CON EL CHO­QUE ANAFILÁCTICO?

La Cuarta - Vida sana - - PORTADA -

Si al­gu­na vez ha es­cu­cha­do so­bre el cho­que anafiláctico pe­ro no ca­cha de lo que se tra­ta, aquí le di­si­pa­mos la du­da. Se­gún Clau­dio Le­ca­ros, en­fer­me­ro su­per­vi­sor del Cen­tro Re­gu­la­dor SA­MU Me­tro­po­li­tano, “es una reac­ción alér­gi­ca que pue­de ser cau­sa­da por nu­me­ro­sos alér­ge­nos, los ali­men­tos o de­ter­mi­nas to­xi­nas”. Pa­ra el ca­pe­ru­zo, “cuan­do hay una se­ve­ra reac­ción anafi­lác­ti­ca, se pro­du­ce una ba­ja de la pre­sión ar­te­rial, lo que po­ne en ries­go la vida de la per­so­na que su­fre el shock”. A su vez, acla­ra que “una reac­ción alér­gi­ca se pro­du­ce cuan­do las cé­lu­las y te­ji­dos del cuer­po li­be­ran his­ta­mi­na. La his­ta­mi­na es una sus­tan­cia quí­mi­ca que es im­por­tan­te pa­ra nues­tro bie­nes­tar ya que cuan­do una par­tí­cu­la ex­tra­ña en­tra en nues­tro cuer­po, nues­tro sistema in­mu­no­ló­gi­co pro­du­ce his­ta­mi­na pa­ra li­brar­se de ella”. Es im­por­tan­te ca­char que el cho­que anafiláctico es una si­tua­ción de ries­go vi­tal in­mi­nen­te. Por ello, si hay sos­pe­cha de que al­guien es­tá su­frien­do es­te acha­que, se de­be lla­mar de in­me­dia­to al nú­me­ro de emer­gen­cias 131 pa­ra ser asis­ti­do o en su de­fec­to, tras­la­dar a la per­so­na al cen­tro de ur­gen­cias más cer­cano a su ca­si­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.