Claves

La Cuarta - Vida sana - - CORAZÓN CONTENTO -

■ Es­ta en­fer­me­dad se pro­du­ce por­que al dor­mir se re­la­ja la mus­cu­la­tu­ra en ge­ne­ral, in­clui­da la zo­na fa­rín­gea.

■ Es­ta re­la­ja­ción pro­du­ce es­tre­cha­mien­to de las vías res­pi­ra­to­rias su­pe­rio­res has­ta obs­truir­las. En ese mo­men­to exis­te un ce­se del flu­jo de ai­re pro­vo­cán­do­se la ap­nea.

■ La obs­truc­ción ocu­rre en aque­llas per­so­nas que tie­nen una vía aé­rea al­ta es­tre­cha, de las cua­les la prin­ci­pal cau­sa es la obe­si­dad.

■ Tam­bién ocu­rre en quie­nes tie­nen el men­tón más atrás que el plano an­te­rior de los ma­xi­la­res su­pe­rio­res. Es­to se de­no­mi­na re­trog­na­tia.

■ Al obs­truir­se el flu­jo de ai­re, no lle­ga oxí­geno a la san­gre. Es­to pro­vo­ca a ni­vel ce­re­bral una hi­po­xia, que lle­va al in­di­vi­duo de eta­pas pro­fun­das de sue­ño a eta­pas más su­per­ficia­les, con lo que au­men­ta el tono mus­cu­lar des­obs­tru­yen­do la vía aé­rea.

■ Con es­to, el pa­cien­te vuel­ve a res­pi­rar, sube su ni­vel de oxí­geno en la san­gre, has­ta que cae nue­va­men­te a eta­pas pro­fun­das de sue­ño, se vuel­ve a re­la­jar la mus­cu­la­tu­ra y se pro­du­ce una nueva ap­nea. Así, es­te ci­clo se re­pi­te mu­chas ve­ces por ho­ra de sue­ño.

■ Ade­más de la obe­si­dad y la re­trog­na­tia, tam­bién son cau­sa de es­ta pa­to­lo­gía, los pó­li­pos na­sa­les, ade­noi­des y amíg­da­las de gran ta­ma­ño.

■ La po­si­ción en que se duer­me tam­bién fa­vo­re­ce las ap­neas, prin­ci­pal­men­te el dor­mir bo­ca arri­ba. ■ El prin­ci­pal exa­men es la po­li­som­no­gra­fía, que se rea­li­za en la­bo­ra­to­rio de sue­ño don­de el pa­cien­te de­be dor­mir por una no­che. ■ Cuan­do el cua­dro clínico es muy evi­den­te, se pue­de usar la po­li­gra­fía res­pi­ra­to­ria, que se rea­li­za ha­bi­tual­men­te con el pa­cien­te dur­mien­do en su do­mi­ci­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.