PASEMOS

unas fies­tas se­gu­ras: si chu­pa no ma­ne­je

La Cuarta - Vida sana - - CORAZÓN CONTENTO -

El con­su­mo de co­pe­te es to­tal­men­te in­com­pa­ti­ble con una con­duc­ción se­gu­ra. “Los efec­tos en el or­ga­nis­mo tras haber be­bi­do al­cohol son in­me­dia­tos y es­tán com­pro­ba­dos, con­vir­tién­do­lo en un gra­ví­si­mo ries­go pa­ra el con­duc­tor, sus acom­pa­ñan­tes, pea­to­nes y otros con­duc­to­res”, ad­vier­te el doc­tor Ser­gio Sán­chez, director del Hos­pi­tal de Ur­gen­cia Asis­ten­cia Pú­bli­ca.

Pa­ra el es­pe­cia­lis­ta, “con­du­cir im­pli­ca una gran res­pon­sa­bi­li­dad y re­quie­re es­tar con­cen­tra­do y aler­ta a las con­di­cio­nes del trán­si­to. El al­cohol afec­ta nues­tras ca­pa­ci­da­des, po­nien­do en ries­go la vi­da pro­pia y de los de­más, tan­to den­tro co­mo fue­ra del vehícu­lo”.

La ley hoy es más es­tric­ta con los con­duc­to­res y el con­su­mo de co­pe­te, ba­jan­do los gra­mos de al­cohol per­mi­ti­dos en la san­gre pa­ra ma­ne­jar y au­men­tan­do las san­cio­nes re­la­ti­vas a la sus­pen­sión de la li­cen­cia de con­du­cir:

Ba­jo la in­fluen­cia del al­cohol: un con­duc­tor que tie­ne más de 0,3 y me­nos de 0,8 gra­mos de al­cohol por li­tro de san­gre, se en­cuen­tra ba­jo la in­fluen­cia del al­cohol. Un ti­po en es­ta con­di­ción au­men­ta al do­ble el ries­go de su­frir un ac­ci­den­te.

Es­ta­do de ebrie­dad: un pajarón que tie­ne más de 0,8 gra­mos de al­cohol por li­tro de san­gre, se en­cuen­tra en es­ta­do de ebrie­dad. Un pe­ri­co en es­ta con­di­ción au­men­ta en cin­co ve­ces el ries­go de su­frir un ac­ci­den­te.

Por es­to, la re­co­men­da­ción es que si chu­pó, lo me­jor es de­jar el to­co es­ta­cio­na­do. “No de­ben ser las mul­tas o penas de cár­cel las que ha­gan pen­sar en que lo co­rrec­to es no be­ber si ma­ne­jas, si no só­lo la po­si­bi­li­dad de po­ner en ries­go tu vi­da y la de los de­más”, se­ña­la el doc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.