TATAS Y NONAS

re­si­den­tes en Bi­fe­lan­dia vi­si­tan Val­po

La Cuarta - Mi Barrio pop - - MI BARRIO POP -

Con unos cuan­tos la­gri­mo­nes que co­rrían por sus me­ji­llas se veían los 32 ta­ti­tas y no­ni­tas chi­len­sis, re­si­den­tes en Ar­gen­ti­na, que se en­cuen­tran de vi­si­ta en la Re­gión de Val­pa­raí­so co­mo par­te del Pro­gra­ma Va­ca­cio­nes Ter­ce­ra Edad del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Tu­ris­mo (Ser­na­tur).

Se tra­ta de un gru­po pro­ve­nien­te de Mar del Pla­ta, que en su ma­yo­ría no via­ja­ba ha­ce dé­ca­das a Chi­le, y que se re­en­con­tra­ron con su tie­rra gra­cias a la ac­ción con­jun­ta de la Di­rec­ción pa­ra la Co­mu­ni­dad de Chi­le­nos en el Ex­te­rior del Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res y el Ser­na­tur, que des­de el año 2001 rea­li­zan el pro­gra­ma “Re­vi­si­tan­do Chi­le: Iden­ti­dad e His­to­ria”, cu­yo ob­je­ti­vo es fo­men­tar y for­ta­le­cer la vin­cu­la­ción con sus raí­ces.

En el pro­gra­ma se con­tem­plan re­co­rri­dos por Val­pa­raí­so, Vi­ña del Mar, Santiago, una vi­si­ta al Con­gre­so Na­cio­nal y a la Re­ser­va Fo­res­tal Pe­ñue­las. Asi­mis­mo, pue­den dis­fru­tar de una tar­de de ca­ma­ra­de­ría con adul­tos ma­yo­res de un cen­tro de en­cuen­tro del Ser­vi­cio Na­cio­nal del Adul­to Ma­yor. Ade­más, en to­do mo­men­to, es­tán acom­pa­ña­dos por dos de­le­ga­das del Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res.

Eso sí, pa’ ser par­te de la ac­ti­vi­dad, los com­pa­trio­tas de­ben cum­plir lo si­guien­tes re­qui­si­tos: te­ner mí­ni­mo 60 años, con­tar con cer­ti­fi­ca­do mé­di­co que acre­di­te que es­tá en con­di­cio­nes pa­ra via­jar, re­si­dir ha­ce más de 20 años en el ex­te­rior y no ha­ber via­ja­do a nues­tro país en los úl­ti­mos 15 años.

REAC­CIO­NES

Ca­da uno de los adul­tos ma­yo­res be­ne­fi­cia­dos por el pro­gra­ma tie­ne una his-

to­ria que con­tar res­pec­to a los mo­ti­vos por los que de­ja­ron nues­tro país y los sen­ti­mien­tos de vol­ver a su te­rru­ño.

Tal es el ca­so de Er­nes­to Ca­mus, oriun­do de La Li­gua, y que ha­ce 40 años no re­gre­sa­ba a Chi­le. Con­fe­só que al cru­zar la cor­di­lle­ra le apa­re­cie­ron sus la­gri­mi­tas, las que aún se aso­man al ha­blar de Chi­le y de su ciu­dad na­tal. “Mi hi­ja siem­pre me de­cía que por qué no via­ja­ba a Chi­le, ya que tan­to ha­bla su Chi­le, y la ver­dad es que siem­pre fal­ta­ba al­go… A pe­sar de los años que han pa­sa­do, y de que tam­bién ten­go la na­cio­na­li­dad ar­gen­ti­na, me sien­to tan or­gu­llo­so de Chi­le y es una ale­gría es­tar acá, de ver es­tas ma­ra­vi­llas”.

Pa­ra Ber­ta Ro­drí­guez es­te via­je tam­bién es muy es­pe­cial. Ha­ce 58 años que no vi­si­ta­ba el país y es­te re­gre­so a su tie­rra hi­zo que se le pu­sie­ra la piel de ga­lli­na. “Es emo­cio­nan­te por­que en reali­dad nun­ca pen­sé que iba a vol­ver, y me en­can­ta­ría ve­nir­me a vi­vir a Chi­le, pe­ro ten­go a mis hi­jos allá y eso me tra­ba un po­co, pe­ro si tu­vie­ra la po­si­bi­li­dad yo me ven­dría a Chi­le. Mi ma­dre siem­pre an­he­lo vol­ver a su tie­rra, en­ton­ces uno vi­vió siem­pre con eso, por­que en reali­dad ella nun­ca se qui­so ir de Chi­le, y cre­cí con eso. Aho­ra es­toy muy fe­liz de es­tar aquí”.

La di­rec­to­ra de Ser­na­tur de la Re­gión de Val­pa­raí­so, Ka­tri­na San­gui­net­ti, fue la en­car­ga­da de dar la bien­ve­ni­da a la de­le­ga­ción en el em­ble­má­ti­co mirador Ba­rón de Val­pa­raí­so, des­ta­can­do que “es­toy fe­liz de que po­da­mos te­ner es­tos con­ve­nios, por­que es­to guar­da re­la­ción efec­ti­va­men­te con un te­ma de arrai­go, de lazos que nun­ca han si­do ro­tos pe­ro que mu­chas ve­ces, por ra­zo­nes de dis­tin­ta ín­do­le, no pue­den ser ac­ti­va­dos, y es­te pro­gra­ma le ha da­do la po­si­bi­li­dad a es­tos adul­tos ma­yo­res des­pués de mu­chos años ve­nir de nue­vo a su tie­rra”.

Por su li­tro, Mar­ce­la Ca­be­zas, di­re na­cio­nal de Ser­na­tur, ex­pli­có que “a tra­vés de es­ta ini­cia­ti­va es­ta­mos acer­can­do a nues­tros com­pa­trio­tas que se en­cuen­tran en paí­ses fron­te­ri­zos e in­cen­ti­ván­do­los a re­tor­nar a su tie­rra. Al lle­gar a ciu­da­des co­mo Val­pa­raí­so se emo­cio­nan por dis­tin­tos mo­ti­vos, en­tre ellos, los re­cuer­dos de in­fan­cia o ado­les­cen­cia, y ver có­mo la tie­rra que los vio cre­cer ha cam­bia­do, re­en­con­trán­do­se tam­bién con lu­ga­res em­ble­má­ti­cos de las re­gio­nes Me­tro­po­li­ta­na y de Val­pa­raí­so. Sin du­da es un via­je que siem­pre re­cor­da­rán”.

Por su par­te, el di­re pa­ra la co­mu­ni­dad de chi­le­nos en el ex­te­rior de la Can­ci­lle­ría, Abraham Que­za­da, con­clu­yó que “co­mo Es­ta­do nos ale­gra brin­dar es­ta opor­tu­ni­dad a com­pa­trio­tas que no han po­di­do re­gre­sar a nues­tro país. No se tra­ta so­la­men­te de re­en­con­trar­se con su pa­tria, si no que con ellos mis­mos, sus his­to­rias y, en mu­chos ca­sos, con sus fa­mi­lias. Es una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble, so­bre to­do pen­san­do que son per­so­nas de ter­ce­ra edad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.