A CUIDARSE de los ata­ques ce­re­bro­vas­cu­la­res

La Cuarta - Vida sana - - PORTADA -

En Chi­le, las en­fer­me­da­des ce­re­bro vas­cu­la­res son la prin­ci­pal cau­sa de muer­te, con más de 9.000 muer­tes anua­les, lo que equi­va­le a una por ho­ra. Ade­más, son la se­gun­da cau­sa de mor­ta­li­dad pre­ma­tu­ra, con más de 2.300 de­fun­cio­nes en per­so­nas en­tre 30 y 69 años y la pri­me­ra cau­sa de muer­te pre­ma­tu­ra en ma­yo­res de 74 años. Lo peor es que anual­men­te hay más de 24.900 nue­vos ata­ques ce­re­bro­vas­cu­lar (ACV), es de­cir, te­ne­mos cer­ca de 70 ca­sos dia­rios.

An­te ello, el doc­tor Ir­ving San­tos, neu­ró­lo­go del Hos­pi­tal de Ur­gen­cia Asis­ten­cia Pú­bli­ca y del hos­pi­tal Car­los van Bu­ren nos en­tre­ga in­for­ma­ción cla­ve pa­ra te­ner en cuen­ta. una ar­te­ria ce­re­bral se rom­pe, pro­du­cién­do­se un de­rra­me ce­re­bral (ACV he­mo­rrá­gi­co).

La gran ma­yo­ría de los ca­sos (80%) co­rres­pon­den a ACV is­qué­mi­co, lo cual produce que una par­te del ce­re­bro que­de sin irri­ga­ción su­fi­cien­te, lo que ter­mi­na pro­du­cien­do un in­far­to ce­re­bral.

Por ca­da minuto que un gran va­so ce­re­bral per­ma­ne­ce ta­pa­do, mue­ren 2 mi­llo­nes de neu­ro­nas.

Exis­ten va­rios tra­ta­mien­tos dis­po­ni­bles pa­ra el ACV is­qué­mi­co, sien­do la trom­bo­li­sis el tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co más efi­caz. Con­sis­te en la ad­mi­nis­tra­ción por vía in­tra­ve­no­sa de un fár­ma­co fi­bri­no­lí­ti­co, el cual tie­ne por fi­na­li­dad di­sol­ver el trom­bo, res­ta­ble­cer el flu­jo san­guí­neo ce­re­bral y sal­var de la muer­te neu­ro­nal a una par­te del te­rri­to­rio ce­re­bral que se en­con­tra­ba en ries­go.

El gran pro­ble­ma es que, des­de que se ini­cian los sín­to­mas, dis­po­ne­mos so­lo de 4 ho­ras y me­dia pa­ra que la trom­bo­li­sis pue­da ser efec­ti­va.

Si nos pa­sa­mos de ese pla­zo, el tra­ta­mien­to no so­la­men­te re­sul­ta in­efi­caz, sino que pue­de ser muy pe­li­gro­so, ya que se pue­de producir una com­pli­ca­ción de­no­mi­na­da trans­for­ma­ción he­mo­rrá­gi­ca.

Los sín­to­mas de un ACV is­qué­mi­co son muy si­mi­la­res a los de un ACV he­mo­rrá­gi­co, por lo que pa­ra con­fir­mar el diag­nós­ti­co de ACV is­qué­mi­co y po­der ofre­cer la trom­bo­li­sis se re­quie­re di­fe­ren­ciar­lo, lo cual es po­si­ble ha­cer me­dian­te neu­ro­imá­ge­nes, como el TAC (scan­ner) ce­re­bral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.