QUE­DÓ CO­MO CABRO CHI­CO

LUIS MI­GUEL DE­JÓ LAS ENCHILADAS Y EL MAM­BO PA­RA BA­JAR DE PE­SO Y SA­NEAR SU AL­MA POR DE­BA­JO DE LA ME­SA

La Cuarta - - PORTADA -

Que es­ta­ba arrui­na­do, gua­tón y sor­do. Luis Mi­guel se abu­rrió de que lo pe­la­ran sin pie­dad, que se le vi­nie­ra otro ve­rano con polera XL y se pu­so las pi­las pa­ra tra­tar de vol­ver a ser el mi­ji­to ri­co de an­tes. Y lo lo­gró.

Luis Mi­guel Ga­lle­go Bas­te­ri, co­mo se lla­ma en ver­dad el can­tan­te cua­te, es­ta se­ma­na le ta­pó el ho­ci a to­dos los que no da­ban un pe­so por su fa­cha ca­da día más car­ga­da a las pa­rri­lla­das y al so­la­rium.

Ha­ce cin­co días y con son­ri­sa de ore­ja a ore­ja, el ex de nues­tra Ke­ni­ta La­rraín po­só fe­liz de la vi­da jun­to a Ni­co­las Bi­jan, due­ño de la ca­re­li y ul­tra lu­jo­sa tien­da Bi­jan, ubi­ca­da en la ta­qui­lle­ra Be­verly Hills, en Los An­ge­les, Grin­go­lan­dia.

La ima­gen fue subida al Ins­ta­gram de Ni­co­las, con la le­yen­da “Fue un pla­cer ver­te. Con res­pe­to y ad­mi­ra­ción”. A los tres tiem­pos de pu­bli­car­se el flas­ha­zo don­de -ca­sual­men­tehay de fon­do una pin­tu­ra con dos gua­to­nes, apa­re­ció un ce­rro de co­men­ta­rios so­bre el re­ju­ve­ne­ci­do y sa­ni­to as­pec­to del in­tér­pre­te de “Por de­ba­jo de la me­sa”.

Pa­ra al­gu­nos el cam­bio fí­si­co es pro­duc­to del es­fuer­zo na­tu­ral del as­tro. Otros, le car­ga­ron el mi­la­gro al bis­tu­rí y sus­tan­cias co­mo el bó­tox. Los más in­cré­du­los son de la teo­ría de que sim­ple­men­te los ami­go­tes echa­ron mano, en su gra­do má­xi­mo, al fil­tro de be­lle­za de la cá­ma­ra.

BRI­LLAN­DO

Cual fue­re la téc­ni­ca apli­ca­da, la fir­me es que se no­ta más del­ga­do, sin ca­re­jai­ba y ves­ti­do con ele­gan­cia.

En to­do ca­so, es­tá bueno ya, por­que el “Sol de Mé­xi­co” ha­ce ra­to que ve­nía apa­ga­do y con ma­la ra­cha.

UNA TRAS OTRA

Y es que Luismi es­ta­ba pa’l sahu­me­rio y los con­se­jos de Pa­ri­ved, pues a su evi­den­te subida de pe­so y ru­mo­res de que an­da­ba car­ga­do al li­tro, se le su­mó una demanda mul­ti­mi­llo­na­ria que le chan­tó su ex má­na­ger, en­fer­mar­se de Tin­ni­tus (mal del oí­do que pue­de de­jar­lo co­mo ta­pia) y ha­cer el lo­co en va­rios de sus shows.

Ha­ce dos me­ses sa­lió en la prensa que el ar­tis­ta pa­sa­ba por su peor mo­men­to y es­ta­ba más so­lo que un de­do.

En fe­bre­ro de 2015 dio pa’ pe­lar­lo por sus­pen­der un show en Yu­ca­tán por em­pi­nar el co­do, se­gún acu­só el pro­pio or­ga­ni­za­dor del even­to. En mar­zo del mis­mo año, se ga­nó una pi­fia­de­ra en Ciu­dad de Mé­xi­co por can­tar 50 mi­nu­tos y echar­se el po­llo. Lue­go, en ma­yo, otra vez lo des­cue­ra­ron por dar un re­ci­tal te­rri­ble de ju­go­so, al pun­to de ti­rar­se al sue­lo en el pri­mer te­ma.

AN­TES

AHO­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.