¿Y si des­pier­ta llo­ran­do?

La Cuarta - Vida sana - - CORAZÓN CONTENTO -

■ Abrá­za­lo y de­dí­ca­le unas pa­la­bras de con­sue­lo, co­mo “ya pa­só, ya pa­só”, que le ayu­den a rom­per el víncu­lo en­tre lo real y lo irreal.

■ Es­cu­char lo que él quie­ra con­tar del epi­so­dio, no en­trar en de­ma­sia­do de­ta­lle.

■ Qué­da­te con él has­ta que se cal­me.

■ Cuan­do sal­gas de su cuar­to, de­ja la luz del pa­si­llo en­cen­di­da. Le ha­rá sen­tir­se más “acom­pa­ña­do”.

■ Al día si­guien­te pre­gún­ta­le qué le pa­só. Así le ha­ces re­vi­vir la pe­sa­di­lla des­de la se­gu­ri­dad de es­tar des­pier­to y a tu la­do.

■ Pro­cu­re con­ver­sar el te­ma en un am­bien­te lú­di­co.

■ Tam­bién pue­des pe­dir­le que al con­tar­lo la aso­cie con una pa­la­bra que la ale­je de él, co­mo “ve­te pa­ra siem­pre”.

■ Las pe­sa­di­llas sue­len des­apa­re­cer con el tiem­po. Pe­ro si con­ti­núan, con­sul­te a su mé­di­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.