A Sting lo ron­da ca­so de ex­plo­ta­ción hu­ma­na

La Cuarta - - ESPECTÁCULOS -

El can­tan­te Sting an­da me­ti­do en el man­so fo­rro, des­de que se des­cu­brió que en las em­pre­sas vi­ti­vi­ní­co­las ita­lia­nas de La Tos­ca­na, don­de él po­see una bo­de­ga (ha­ce su pro­pio vi­na­cho el hom­bre), man­te­nían a cer­ca 40 in­mi­gran­tes tra­ba­jan­do peor que es­cla­vos.

La no­ti­cia de­jó pa’ en­tro a los fa­nas del bri­tá­ni­co, pues es uno de los pa­la­di­nes de los de­re­chos hu­ma­nos, in­clu­so el pró­xi­mo mes lan­za­rá un ci­dí ba­sa­do en la cri­sis mun­dial de los re­fu­gia­dos.

Ape­nas el mú­si­co ca­chó su nom­bre en el abo­mi­na­ble mal­tra­to, sa­lió a ju­rar inocen­cia en el dia­rio to­fi The Te­le­graph: “Es­pe­ro pro­fun­da­men­te que la ley ita­lia­na si­ga su cur­so y lle­ve el asun­to a los tri­bu­na­les”. El fis­cal del ca­so tam­bién le pres­tó ro­pa, ase­gu­ran­do que el ar­tis­ta “no te­nía co­no­ci­mien­to de es­te he­cho y ni si­quie­ra es­ta­ba en Ita­lia en el mo­men­to”.

Los po­lis ta­nos se en­cuen­tran en ple­na in­ves­ti­ga­ción de la atro­ci­dad, don­de los ex­tran­je­ros, en su ma­yo­ría afri­ca­nos, eran obli­ga­dos a sa­car­se la mu­gre de sol a sol por 4 euros la ho­ra (ca­si 3 lu­cas), no te­nían ro­pa ade­cua­da, an­da­ban con cha­las en pleno in­vierno. Ade­más se sa­be que un ca­bro se hi­rió la gar­gan­ta en ple­na fae­na y tu­vo que de­cir en el hos­pi­tal que se lo ha­bía he­cho so­li­to.

Es­pe­ro pro­fun­da­men­te que la ley ita­lia­na si­ga su cur­so y lle­ve el asun­to a los tri­bu­na­les”. Sting, ju­ran­do inocen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.