Le ley de la Peni: ¡El que pe­ga más fuer­te, man­da!

De­ta­lles de có­mo ope­ran las ban­das que ar­man san­grien­tas ba­ta­llas en la cár­cel más an­ti­gua de Chi­le

La Cuarta - - PAÍS - SEIGI MI­RAN­DA @la­cuar­ta_ seigi www.la­cuar­ta.com

Amon­to­na­dos y con un ai­re que olía a san­gre fres­ca, los reos del pa­si­llo 9 de la ex Peni de San­tia­go es­pe­ra­ban su sa­li­da al óva­lo, el pa­sa­do 26 de sep­tiem­bre. Bas­ta­ron un par de se­gun­dos para que lo que se per­ci­bía en el am­bien­te se trans­for­ma­ra en un te­rro­rí­fi­co epi­so­dio de nues­tro pre­ca­rio sis­te­ma car­ce­la­rio.

Se po­dría de­cir que en la cana más an­ti­gua de Chi­le im­pe­ra la “ley de la sel­va”, pe­ro ese con­cep­to que­da cor­to por­que la “ley de la cár­cel” es más brí­gi­da, y ahí el que no se ba­ja los pan­ta­lo­nes an­te un ri­val más brí­gi­do ter­mi­na en el hos­pi­tal o en el ce­men­te­rio.

Según fuen­tes de Gen­dar­me­ría, la cau­sa de la úl­ti­ma mo­cha es que ha­ce ra­to dos ban­das pro­ve­nien­tes de Pe­ña­lo­lén (hay tres im­por­tan­tes) se la te­nían pro­me­ti­da, pues uno de los pi­ños po­seía el do­mi­nio y prohi­bía que el otro sa­lie­ra al pa­tio.

Ese día, pa­sa­da las 14 ho­ras, fue el mo­men­to que los gru­pos es­co­gie­ron para me­dir sus fuer­zas. En to­tal fue­ron más de 30 los reos que par­ti­ci­pa­ron en una sangrienta lu­cha, que ter­mi­nó con dos muer­tos y 20 he­ri­dos.

Emer­son Or­te­ga Hue­nuán (28) fa­lle­ció en el re­cin­to car­ce­la­rio, mien­tras que Cris­tián Arria­ga­da Cau­llé (29) lo hi­zo cuan­do era aten­di­do en el hos­pi­tal Ba­rros Lu­co.

Tras ese ca­pí­tu­lo de ho­rror, fun­cio­na­rios de la PDI in­cau­ta­ron más de 70 ar­mas cor­to­pun­zan­tes he­chi­zas que fue­ron pre­via­men­te re­qui­sa­dos por Gen­dar­me­ría. Al­gu­nas de ellas aún en­san­gren­ta­das, in­for­mó la po­li­cía.

Has­ta aho­ra la Fis­ca­lía Me­tro­po­li­ta­na Cen­tro Nor­te só­lo ha for­ma­li­za­do al in­terno, Die­go Pa­ra­da Ma­rín (23), por ho­mi­ci­dio sim­ple en la es­pe­luz­nan­te gres­ca. Él ha­bría si­do el car­ni­ce­ro que ata­có con

un es­to­que a am­bas víc­ti­mas.

NO DA PARA MÁS

La ex Pe­ni­ten­cia­ria de San­tia­go, hoy CDP San­tia­go Sur, fue inau­gu­ra­da ha­ce 200 años para 500 reos. “Se tra­ta de un sis­te­ma ins­pi­ra­do en la ex­pe­rien­cia fran­ce­sa y es­ta­dou­ni­den­se, con reos de esa épo­ca”, se­ña­ló Joe Gon­zá­lez, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Sub­ofi­cia­les y Gen­dar­mes, An­sog.

Agre­gó que la es­truc­tu­ra pa­ra­nóp­ti­ca de la Peni (en

don­de des­de una to­rre se pue­de ver a to­dos los pre­sos), con­tem­pla di­ver­sos pa­tios dis­tri­bui­dos en for­ma cir­cu­lar en torno a un óva­lo al que se lle­ga por 12 ca­lles.

“Es­te ti­po de dis­tri­bu­ción es fa­tal para el con­trol de la po­bla­ción pe­nal y para la se­gu­ri­dad de fun­cio­na­rios y otros pro­fe­sio­na­les re­la­cio­na­dos con ellos”, ex­pli­có Gon­zá­lez.

“El CDP ne­ce­si­ta ur­gen­te se­gre­gar a su po­bla­ción por de­li­to, pe­li­gro­si­dad y años de con­de­na”, agre­gó.

Por su par­te, el di­re na­cio­nal de Gen­dar­me­ría, Jai­me Rojas, di­jo a la pren­sa que tra­ba­jan en un plan na­cio­nal de in­fra­es­truc­tu­ra que es­ta­ría lis­to en di­ciem­bre y que bus­ca ter­mi­nar con los dra­mas de ha­ci­na­mien­to. Una de las op­cio­nes se­ría el cie­rre de es­ta cár­cel.

Lo li­qui­da­ron con só­lo 27 años Emer­son Or­te­ga fa­lle­ció en el cen­tro mé­di­co de la cana en la úl­ti­ma gran pe­lea. Re­sis­tió y mu­rió en el hos­pi­tal Cris­tián Arria­ga­da (29) tam­bién mu­rió en la úl­ti­ma mo­cha, pe­ro al­can­zó a lle­gar al Ba­rros Lu­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.