La­li­to:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Qué bueno que le es­té pa­san­do to­do es­to, por­que uno va al ban­co a rea­li­zar trá­mi­tes y no a ha­cer­se el lin­do. Cuan­do par­tió su his­to­ria ca­ché al to­que que an­da siem­pre con la mal­dad por la vi­da y aho­ra le es­tán pa­san­do la cuen­ta. Oja­lá su señora lo pi­lle con los pan­ta­lo­nes aba­jo, pa­ra que to­me un pa­lo y lo aga­rre has­ta que le due­la. Eso es lo que se me­re­ce. En vez de in­vi­tar a su mu­jer a co­mer a al­gu­na par­te o pre­gun­tar­le si le fal­ta al­go en la ca­sa, el per­la se fa­rrea sus lu­cas en ho­te­les pa­sa­dos a nal­ga y su­frien­do des­pués de que no tie­ne mo­ne­das. Ma­du­re y oja­lá se le cai­ga a pe­da­zos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.