con las aler­gias ali­men­ta­rias en ni­ños

La Cuarta - Vida sana - - CUIDADO -

Cer­ca de un 5,5 por cien­to de la po­bla­ción in­fan­til pue­de pa­de­cer al­gún ti­po de aler­gia ali­men­ta­ria, y los prin­ci­pa­les cau­san­tes de ella son los ali­men­tos pro­ce­den­tes de la le­che, la fru­ta, el hue­vo, el pes­ca­do, los fru­tos se­cos y el tri­go, se­gún cifras en­tre­ga­das por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud.

Se­gún Da­nie­la Gó­mez, nu­tri­cio­nis­ta de Pun­to de Nu­tri­ción, al­gu­nos de los sín­to­mas pa­ra de­tec­tar si un me­nor tie­ne al­gu­na aler­gia o in­to­le­ran­cia a al­gún ali­men­to es:

“Yo les re­co­mien­do a los pa­dres una ali­men­ta­ción con­tro­la­da en los pri­me­ros me­ses de vi­da, don­de la lac­tan­cia es fun­da­men­tal du­ran­te los seis me­ses de vi­da, ya que es cla­ve pa­ra evi­tar es­tas aler­gias que se desa­rro­llan en eda­des pos­te­rio­res. Es­te con­trol vie­ne da­do prin­ci­pal­men­te con aque­llos ali­men­tos ri­cos en pro­teí­nas que se aso­cian a un ma­yor ries­go de su­frir aler­gias ali­men­ta­rias. Es­to es por­que las pro­teí­nas son más sus­cep­ti­bles de pro­vo­car una reac­ción in­mu­ne y pro­duc­ción de an­ti­cuer­pos”, co­men­ta la nu­tri­cio­nis­ta.

Ade­más, pa­ra la es­pe­cia­lis­ta, exis­ten pau­tas de ali­men­ta­ción equi­li­bra­da pa­ra pre­ve­nir las aler­gias ali­men­ta­rias y que tam­bién se ri­gen por la Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Agri­cul­tu­ra y Ali­men­ta­ción (FAO): “Es muy im­por­tan­te que el pe­rio­do de lac­tan­cia ma­ter­na sea ex­clu­si­va des­de el na­ci­mien­to has­ta los 4 – 6 me­ses y, mien­tras más tiem­po, es mu­cho me­jor. Lue­go de la in­cor­po­ra­ción de ali­men­tos de­ben ser uno a uno. Re­co­mien­do co­men­zar con fru­tas co­mo plá­tano, man­za­na y pe­ra, por­que los ni­ños acep­tan me­jor el sa­bor, ya que pre­fie­ren pri­me­ro lo dul­ce an­tes que lo sa­la­do. Lue­go se­guir con las ver­du­ras co­mo za­pa­llo ama­ri­llo, pa­pa, za­naho­ria y es­pi­na­ca. To­do co­ci­do y sin aña­dir sal, con­di­men­tos ni en­dul­zan­tes”.

La pro­fe­sio­nal tam­bién acon­se­ja a los pa­dres de ni­ños que ya su­fren de al­gu­na aler­gia ali­men­ta­ria que “lo me­jor es re­ti­rar­le ese ali­men­to, pues­to que al ser tan pe­que­ño pue­de ser pe­li­gro­so y no se pue­de to­mar otra me­di­da. Exis­te la po­si­bi­li­dad que cuan­do va­yan cre­cien­do va­yan to­le­ran­do de me­jor for­ma el ali­men­to, pe­ro pa­ra eso de­ben ir a un nu­tri­cio­nis­ta o doc­tor pa­ra ver la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar un exa­men e in­cor­po­rar el ali­men­to de a po­co”.

Ade­más, la nu­tri­cio­nis­ta re­co­mien­da siem­pre acu­dir a un es­pe­cia­lis­ta y es­tar aten­tos a reac­cio­nes alér­gi­cas.

La hin­cha­zón, es­pe­cial­men­te cer­ca de la bo­ca. Di­fi­cul­tad al tra­gar. Do­lor ab­do­mi­nal. Có­li­cos.

Dia­rrea.

Náu­seas y vó­mi­tos.

Por el la­do de las ma­ni­fes­ta­cio­nes cu­tá­neas, el ni­ño pue­de co­men­zar con:

Apa­ri­ción de ur­ti­ca­ria lo­cal o ge­ne­ra­li­za­da.

Eri­te­ma o ha­bo­nes en la piel. Der­ma­ti­tis.

Y, por par­te del sis­te­ma res­pi­ra­to­rio, pue­de apa­re­cer: As­ma.

Re­ni­tis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.