A TO­MAR EN CUEN­TA

La Cuarta - Vida sana - - CORAZÓN CONTENTO -

Más que te­ner una re­gla ge­ne­ral de cuán­to se pue­de be­ber de cier­tos tra­gos, hay que te­ner en cuen­ta va­rios fac­to­res, por­que la mis­ma can­ti­dad de al­cohol afec­ta de dis­tin­ta for­ma a las per­so­nas se­gún:

La can­ti­dad de al­cohol que se ha­ya in­ge­ri­do jun­to a la gra­dua­ción al­cohó­li­ca de la be­bi­da con­su­mi­da.

In­flu­ye el pe­so. Pa­ra un mis­mo tra­go, a me­nor pe­so cor­po­ral de la per­so­na, ma­yor se­rá la can­ti­dad de al­cohol en la san­gre.

El se­xo tam­bién in­flu­ye. Es­tá com­pro­ba­do que una mu­jer, aun­que pe­se lo mis­mo que un hom­bre y ha­yan be­bi­do am­bos la mis­ma can­ti­dad de al­cohol, con la mis­ma gra­dua­ción, da­rá una ma­yor ta­sa de al­cohol.

El me­ta­bo­lis­mo o va­ria­bi­li­dad in­di­vi­dual, que es el pro­ce­so en el cual el cuer­po se li­be­ra del al­cohol. Pue­de que dos per­so­nas del mis­mo se­xo, pe­so y que be­bie­ron la mis­ma can­ti­dad, ob­ten­gan ta­sas de al­coho­le­mia di­fe­ren­tes, de­bi­do a que no to­das las per­so­nas me­ta­bo­li­zan a la mis­ma ve­lo­ci­dad el al­cohol.

El tiem­po es otro fac­tor. La ta­sa de al­cohol en la san­gre apa­re­ce a los 5 mi­nu­tos, al­can­za su peak en­tre los 30 y 90 mi­nu­tos y tar­da en des­apa­re­cer va­rias ho­ras. La má­xi­ma con­cen­tra­ción se pue­de al­can­zar en po­co tiem­po si se chu­pa muy rá­pi­do. En cam­bio si es len­te­ja pa' be­ber o se de­ja pa­sar tiem­po en­tre tra­gos, el cuer­po eli­mi­na­ra al­go de al­cohol an­tes de re­ci­bir más. La ta­sa de al­cohol ade­más dis­mi­nu­ye más len­ta­men­te por la no­che, en es­pe­cial en las ho­ras en las que acos­tum­bra­mos a que­dar ze­tas.

Ali­men­to in­ge­ri­do: La con­cen­tra­ción de al­cohol en la san­gre va­ría se­gún lo mu­cho o po­co que se co­ma an­tes o mien­tras se chu­pa. Si se in­gie­re más co­mi­da o más be­bi­das no al­cohó­li­cas la ab­sor­ción del al­cohol que pa­sa del es­tó­ma­go a la san­gre es más len­ta, por lo tan­to, la ta­sa má­xi­ma de al­cohol en la san­gre se da­rá pos­te­rior­men­te.

Edad y ex­pe­rien­cia en la con­duc­ción: Las per­so­nas me­no­res de 18 años y ma­yo­res de 65 años per­ci­ben con ma­yor in­ten­si­dad los efec­tos del al­cohol en la san­gre. Y pa­ra los con­duc­to­res prin­ci­pian­tes, los efec­tos del al­cohol son más pe­li­gro­sos aún, de­bi­do a que to­da­vía no au­to­ma­ti­zan muchos mo­vi­mien­tos ne­ce­sa­rios pa­ra con­du­cir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.