REVIVIERON pe­sa­di­lla de Na­bi­la

La agre­sión que de­jó cie­ga a la ma­dre de 28 años im­pac­tó a la ciu­dad del sur

La Cuarta - - PAÍS -

Pri­me­ro la gol­pea­ron has­ta de­jar­la in­cons­cien­te. Lue­go de eso, el agre­sor se en­sa­ñó y le sa­có sus ojos pa­ra lue­go aban­do­nar­la en ple­na ca­lle.

Así fue ha­lla­da Na­bi­la Ri­fo la ma­dru­ga­da del sá­ba­do 14 de ma­yo, a tres cua­dras de su do­mi­ci­lio en la ciu­dad de Coy­hai­que.

El sal­va­je ata­que de­jó en schock a la co­mu­ni­dad lo­cal, pues el ni­vel de vio­len­cia em­plea­do nun­ca se ha­bía vis­to en la zo­na.

Mien­tras la mu­jer de 28 años era in­ter­na­da con ven­ti­la­ción me­cá­ni­ca en el Hos­pi­tal Re­gio­nal de Ay­sén, los ve­ci­nos se reunie­ron en las ca­lles y lle­va­ron a ca­bo una ve­la­tón.

Mau­ri­cio Or­te­ga, la ex pa­re­ja de Na­bi­la Ri­fo, fue for­ma­li­za­do por femicidio frus­tra­do y se ha con­ver­ti­do, has­ta el mo­men­to, en el úni­co impu­tado de la cau­sa.

En una car­ta la jo­ven agre­di­da se­ña­ló que “yo con­fia­ba en él y no que­ría ver la reali­dad a pe­sar de me tra­ta­ba mal, siem­pre des­con­fia­ba de mí, vi­vía re­vi­sán­do­me el te­lé­fono, no que­ría que yo tu­vie­ra ami­gos, no me de­ja­ba sa­lir ni a ver a mi ma­má, en­tre otras co­sas. Mau­ri­cio siem­pre fue cal­cu­la­dor, do­mi­na­dor, mi­ra­ba en me­nos a las per­so­nas, nun­ca de­mos­tra­ba lo que real­men­te era. So­lo es­pe­ro que Dios ha­ga jus­ti­cia “, fi­na­li­za la mi­si­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.