¡POR FIN! Se vie­ne ley pa’ cor­tar el mal­tra­to de una

A fa­vor de pe­ques, lo­los, ta­tas y más

La Cuarta - Vida sana - - CORAZÓN CONTENTO -

El pro­yec­to de ley de mal­tra­to con­tra ni­ños, ni­ñas, ado­les­cen­tes, adul­tos ma­yo­res y per­so­nas en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad es­tá a un pa­so de ver la luz. Tras la apro­ba­ción en el Se­na­do, so­lo nos fal­ta la fir­ma de La Je­fa.

¿Pe­ro cuál se­rá el bri­llo de es­ta ley?. Se­gún Es­te­la Or­tiz, se­cre­ta­ria eje­cu­ti­va del Con­se­jo de la In­fan­cia, con la apro­ba­ción del pro­yec­to “se en­tre­ga un men­sa­je cla­ro a to­da la so­cie­dad en cuan­to a que la vio­len­cia no es acep­ta­ble, en nin­gún lu­gar y ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia y se co­rri­ge un va­cío le­gal res­pec­to de las con­duc­tas de mal­tra­to fue­ra del ám­bi­to in­tra­fa­mi­liar”.

Y pa' que va­ya ca­chan­do, los ca­pe­ru­zos del Con­se­jo ya es­tán desa­rro­llan­do la cam­pa­ña “Un Nue­vo Tra­to con la Ni­ñez. La vio­len­cia no edu­ca, ni sir­ve pa­ra cre­cer. Si po­de­mos ver­la, po­de­mos cam­biar”. A su vez, nos acla­rán la pe­lí­cu­la de la nueva ley, pa­ra po­ner­le har­to ojo:

■ Se elimina la pre­ca­li­fi­ca­ción del de­li­to de mal­tra­to ha­bi­tual en con­tex­to in­tra­fa­mi­liar por par­te de los Tribunales de Fa­mi­lia y se es­ta­ble­ce que es­tos de­li­tos se­rán de ac­ción pe­nal pú­bli­ca sus­cep­ti­ble de ini­ciar­se con una de­nun­cia o de ofi­cio por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

■ Afec­ta­ría tam­bién a los pa­dres, cuan­do es­tos ejer­cie­ran un mal­tra­to re­le­van­te con­tra sus hi­jos.

■ En es­te sen­ti­do afec­ta­ría a tra­ba­ja­do­res de ca­sa par­ti­cu­lar, pro­fe­so­res, edu­ca­do­ras de pár­vu­los, cui­da­do­res en ca­sas de an­cia­nos y cen­tros de pro­tec­ción y per­so­nal hos­pi­ta­la­rio que pu­die­sen ejer­cer vio­len­cia con­tra per­so­nas vul­ne­ra­bles. Ser­gio Ma­ra­bo­li Tri­vi­ño/Re­pre­sen­tan­te Sal­va­dor Car­mo­na/Je­fe

■ El juez po­drá es­ta­ble­cer co­mo pe­na ac­ce­so­ria la asis­ten­cia a pro­gra­mas de reha­bi­li­ta­ción pa­ra mal­tra­ta­do­res o el cum­pli­mien­to de ser­vi­cios co­mu­ni­ta­rios, sin per­jui­cio de me­di­das de pro­tec­ción, co­mo la prohi­bi­ción de acer­car­se a la víc­ti­ma u otras si­mi­la­res.

■ Pa­ra que la in­ha­bi­li­dad sea efec­ti­va, exis­ti­rá un re­gis­tro de con­de­na­dos por mal­tra­to que po­drá ser con­sul­ta­do. Así se bus­ca evi­tar la re­in­ci­den­cia de es­tas per­so­nas. Ro­dri­go Errá­zu­riz R./Edi­tor Eduar­do Ur­tu­bia/Edi­tor Mau­ri­cio Mar­tí­nez/ Pa­tri­cio Le­pin O./Edi­tor Clau­dia Fer­nán­dez/Di­se­ño: Equi­po de Di­se­ño La Cuar­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.