A

La Cuarta - - SOLO PARA REINAS -

“La ver­dad es que la ma­yo­ría aquí es bas­tan­te afec­tuo­sa, pues se cria­ron en al­ber­gues don­de com­par­tían cons­tan­te­men­te con otras per­so­nas y otros ga­tos. Ac­tual­men­te, te­ne­mos quin­ce ga­tos adul­tos y tres ya fue­ron adop­ta­dos”, co­men­ta Pamela Gae­te, la due­ña de es­ta ca­fe­te­ría y cen­tro ga­tuno que fue inau­gu­ra­do hace po­co me­nos de un mes en la co­mu­na de Pro­vi­den­cia (Ju­lio Pra­do #765).

Ju­lie­ta, Án­gel, Nin­ja, Pas­cua­la, Blas y Cla­ri­sa son al­gu­nos de los in­te­gran­tes de es­ta ron­ro­neo­na fa­mi­lia; se pa­sean a sus an­chas por en­tre las me­sas, com­par­ten con los vi­si­tan­tes y se de­jan re­ga­lo­near. Son las es­tre­llas de es­te lu­gar.

“Es­to es un ne­go­cio fa­mi­liar, lo lle­va­mos mi ma­ri­do y yo. So­mos di­rec­ti­vos de la Fun­da­ción Adop­ta y lle­va­mos más de 10 años tra­ba­jan­do en el res­ca­te de ga­tos. Nues­tra idea era crear la pri­me­ra ex­pe­rien­cia de Su­da­mé­ri­ca de un “cat ca­fe”. Que­ría­mos un cen­tro in­te­gral que reunie­ra a los aman­tes de los ga­tos y por eso hi­ci­mos es­te lu­gar, don­de se pro­mue­ve la con­vi­ven­cia en ar­mo­nía con otras es­pe­cies”, ex­pli­ca Pamela. Es­ta ten­den­cia tie­ne sus raí­ces en Ja­pón, don­de los ca­fés con ga­tos son bas­tan­te ha­bi­tua­les.

Pamela cuen­ta que, has­ta el mo­men­to, vie­nen pu­ros aman­tes de los cu­chos. “Es ra­ro, por­que la gen­te que tie­ne ga­tos, siem­pre quie­re ver más ga­tos”.

Ade­más de la ca­fe­te­ría, que se en­cuen­tra im­ple­ca­ble, con un gran cui­da­do hi­gié­ni­co, tam­bién se rea­li­za un ta­ller de yoga con ga­tos en el ter­cer pi­so de la ca­sa, ini­cia­ti­va que co­se­chó un éxi­to ab­so­lu­to.

“La idea es mez­clar las po­ses de yoga con la participación de los ga­tos. Ellos entran acá, ama­san a al­gu­nas de las in­te­gran­tes, se suben en­ci­ma de ellas. La ver­dad es que son sú­per par­ti­ci­pa­ti­vos y la gen­te se va muy con­ten­ta”, ex­pli­ca la ins­truc­to­ra de es­te sin­gu­lar ta­ller. Ca­da cla­se tie­ne una ho­ra de du­ra­ción y cues­ta cin­co mil pe­sos.

“Te­ne­mos una gran as­pi­ra­ción, que es ha­cer que es­te sea un lu­gar don­de se de­ba­tan ideas, que se im­par­tan char­las y cur­sos. Que se pro­mue­va la te­nen­cia res­pon­sa­ble, la adop­ción. Ver a los ani­ma­les co­mo se­me­jan­tes, no co­mo uti­li­dad”, ex­pli­ca Pamela.

Ade­más, los fi­nes de se­ma­na se rea­li­zan ta­lle­res de ilus­tra­ción pa­ra niños, de ali­men­ta­ción cons­cien­te y bor­da­do con ga­tos, pa­ra en­ri­que­cer la ex­pe­rien­cia de los vi­si­tan­tes. Y si se quie­re lle­var un re­cuer­di­to, en el pri­mer pi­so en­cuen­tra una pre­cio­sa tien­da con te­má­ti­ca fe­li­na. Vi­si­ta su pá­gi­na web: www.la­ga­taho­ra­cia.cl

l su­bir al se­gun­do pi­so de la pin­to­res­ca “Ca­sa de la Ga­ta Ho­ra­cia”, la pri­me­ra en re­ci­bir a es­ta re­por­te­ra pop es Lo­ren­za, una ga­ti­ta tri­co­lor que en­se­gui­da bus­ca que la mi­men.

“LA CA­SA DE LA GA­TA HO­RA­CIA” ABRIÓ SUS PUER­TAS HACE PO­CO ME­NOS DE UN MES EN PRO­VI­DEN­CIA Y HA SI­DO TO­DA UNA SEN­SA­CIÓN. RE­PLI­CAN­DO A LOS “CA­FÉS CON GA­TOS” ASIÁ­TI­COS, ES­TE ACO­GE­DOR LU­GAR ES AL MIS­MO TIEM­PO UN PUN­TO DE EN­CUEN­TRO DON­DE SE PRO­MUE­VE LA TE­NEN­CIA RES­PON­SA­BLE DE MAS­CO­TAS, SE REA­LI­ZAN CLA­SES DE YOGA CON MI­NI­NOS, TA­LLE­RES DE DI­BU­JO Y BOR­DA­DO. ¡IM­PER­DI­BLE PA­RA LAS AMAN­TES DE ES­TOS ANI­MA­LES!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.