“Agra­de­ció” con un gra­fi­ti hos­pi­ta­li­dad de los ver­des

Tras ser de­ja­do en li­ber­tad, ar­tis­ta de bo­ti­lle­ría rayó el fron­tis de la co­mi­sa­ría

La Cuarta - - CRÓNICA -

Es­tán de mo­da los pros­pec­tos de ar­tis­tas que, con ar­gu­men­tos de fi­ló­so­fo de pla­za, ase­gu­ran que ra­yar las pro­pie­da­des pú­bli­cas y pri­va­das es una ac­ción de ar­te que apor­ta al desa­rro­llo cul­tu­ral de nues­tro que­ri­do país.

Con es­ta fa­la­cia van por la vi­da pin­tan­do mo­nos más feos que afo­rrar­le a la abue­li­ta en pa­ra­de­ros, el Me­tro, mu­ra­llas de ca­sa, au­tos e in­clu­so jar­di­nes in­fan­ti­les de la Jun­ji. Y cuan­do son pi­lla­dos por los po­lis ol­vi­dan su su­pues­ta adul­tez y se po­nen a llo­rar a mo­co ten­di­do has­ta que sus pa­pis los van a bus­car a la co­mi­sa­ría.

Uno de los ejem­pla­res de la lo­ca fauna na­cio­nal de­jó su fea mar­ca en Con­cón, Re­gión de Val­po, don­de ade­más fue ga­lar­do­na­do con el pre­mio al más ju­go­so y ma­la­gra­de­ci­do del país.

El pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria es C.A.S.V., de 26 años, quien, se­gún de­cla­ró pos­te­rior­men­te aún es­ta­ba ce­le­bran­do el triun­fo de La Ro­ja, fue sor­pren­di­do en la vía pú­bli­ca ha­blán­do­le en arameo-ro­ma­né a un pe­rro co­ji­to.

Para res­guar­dar su se­gu­ri­dad, y la del ca­chu­pín, los efec­ti­vos de Ca­ra­bi­ne­ros lo in­vi­ta­ron a to­mar­se un cal­do de ca­be­za en una de las có­mo­das cel­das de las Co­mi­sa­ría de Con­cón. Le die­je­ron que con­ta­ría con Wi­fi, ja­cuz­zi y ai­re acon­di­cio­na­do.

El ar­tis­ta de me­dio pe­lo acep­tó la ten­ta­do­ra ofer­ta y dur­mió a pa­ta suel­ta más de 8 ho­ras en la sui­te del cuar­tel.

En la ma­ña­na, tras dis­fru­tar de un re­po­ne­dor desa­yuno con­ti­nen­tal, los po­lis le lim­pia­ron las le­ga­ñas y le di­je­ron que era li­bre, que hi­cie­ra el check out y si­guie­ra su ca­mino tran­qui­la­men­te.

Y así lo hi­zo. Pe­ro an­tes de aban­do­nar el ver­de re­cin­to de­jó en cla­ro que sus pa­pis los ha­bían edu­ca­do co­mo las hui­fas y, en vez de dar las gra­cias, sa­có de su mo­chi­la un spray ne­gro y rayó con rabia una de las pa­re­des ex­te­rio­res del lu­gar.

Pe­ro no pa­só pio­la. El ma­yor Fredy Ver­ga­ra, je­fe de la Cuar­ta Co­mi­sa­ría, con­tó que las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad lo de­la­ta­ron y se vie­ron en la obli­ga­ción de pe­dir­le que vol­vie­ra a ha­cer el check in a la co­mi­sa­ría. Es­ta vez, el mal­ha­bi­do hues­ped tu­vo que des­can­sar en una pie­za com­par­ti­da y ha­cer sus ne­ce­si­da­des en un ba­ño co­mún.

Los an­te­ce­den­tes del ca­ba­lle­ri­to que­da­ron en ma­nos del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y el Con­se­jo de De­fen­sa del Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.