Doc­tor Ca­ri­ño:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

La se­ma­na pa­sa­da la mi­na de un ami­go lo de­jó por pen­ca con ella: am­bos son ex­tran­je­ros y mi com­pa­dre la te­nía só­lo pa­ra la pa­ta­da y el com­bo.

Re­sul­ta que el mar­tes ella lle­gó llo­ran­do a mi ca­sa, pi­dién­do­me por fa­vor que le arren­da­rá una pie­za ya que no aguan­ta­ba más al ne­gro y que ne­ce­si­ta­ba ur­gen­te sa­lir de don­de arren­da­ban jun­tos. Yo vi­vo so­lo, sol­te­ro, sin hi­jos y sin com­pro­mi­so y ten­go có­di­gos, es de­cir no me me­to con las mu­je­res de mis ami­gos... Pe­ro co­mo ten­go una so­la te­le en mi ha­bi­ta­ción, ella to­das las no­ches ve pe­lí­cu­las conmigo. No ha pa­sa­do na­da, se gas­ta el man­so fo­rro y más en­ci­ma me tira los cor­tes. ¿Me da luz ver­de?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.