LA CAR­NE DU­RAN­TE ES­TAS FIES­TAS PA­TRIAS

DI­FE­REN­TES FAC­TO­RES afec­tan el es­ta­do en que se man­tie­ne fres­ca y en óp­ti­mas con­di­cio­nes pa­ra ser con­su­mi­da en los asa­dos. En­tre ellos, la tem­pe­ra­tu­ra y la for­ma de des­con­ge­la­mien­to. En­té­re­se acá de cómo mantener su sa­bor y con­sis­ten­cia.

La Cuarta - Solo para Reinas - - NEWS -

El con­su­mo de car­ne au­men­ta más de un 30% du­ran­te sep­tiem­bre, im­pul­sa­do prin­ci­pal­men­te por las ce­le­bra­cio­nes de Fies­tas Pa­trias. Por eso se ha­ce im­por­tan­te re­co­no­cer con­cep­tos erra­dos so­bre la re­fri­ge­ra­ción de la car­ne.

1 ¿Cuán­to pue­de du­rar una car­ne con­ge­la­da?: mu­chos chi­le­nos apro­ve­chan las va­ria­das ofer­tas que ofre­cen los su­per­mer­ca­dos en agos­to pa­ra co­men­zar a com­prar car­nes y em­bu­ti­dos, ne­ce­sa­rios pa­ra dis­fru­tar de un buen asa­do y así evi­tar com­prar a úl­ti­ma ho­ra. Se­gún Ro­dri­go Ló­pez, pro­duct trai­ner de Dae­woo, “sin rom­per la ca­de­na de frío, pue­de lle­gar a du­rar 3 me­ses. Sin em­bar­go, el ex­per­to re­co­mien­da fi­jar­se en las eti­que­tas y te­ner en cuen­ta que los pro­duc­tos se­lla­dos al va­cío du­ran más tiem­po”.

2 Tem­pe­ra­tu­ra ideal: en el ca­so de los em­bu­ti­dos y las car­nes, se re­co­mien­da con­ser­var­las a tem­pe­ra­tu­ra me­dia: “Es­ta es la ideal pa­ra la zo­na de con­ge­la­ción. Si no es la ade­cua­da, pue­de sig­ni­fi­car gran­des pro­ble­mas co­mo la des­com­po­si­ción de los ali­men­tos”,

ex­pli­ca el ex­per­to. 3 Car­ga del Free­zer: son la me­jor op­ción pa­ra con­ge­lar los ali­men­tos, ya que cuen­ta con gran po­ten­cia de re­fri­ge­ra­ción pa­ra mantener la ca­de­na de frío.

4 Tiem­po de des­con­ge­la­mien­to: mu­chos pue­den pen­sar que, al con­ser­var la car­ne, és­ta pue­de per­der sus prin­ci­pa­les pro­pie­da­des co­mo el sa­bor o con­sis­ten­cia. So­bre lo mis­mo, Ló­pez re­co­mien­da des­con­ge­lar a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te, o ba­jar­los al re­fri­ge­ra­dor an­tes de ser lan­za­do a la pa­rri­lla. En ca­so con­tra­rio, su­gie­re el uso de mi­cro­on­das en mo­do des­con­ge­la­mien­to uti­li­zan­do siem­pre co­mo re­fe­ren­cia el pe­so de la car­ne. Un ali­men­to des­con­ge­la­do no pue­de vol­ver al free­zer. Cuan­do se vuel­ve a con­ge­lar un ali­men­to, au­men­ta su con­te­ni­do bac­te­riano.

5 Lim­pie­za y che­queo del re­fri­ge­ra­dor: la lim­pie­za del re­fri­ge­ra­dor es un pun­to im­por­tan­te. “La fal­ta de lim­pie­za pue­de pro­du­cir que las puer­tas no se cie­rren bien, lo que pro­vo­ca una fil­tra­ción de ai­re afec­tan­do di­rec­ta­men­te a la com­po­si­ción de los ali­men­tos”, ase­gu­ra Ló­pez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.