VEN­TA­JAS INCOMPARABLES DELPOSTNATAL DE LOS PA­DRES

EL HI­JO ES EL PRIN­CI­PAL BE­NE­FI­CIA­DO DE LAS LI­CEN­CIAS POSTNATALES TRASPASADAS AL PA­DRE, PUES TEM­PRA­NA­MEN­TE VE­RÁ DOS RE­FE­REN­TES PARENTALES FREN­TE A SU CUI­DA­DO. ES­TO FOR­TA­LE­CE VÍNCU­LOS, DESA­RRO­LLA EL APE­GO PA­DRE E HI­JO Y ADE­MÁS PÉRMITE LA REINCORPORACIÓN LAB

La Cuarta - Solo para Reinas - - SOLO PARA REINAS -

Mañana do­min­go se ce­le­bra el Día del Pa­dre y ca­da vez el sen­ti­do de crian­za de los hi­jos es­tá más in­cor­po­ra­do en la con­duc­ta de los hom­bres. Sin em­bar­go, aún es una ta­rea pendiente cuan­do de post­na­tal ha­bla­mos. Des­co­no­ci­mien­to so­bre có­mo aco­ger­se a la ley, aso­ciar la crian­za de los hi­jos a las mu­je­res y la ten­den­cia del hom­bre a afe­rrar­se a su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y la­bo­ral, son al­gu­nas ra­zo­nes de­trás el es­ca­so uso que rea­li­zan los pa­dres del post­na­tal ex­ten­di­do.

Así lo sos­tu­vo Né­li­da Gon­zá­lez, si­có­lo­ga la­bo­ral y ge­ren­te de Re­clu­ta­mien­to y Se­lec­ción de la em­pre­sa de out­sour­cing y re­cur­sos hu­ma­nos Gru­poEx­pro.

De las 100.714 li­cen­cias de post­na­tal pa­ren­tal otor­ga­das el año pa­sa­do, so­lo 190 fue­ron traspasadas al pa­dre, de acuer­do a la Su­pe­rin­ten­den­cia de Se­gu­ri­dad So­cial. Se­gún la Ley de Post­na­tal Pa­ren­tal, la ma­dre pue­de tras­pa­sar des­de una has­ta seis se­ma­nas al pa­dre, quien de­ja­rá de tra­ba­jar pa­ra ha­cer­se car­go del ni­ño. Se­gún Gon­zá­lez, el prin­ci­pal be­ne­fi­cia­do con el post­na­tal pa­ren­tal es el hi­jo, pues tem­pra­na­men­te ve­rá dos re­fe­ren­tes en su cui­da­do: ma­dre y pa­dre.

“La sen­sa­ción de ape­go se desa­rro­lla des­de los pri­me­ros me­ses de vi­da si el pa­dre cui­da al hi­jo en el ho­gar mien­tras la ma­dre vuel­ve a tra­ba­jar. Si tie­ne dos re­fe­ren­tes, ten­drá sen­ti­mien­to de se­gu­ri­dad y pro­tec­ción con la ma­dre y el pa­dre “, ex­pli­ca.

La si­có­lo­ga aña­de que “una ma­ne­ra se­ría com­par­tir el post­na­tal pa­ren­tal de­jan­do el último pe­rio­do pa­ra ser asu­mi­do por el pa­dre. Así se lo­gra una in­cor­po­ra­ción la­bo­ral de la mu­jer an­ti­ci­pa­da y el pa­dre ob­tie­ne un víncu­lo con su hi­jo, to­man­do un rol no de apoyo sino que pro­ta­gó­ni­co”.

Fi­nal­men­te, la ex­per­ta des­ta­có que es fun­da­men­tal que los pa­dres com­pa­ti­bi­li­cen tra­ba­jo y crian­za de los hi­jos pa­ra fa­vo­re­cer la igual­dad de gé­ne­ro de las mu­je­res fren­te al tra­ba­jo, ayu­dán­do­las a in­ser­tar­se en el mun­do la­bo­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.