Com­pa­dre:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Acá no hay nin­gún dra­ma tan heavy. Me­nos mal que le pa­só es­to y no fue des­pués de ha­ber­se ca­sa­do, por ejem­plo. Al­can­zó a pro­bar de las dos ce­pas del vino, del tin­to y del blan­co. Le gus­tó el tin­to y aho­ra se cam­bió al agua­chen­to. Ca­paz que des­pués se cai­ga al bi­go­tea­do. Lo que le quie­ro de­cir es que si a raíz de un len­güe­ta­zo se le abrie­ron los ojos y se dio cuen­ta que es gay y que le gus­tan los hom­bres, no se ha­ga ma­la san­gre. En es­te mun­do son to­dos bien­ve­ni­dos y la di­ver­si­dad ya está flu­yen­do muy bien en­ca­mi­na­da­men­te en Chi­le. Gri­te a los cua­tro vien­tos su con­di­ción se­xual, mi­re que la so­cie­dad está es­pe­ran­do gen­te que no se que­de más ca­lla­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.