DE LA BÚS­QUE­DA a la tris­te­za más pro­fun­da

Coy­hai­qui­nos qui­sie­ron to­mar jus­ti­cia con sus ma­nos tras co­no­cer­se que el pa­dras­tro que­da­ba co­mo úni­co impu­tado

La Cuarta - - PAÍS -

La no­ti­cia de la muer­te de Flo­ren­cia Agui­rre co­rrió rá­pi­do en Coy­hai­que. Era evi­den­te que eso ocu­rri­ría, con­si­de­ran­do que mu­chos de sus po­bla­do­res sa­lie­ron con lin­ter­nas du­ran­te la no­che a bus­car­la por los os­cu­ros al­re­de­do­res. Una vi­gi­lia lar­ga, que ter­mi­nó con el fi­nal que na­die que­ría.

Con la me­mo­ria aún fres­ca del atroz ata­que a Na­bi­la Ri­fo, a quien un des­qui­cia­do de­ci­dió arran­car­le los ojos y prac­ti­car­le otros ve­já­me­nes in­de­ci­bles, los ciu­da­da­nos sa­lie­ron en ma­sa a bus­car res­pues­tas. Y la ma­yo­ría no te­nía otro ob­je­ti­vo que aho­gar su ira con ven­gan­za con­tra él o los res­pon­sa­bles del cruel ase­si­na­to.

To­do apun­tó con­tra el pa­dras­tro de la me­nor, Cris­tián So­to Gar­cía, quien, se­gún in­for­mó el fis­cal re­gio­nal, Pe­dro Sal­ga­do, fue la per­so­na que a úl­ti­ma ho­ra del vier­nes in­ter­pu­so la de­nun­cia por pre­sun­ta des­gra­cia.

Fue en ese pre­ci­so mo­men­to en que se ini­ció la bús­que­da, en­ca­be­za­da por el pro­pio su­je­to y acom­pa­ña­do por fun­cio­na­rios po­li­cia­les y po­bla­do­res, en­tre los que se con­ta­ron ve­ci­nos, ci­clis­tas, au­to­mo­vi­lis­tas y ta­xis­tas. Pa­ra ha­llar­la te­nían es­tos da­tos: una fo­to e in­for­mar que lle­va­ba jeans, ade­más de un cha­le­co y za­pa­tos fuc­sia.

La bús­que­da era in­fruc­tuo­sa, has­ta que lle­ga­ron a la ca­sa de So­to Gar­cía, do­mi­ci­lio que com­par­tía con la pe­que­ña Flo­ren­cia.

Tras co­no­cer­se la in­for­ma­ción de que el cuer­po de La pe­que­ña Flo­ren­cia Agui­rre, quien cur­sa­ba quin­to bá­si­co en el Co­le­gio Pe­dro Quin­ta­na Man­ci­lla, te­nía tres her­ma­nos, dos del pri­mer ma­tri­mo­nio y uno del se­gun­do ma­tri­mo­nio, y se en­con­tra­ba al cui­da­do de su pa­dras­tro Cris­tian So­to, por­que la ma­dre es­ta­ba fue­ra de la ciu­dad tra­ba­jan­do. Se­gún in­for­mó la po­li­cía, ha­ce po­cos me­ses una tía de la me­nor co­men­zó a rea­li­zar los trá­mi­tes pa­ra so­li­ci­tar su tui­ción, de­bi­do a que el pa­dras­tro ha­bría gol­pea­do a una de sus her­ma­nas de 12 años.

En tan­to, el Sub­pre­fec­to Cé­sar Cor­tés Pi­ne­da, je­fe de la pre­fec­tu­ra pro­vin­cial de Coy­hai­que, de­ta­lló la ni­ña ya­cía en la le­ñe­ría de di­cho do­mi­ci­lio, el pa­dras­tro fue tras­la­da­do a de­pen­den­cias de la PDI pa­ra que de­cla­ra­ra.

Esa no­ti­cia ter­mi­nó por in­dig­nar a la gen­te, que de­ci­dió por dar su ve­re­dic­to: lin­char al su­pues­to res­pon­sa­ble, y con ese fin en men­te se tras­la­da­ron a su ho­gar, ubicado en un es­tre­cho pa­sa­je en ca­lle Bil­bao, al­tu­ra del 2600.

Le­jos de po­der lo­grar­lo, la ma­yo­ría op­tó por vo­ci­fe­rar su pe­na y, glo­bos blan­cos en mano, de­ci­die­ron tras­la­dar­se a la pla­za prin­ci­pal de Coy­hai­que, don­de hi­cie­ron una mul­ti­tu­di­na­ria ve­la­tón.

La pe­na vuel­ve a gol­pear la re­gión y hoy no hay con­sue­lo que de­ten­ga tan­to do­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.