Tec­no­lo­gía com­ba­te posibles efec­tos can­ce­rí­ge­nos de ce­lu­la­res

La Cuarta - Vida sana - - CORAZÓN CONTENTO -

El cuer­po hu­mano, co­mo tam­bién la na­tu­ra­le­za, tra­ba­jan con os­ci­la­cio­nes elec­tro­mag­né­ti­cas que son si­mi­la­res a las fre­cuen­cias pro­du­ci­das por las ac­tua­les tec­no­lo­gías pa­ra las co­mu­ni­ca­cio­nes, co­mo ce­lu­la­res, an­te­nas de te­le­fo­nía mó­vil, Blue­tooth y equi­pos de ra­dio y te­le­vi­sión.

Se­gún una en­cues­ta de la Uro­pas, el 14% de la po­bla­ción es­tá preo­cu­pa­da por la ra­dia­ción que re­ci­be su cuer­po al usar es­tos apa­ra­tos y es­ta­rían de acuer­do en usar un pro­duc­to que los pro­te­gie­ra.

La cien­tí­fi­ca nor­tea­me­ri­ca­na De­vra Da­vis, epi­de­mió­lo­ga y to­xi­có­lo­ga, ha­bló so­bre los pe­li­gros de los ra­yos x y sus con­se­cuen­cias des­pués de 30, 40 y 50 años. Res­pec­to de los ce­lu­la­res, re­co­men­dó no usar­los en cier­tas par­tes del cuer­po que son cla­ve pa­ra nues­tro fun­cio­na­mien­to, co­mo guar­dar­lo en el bol­si­llo del pan­ta­lón, cerca del co­ra­zón o cuan­do con­tes­ta­mos di­rec­ta­men­te en el oí­do. Pa­ra evi­tar la po­si­bi­li­dad de con­traer cán­cer pro­po­ne usar ma­nos li­bres o al­ta voz. El ot­to Ale­xan­der Bliz, que re­si­de en Chi­le ha­ce 30 años, trae una in­no­va­ción que bo­rra el po­ten­cial ne­ga­ti­vo pa­ra la fun­ción me­ta­bó­li­ca del ser hu­mano y lo trans­for­ma en un pa­trón de fre­cuen­cia na­tu­ral al­re­de­dor del cuer­po. Se tra­ta de Re­lo­cell, don­de los usua­rios de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les y equi­pos elec­tró­ni­cos que­dan in­mu­nes del cam­po elec­tro­mag­né­ti­co y su ra­dia­ción, cui­dan­do la sa­lud an­te la po­si­bi­li­dad de con­traer cán­cer.

Pa­ra usar­lo so­lo de­be ad­he­rir el Re­lo­cell a la par­te in­te­rior de su ce­lu­lar (car­ca­sa de la ba­te­ría) o por fue­ra. Pa­ra más in­fo sa­pee www.re­lo­cell.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.