Con­se­jos pa­ra ha­blar del te­mi­ta

La Cuarta - Vida sana - - CORAZÓN CONTENTO -

Cuan­do us­ted quie­ra ha­blar con sus hi­jos so­bre el tras­torno ali­men­ta­rio, pre­pa­re lo que quie­ra de­cir. No cul­pe ni juz­gue. Con­cén­tre­se en có­mo se sien­ten. Man­ten­ga la cal­ma.

Es­té pre­para­do pa­ra re­ci­bir una res­pues­ta ne­ga­ti­va.

Apren­da lo más po­si­ble acer­ca de los tras­tor­nos ali­men­ta­rios pa' ca­char lo que es­tá pa­san­do.

En­tre­gue ca­ri­ño y dí­ga­le que siem­pre es­ta­rá allí pa­ra ellos.

Evi­te ha­blar de su apa­rien­cia, aun­que se en­tien­da co­mo un cum­pli­do. Tra­te de cons­truir su con­fian­za en otras for­mas, co­mo ala­bar­los por ser re­fle­xi­vos o fe­li­ci­tar­los por un lo­gro en el co­le­gio.

Evi­te ha­blar so­bre las die­tas de otras per­so­nas o pro­ble­mas de pe­so.

Ha­ble con ellos so­bre la ayu­da pro­fe­sio­nal dis­po­ni­ble.

Ha­ble po­si­ti­va­men­te de las ac­ti­vi­da­des cho­ras que no in­vo­lu­cran co­mi­da, co­mo pa­sa­tiem­pos y fies­to­cas.

No se sien­ta he­ri­do si no se abren a us­ted de una. Es­to se de­be a que es una en­fer­me­dad y no a la re­la­ción con us­ted.

Pre­gún­te­les qué pue­de ha­cer pa­ra ayu­dar.

Tra­te de ser ho­nes­to acer­ca de sus pro­pios sen­ti­mien­tos.

Tra­te de ser pa­cien­te y es­cu­char lo que es­tán tra­tan­do de de­cir.

Sea un mo­de­lo a se­guir al co­mer una die­ta ba­lan­cea­da y ha­cer ejer­ci­cio.

Su ni­ño pue­de pa­re­cer enoja­do y agre­si­vo, pe­ro cache que en reali­dad pue­de sen­tir­se te­me­ro­so e in­se­gu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.