¿ QUÉ ON­DA

CON EL CONEJITO DE PAS­CUA?

La Cuarta - Vida sana - - CORAZÓN CONTENTO -

En es­tas fe­chas, he­mos im­pul­sa­do la idea que exis­te un conejito que an­da con una ca­nas­ta lle­na de hue­vi­tos de Pas­cua y los de­ja es­con­di­dos en al­gu­nos rin­co­nes de la ca­sa. Es así co­mo el do­min­go que vie­ne al­gu­nos pe­ques se le­van­ta­rán tem­pra­ni­to a bus­car es­tos hue­vos pa­ra lue­go sa­bo­rear­los.

“Aun­que su ori­gen no es­tá bien de­fi­ni­do, la elec­ción del co­ne­jo tie­ne que ver con su ca­pa­ci­dad de pro­crea­ción, co­mo sím­bo­lo de fer­ti­li­dad, don­de an­tes de Cris­to era aso­cia­do con la Dio­sa Fe­ni­cia As­tar­té, a quien ade­más es­ta­ba de­di­ca­do el mes de abril”, nos cuen­ta Ale­jan­dra Es­pi­no­sa Díaz, si­có­lo­ga del Cen­tro de Sa­lud Fa­mi­liar Las Mer­ce­des, de­pen­dien­te del Ser­vi­cio Sa­lud Me­tro­po­li­tano Cen­tral.

La si­có­lo­ga tam­bien re­la­ta que “en men­ción a esa dio­sa es que en al­gu­nos paí­ses cen­troeu­ro­peos a la fes­ti­vi­dad de Pas­cua se le de­no­mi­na `Eas­ter'”.

Por su par­te, “en el cris­tia­nis­mo la le­yen­da di­ce que cuan­do Je­sús fue se­pul­ta­do, en la cue­va ha­bía un co­ne­jo que ob­ser­vó to­da la tris­te­za de la gen­te por la par­ti­da de Je­sús y cuan­do Je­sús re­su­ci­tó el conejito con­ti­nua­ba ahí. Al ver es­to com­pren­dió que Je­sús era el hi­jo de Dios y sa­lió a con­tar­le a la gen­te lo su­ce­di­do, pe­ro co­mo no po­día ha­blar se le ocu­rrió que si lle­va­ba un hue­vo pin­ta­do ellos en­ten­de­rían el men­sa­je de vi­da y ale­gría. Des­de en­ton­ces, se­gún la le­yen­da, el co­ne­jo sa­le ca­da do­min­go de pas­cua a de­jar hue­vos de co­lo­res en to­das las ca­sas, pa­ra re­cor­dar al mun­do que Je­sús re­su­ci­tó y que hay que vi­vir ale­gres”.

Pa­ra la es­pe­cia­lis­ta, “mi­ra­do des­de es­ta pers­pec­ti­va, el con­ver­sar del Conejito de Pas­cua no es men­tir­les a los ni­ños sino más bien se­guir una tra­di­ción, le­yen­da o mi­to que vie­ne des­de nues­tros an­te­pa­sa­dos. Lo im­por­tan­te es dar­le el sen­ti­do de acuer­do a nues­tras creen­cias pa­ra que cuan­do el ni­ño crez­ca en­tien­da que la le­yen­da es una his­to­ria lle­na de ima­gi­na­ción y ma­gia que se ha ido man­te­nien­do en el tiem­po”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.