El aten­ta­do con­tra Fi­del Cas­tro en Chi­le

La Cuarta - - PAÍS - Por Ma­nuel Men­do­za

Es­ta­ba en Ro­ma, en 1971, cuan­do la pren­sa eu­ro­pea in­for­ma­ba de la vi­si­ta de Fi­del Cas­tro a Chi­le, que se pro­lon­gó por 23 días. Fui a la Em­ba­ja­da de Cu­ba pa­ra sa­ber más de­ta­lles de la vi­si­ta y los cu­ba­nos es­ta­ban con­ten­tos pues era la pri­me­ra vi­si­ta de un man­da­ta­rio ca­ri­be­ño a Chi­le y ha­bía si­do un éxi­to. Pe­ro un fun­cio­na­rio se mos­tró preo­cu­pa­do. De­cía que se ha­bían to­ma­do me­di­das ex­tre­mas de se­gu­ri­dad en pre­ven­ción de “una ac­ción de la gu­sa­ne­ría (gu­sano: cu­bano exi­lia­do en Mia­mi) en con­tra de Fi­del”. No hu­bo aten­ta­do pe­ro si pla­nea­ron uno. Y eso lo con­fir­mó uno de los agen­tes de la CIA que lo or­ga­ni­zó.

An­to­nio Ve­cia­na o Ven­cia­na fue des­ti­na­do a Bo­li­via pa­ra las ope­ra­cio­nes con­tra la gue­rri­lla del Che Gue­va­ra. Es­tu­vo en La Paz has­ta 1971 y en enero de ese año un agen­te de la CIA lo lla­mó des­de Pe­rú di­cién­do­le que en no­viem­bre Fi­del Cas­tro vi­si­ta­ría Chi­le y si es­ta­ba dis­pues­to a or­ga­ni­zar un aten­ta­do en su con­tra. Ve­cia­na acep­tó -se­gún di­jo al pro­gra­ma “La No­che se Mue­ve” de una emi­so­ra de Nue­va York-, y por eso re­ci­bió en La Paz a dos chi­le­nos que for­ma­rían par­te del com­plot.

Ve­cia­na les pi­dió uni­for­mes de Ca­ra­bi­ne­ros pa­ra dis­fra­zar a sus ase­si­nos, pe­ro los chi­le­nos se li­mi­ta­ron a de­cir que só­lo da­rían la fe­cha exac­ta de la vi­si­ta. Ve­cia­na via­jó a Mia­mi, don­de exi­lia­dos cu­ba­nos le die­ron nom­bres de dos per­so­nas que po­drían ser los eje­cu­to­res: Mar­cos Ro­drí­guez y An­to­nio Do­mín­guez.

Ve­cia­na los tras­la­dó a Ca­ra­cas don­de fue­ron adies­tra­dos co­mo ca­ma­ró­gra­fos de Ve­ne­vi­sión. Es­tu­vie­ron cer­ca de 60 días apren­dien­do los mo­dis­mos ve­ne­zo­la­nos y con­si­guie­ron cre­den­cia­les por el apo­yo de Luis Po­sa­da Ca­rri­les, cu­bano exi­lia­do que en Ca­ra­cas era el se­gun­do je­fe de la po­li­cía po­lí­ti­ca ve­ne­zo­la­na. Así con­si­guió que los dos pa­sa­ran a for­mar par­te del equi­po de Ve­ne­vi­sión, co­mo ca­ma­ró­gra­fos. Via­ja­ron a San­tia­go y arren­da­ron un de­par­ta­men­to en ca­lle Huér­fa­nos.

Ve­cia­na via­jó a Li­ma, con las ar­mas pa­ra el aten­ta­do, usan­do un vehícu­lo di­plo­má­ti­co y por tie­rra si­guió a San­tia­go. El plan era in­tro­du­cir un ar­ma pe­que­ña en la cá­ma­ra con la que Ro­drí­guez y Do­mín­guez irían a una con­fe­ren­cia de Fi­del Cas­tro. Cuan­do eso ocu­rrió, los ca­ma­ró­gra­fos de­ja­ron sus equi­pos en una sa­la con­ti­gua y fue­ron a la re­vi­sión per­so­nal. Cum­pli­do ese trá­mi­te re­gre­sa­ron por sus cá­ma­ras. Así pu­die­ron pa­sar el ar­ma.

¿Por qué no dis­pa­ra­ron? Ve­cia­na res­pon­de: “por fal­ta de va­lor” pues que­da­ron im­pre­sio­na­dos por la fuer­za de se­gu­ri­dad cu­ba­na, 100 agen­tes que cui­da­ban a Fi­del Cas­tro. Se ame­dren­ta­ron y re­gre­sa­ron a Mia­mi, apo­ya­dos por Luis Po­sa­da Ca­rri­les.

Ve­cia­na par­ti­ci­pó en la or­ga­ni­za­ción de otros dos aten­ta­dos con­tra Cas­tro: uno en Ecua­dor y otro en Nue­va York, pe­ro tam­bién fra­ca­sa­ron, al igual que el pri­me­ro en el pa­la­cio pre­si­den­cial de La Ha­ba­na, en 1961. ¿Por qué fra­ca­sa­ron? “Por­que el cu­bano no es­tá dis­pues­to a sa­cri­fi­car la vi­da en un aten­ta­do”, di­ce Ve­cia­na, quien

– sin em­bar­go- re­ci­bió de la CIA 353 mil dó­la­res por esos “tra­ba­jos”, se­gún lo acla­ra él mis­mo...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.