo que se vie­ne. Uno de esos es Dióscoro Ro­jas, “gua­ri­po­la” de Los Gua­cha­cas, quien es­tá mi­ran­do con lu­pa lo que se­rá es­ta nue­va ven­ta­na te­le­vi­si­va que, en su aná­li­sis, “de ser bien apro­ve­cha­da, se­rá un apor­te in­va­lua­ble”.

- ¿Qué opi­nas de lo que nos ofre­ce hoy la televisión en cuan­to a la cul­tu­ra?

- Los que es­tán al man­do de la cul­tu­ra en los ca­na­les to­da­vía si­guen pen­san­do co­mo los ilu­mi­nis­tas de ha­ce si­glos, cre­yen­do que só­lo una éli­te es la que tie­ne los co­no­ci­mien­tos y que el res­to del pue­blo son unas bes­tias. Tal vez tu­vie­ron ra­zón el si­glo XVIII o XIX, pe­ro ya es­ta­mos en el XXI, y hoy las co­sas son de otra ma­ne­ra.

- ¿Qué es lo que te asus­ta de la ofer­ta que te­ne­mos hoy?

- Que to­do es muy bá­si­co. Los ca­na­les nos tie­nen vuel­tos lo­cos con la “san­gu­chi­za­ción” de la cul­tu­ra y de la chi­le­ni­dad, y eso hay que pa­rar­lo. Ha­cen creer a la gen­te que Chi­le es un lar­go y an­gos­to me­nú, de nor­te a sur, que la gen­te só­lo se in­tere­sa por sa­ber qué se co­me en ca­da pue­blo. No pue­den es­tar más ale­ja­dos de lo que real­men­te es ne­ce­sa­rio.

- ¿Có­mo se pue­de in­fluir pa­ra cam­biar es­ta ten­den­cia? So­bre to­do aho­ra, que se vie­ne un ca­nal cul­tu­ral...

- An­tes, la gen­te com­pren­día a la cul­tu­ra co­mo al­go fo­me. Hoy, la aso­cia a un sán­gu­che. No­so­tros lo que plan­tea­mos es la “Nue­va chi­le­ni­dad”, que en­glo­ba con­cep­tos que son muy ne­ce­sa­rios hoy en día: el ca­ri­ño, la hu­mil­dad y la Re­pú­bli­ca.

- ¿Es­ta es só­lo una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes o pien­sas gol­pear la puer­ta de La Mo­ne­da, en su mo­men­to?

- Que­re­mos in­fluir, lan­zar un co­mu­ni­ca­do con nues­tras pro­pues­tas so­bre lo que no­so­tros es­pe­ra­mos de es­te ca­nal cul­tu­ral. Ire­mos al nue­vo go­bierno a pre­sen­tar- le lo que no­so­tros pen­sa­mos. - En un con­cep­to, ¿qué es lo que se ne­ce­si­ta?

- Que los ilu­mi­nis­tas no se apro­pien de la cul­tu­ra y la chi­le­ni­dad, tam­po­co que asu­man ese rol los chi­le­nos cho­vi­nis­tas, los del himno y la ban­de­ra. Acá ne­ce­si­ta­mos que el pue­blo ten­ga su par­ti­ci­pa­ción, con con­cep­tos tan bá­si­cos co­mo re­cu­pe­rar la fe­li­ci­dad. Si yo fue­ra pre­si­den­te de Chi­le, a la Ala­me­da la bau­ti­za­ría co­mo “Tony Ca­lu­ga”. Ne­ce­si­ta­mos reír­nos más.

- ¿Qué co­sas se ga­nan con to­do es­to?

- Que la gen­te se sien­ta or­gu­llo­sa de per­ten­cer al lu­gar de don­de es, que sien­ta fe­liz de ser chi­leno.

- ¿Con qué ar­gu­men­to se con­ven­ce a la éli­te de que el ca­mino que ellos pro­po­nen no es el co­rrec­to, so­bre to­do cuan­do el ra­ting, en cier­tos ca­sos, los am­pa­ra?

- Es que es sim­ple, por­que la his­to­ria del arte chi­leno in­di­ca to­do lo con­tra­rio. El Tío Ro­ber­to (Pa­rra), con po­qui­tos es­tu­dios, fue ca­paz de crear la obra más im­por­tan­te de nues­tra dra­ma­tur­gia (“La Ne­gra Es­ter”).

- ¿Te da mie­do que el ca­nal cul­tu­ral sea un des­per­di­cio? - Con­fío en que eso no va a pa­sar. No­so­tros tra­ta­re­mos de es­tar en­ci­ma, por­que es­ta es una ins­tan­cia que hay que apro­ve­char. Es muy bueno que el Con­gre­so se ha­ya com­pro­me­ti­do con las pla­tas, pe­ro aho­ra hay que sa­car­les di­vi­den­dos pa­ra la gen­te.

- Vas de candidato a Co­re por co­mu­nas po­pu­la­res de San­tia­go, ¿pien­sas tra­ba­jar des­de ahí en es­ta “Nue­va chi­le­ni­dad”?

- Cla­ro. Hay mu­chos que me han pre­gun­ta­do que por qué me me­to en po­lí­ti­ca, y es ob­vio, por­que nos de­fi­ni­mos co­mo re­pu­bli­ca­nos, y aquí va­mos a es­tar, po­nien­do el pe­cho a las ba­las fren­te a to­da la ma­la po­lí­ti­ca que se quie­re lle­var la Re­pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.