Y SI TU HI­JO ES EL ACO­SA­DOR:

La Cuarta - Vida sana - - CORAZÓN CONTENTO -

Cuan­do los pa­dres de­tec­tan el ca­so, de­ben tra­ba­jar di­rec­ta­men­te con la es­cue­la pa­ra re­sol­ver es­te pro­ble­ma al to­que, ya que nor­mal­men­te el ata'o de una ma­la con­duc­ta sue­le cre­cer co­mo una bo­la de nie­ve. Lo que ja­más de­ben ha­cer los pa­dres del aco­sa­dor es usar la vio­len­cia pa­ra re­pa­rar el pro­ble­ma, sien­do acu­sa­dos de ma­los tra­tos ha­cia su hi­jo. Es­tos con­se­jos pue­den ayu­dar­te a ca­na­li­zar la si­tua­ción ha­cia un la­do po­si­ti­vo:

■ In­ves­ti­ga por qué tu hi­jo es un aco­sa­dor.

■ Ha­bla con los pro­fe­so­res y pí­de­les ayu­da.

■ Es­cu­cha to­das las crí­ti­cas so­bre tu hi­jo.

■ Re­vi­sa las re­la­cio­nes al in­te­rior de la fa­mi­lia y cua­les po­drían es­tar afec­tan­do al ni­ño.

■ Es­ta­ble­ce un ca­nal de co­mu­ni­ca­ción y con­fian­za con tu hi­jo.

■ Los ni­ños ne­ce­si­tan sen­tir que sus pa­dres les es­cu­chan.

■ Co­la­bo­ra con el co­le­gio dan­do se­gui­mien­to al ca­so y re­gis­tran­do las me­jo­ras.

■ Ca­na­li­za la con­duc­ta agre­si­va de tu hi­jo ha­cia al­gún de­por­te o ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­crea­ti­va.

■ Bus­ca apo­yo con pro­fe­sio­na­les de sa­lud men­tal, si­có­lo­gos de co­le­gios, con­sul­to­rios o cen­tros asis­ten­cia­les de sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.