Un pe­rro fi­fi le es­tá des­ar­man­do la re­la­ción

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA - Sus con­sul­tas y dra­mas de ti­po amo­ro­so y de ca­che­teo, las en­vía a: doc­tor­ca­rino@la­cuar­ta.cl

Doc­tor:

Es­toy per­di­da­men­te enamo­ra­do de mi po­lo­la, pe­ro al fi­nal me es­toy mu­rien­do de ra­bia por­que ella se com­pró un pood­le. Lle­go a ver­la y no me pes­ca, só­lo es­tá aca­ri­cian­do al pe­rro pe­lu­do y a mí que me co­man los ra­to­nes.

El otro día es­tá­ba­mos ha­cien­do el amor y, aun­que no lo crea, el mal­di­to can sal­tó so­bre mí y me mor­dió el tra­se­ro. Me pu­se a gri­tar co­mo en­fer­mo y ella só­lo reía y no me asis­tió en nin­gún mo­men­to. Par­tí a la pos­ta con un ami­go y fue él mis­mo que me re­co­men­dó que no vol­vie­ra más a esa ca­sa, por­que la hem­bra –me ase­gu­ró- se ha­bía vuel­to lo­ca.

Yo la amo, pe­ro tam­po­co he re­ci­bi­do ni un so­lo lla­ma­do de su par­te. En­ton­ces no sé si si­go en es­ta re­la­ción o me echo el po­llo. Jua­ni­to:

El cres­po quil­tro, se­gu­ra­men­te, le en­con­tró el po­to gor­do cuan­do lo vio ahí en ple­na fae­na. Y lo mor­dió.

Ha­blan­do en se­rio, cla­ra­men­te que acá hay un te­ma fue­ra del ties­to ha­blan­do de per­so­nas nor­ma­les. Si us­ted y ella aguan­tan es­tar ín­ti­ma­men­te con un pe­rro me­ti­do en esas cua­tro pa­re­des, es que am­bos deben ir al lo­có­lo­go. Acá hay un po­co más de cor­du­ra de par­te su­ya, pe­ro igual se ca­cha que se le arran­can los enani­tos pa­ra el bos­que. Por sa­lud men­tal, há­ga­le ca­so a su ami­go, pues él es vi­vi­to y ca­chó que ella nun­ca más lo iba a lla­mar. Ca­paz que lo del pe­rro sea un cuen­to pa­ra des­ha­cer­se de us­ted pa­ra dis­fru­tar de un pa­tas ne­gras o de un pe­rro más gran­do­to­te. Lo me­jor es que us­ted, mi ca­ba­lle­ro, se que­de so­li­to ha­cién­do­se un cau­seo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.