CLA­VES

La Cuarta - Vida sana - - CORAZÓN CONTENTO -

1 Pa­ra los ni­ños pe­que­ños, en­tre los 3 y 6 años, su ma­ne­ra de ver las co­sas y la reali­dad es muy fan­ta­sio­sa.

2 Per­ci­ben el mun­do que los ro­dea en fun­ción de sus pro­pios in­tere­ses de acuer­do a lo que les lla­ma la aten­ción y lo que ac­ti­va su ima­gi­na­ción.

3 Su ima­gi­na­ción es crea­ti­va e ines­pe­ra­da, una sim­ple toa­lla pue­de con­ver­tir­se en una ca­pa de un gran su­per­hé­roe.

4 Es­ta ma­ne­ra es­pe­cial de ver el mun­do que tie­nen los ni­ños y ni­ñas de es­ta edad es lo que se de­no­mi­na “pen­sa­mien­to má­gi­co”. Creen que lo im­po­si­ble es po­si­ble.

5 Con­fun­den lo que desea­rían que su­ce­die­ra con lo que pue­de su­ce­der, por­que aún no sa­ben dis­tin­guir en­tre lo real y lo fan­tás­ti­co.

6 Pen­san­do en el ti­po de pen­sa­mien­to que desa­rro­lla el ni­ño en es­ta eta­pa es que es muy com­pren­si­ble que se ilu­sio­nen tan­to con per­so­na­jes co­mo el Conejito de Pas­cua, ya que fan­ta­sean con la idea de que pa­sa­rá por la ca­sa y les de­ja­rá mu­chos hue­vi­tos y lo vi­ven co­mo al­go real.

7 En es­te sen­ti­do no es que sea bueno o ma­lo que los ni­ños crean en es­te per­so­na­je, sino que tie­ne que ver con la for­ma de có­mo ca­da pa­dre le va plan­tean­do es­ta his­to­ria.

8 Im­por­ta có­mo la va acer­can­do a las creen­cias fa­mi­lia­res de ma­ne­ra que, en la me­di­da que el ni­ño va­ya cre­cien­do y va­ya des­apa­re­cien­do la fan­ta­sía del Co­ne­jo de Pas­cua, sea ca­paz de en­ten­der que la im­por­tan­cia del co­ne­jo no es su exis­ten­cia fí­si­ca sino el sen­ti­do que lle­va la ac­ción.

9 Un ejem­plo es cuan­do cier­tas fa­mi­lias buscan ce­le­brar la re­su­rrec­ción de Cris­to con un ges­to de ale­gría y amor que es lo que sim­bo­li­za el “re­ga­lo” que son los hue­vi­tos de cho­co­la­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.