YO­GA CON CHE­LA,

LA NUE­VA MO­DA QUE LO DE­JA RE­FRES­CAN­TE Y RELAJADITO

La Cuarta - - PORTADA - MA­NUEL ARÉVALO @la­cuar­ta_­ma­nuel www.la­cuar­ta.com

Con las pepas blan­cas de fe­li­ci­dad tras al­can­zar el equi­li­brio es­pi­ri­tual y apa­gar la sed del al­ma, un par de elás­ti­cas evas se pu­so a prac­ti­car una nue­va mo­da­li­dad del yo­ga: el ma­rea­dor Bie­rYo­ga.

La idea se con­cre­tó cuan­do Mar­cia Pin­to se jun­to con una ami­ga que no veía ha­ce tiem­po, y que ac­tual­men­te vi­ve en Ale­ma­nia, quien le con­tó que su es­cul­pi­do fí­si­co lo lo­gró en ba­se al yo­ga y la che­la.

“Me di­jo que en va­rias ciu­da­des de allá es ten­den­cia, ya que la ma­yo­ría de las per­so­nas que em­pe­za­ron un cur­so de yo­ga lo aban­do­na­ba pa­ra ir­se a los af­ter hour con los ami­gos des­pués de la pe­ga. Así que una pro­fe­so­ra de yo­ga de­ci­dió mez­clar am­bas ru­ti­nas y así na­ció el Bie­rYo­ga. En al­gu­nas ciu­da­des usan vino, pe­ro en Ber­lín la cer­ve­za es la rei­na”, con­tó to­da re­la­já la em­pren­de­do­ra Mar­cia a La Cuar­ta.

Pin­to se pu­so en con­tac­to con la ki­ne­sió­lo­ga e ins­truc­to­ra de yo­ga, Be­lén San­hue­za, y lue­go de ba­jar unas cuan­tas bo­te­llas de che­la le dio el va­mos al pri­mer cur­so de Bie­rYo­ga en Chi­li­to.

“La idea tam­po­co es em­bo­rra­char­se, aun­que es­ta­mos en una ac­ti­vi­dad don­de par­ti­ci­pan só­lo adul­tos y uno es li­bre de ver sus lí­mi­tes. La prio­ri­dad si­gue sien­do bus­car el equi­li­brio es­pi­ri­tual a tra­vés de la ale­gría co­mo lo es com­par­tir una cer­ve­za”, agre­gó la pro­fe San­hue­za so­bre el equi­li­bra­do cur­so que du­ra una ho­ra por se­sión.

ELLOS SE PO­NEN

Los ami­gos del kar­ma le po­nen bueno a tra­vés de un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio don­de hay una si­có­lo­ga, una nu­tri­cio­nis­ta, un qui­ro­prác­ti­co y va­rios ca­pos más en bio­mag­ne­tis­mo, flo­res de Bach y te­ra­pias al­ter­na­ti­vas.

“Usa­mos la téc­ni­ca del yo­ga de la ri­sa, que es la mis­ma que usan en cla­ses de tea­tro los ac­to­res. Acá la ri­sa es pri­mor­dial pa­ra lo­grar nues­tros ob­je­ti­vos, pa­sar­lo bien y ale­jar el es­trés”, ex­pli­có Pin­to.

“La cer­ve­za co­rre por cuen­ta nues­tra, pe­ro si el alumno lo desea pue­de traer su che­li­ta fa­vo­ri­ta. No­so­tros op­ta­re­mos por al­gu­na de cor­te ar­te­sa­nal ya que ahí pre­do­mi­nan más los olo­res y el sa­bor”, cha­cha­reó San­hue­za con el dia­rio pop.

Si se ani­mó y quie­re rea­li­zar la po­si­ción de la li­bé­lu­la in­ver­ti­da con tor­tí­co­lis jun­to a una re­fres­can­te bi­rra, pue­de ins­cri­bir­se en el 224566872 o en el fan­pa­ge Bie­rYo­gaChi­le. El asun­to se­rá en Agus­ti­nas 972 ter­cer pi­so, pleno cen­tro de San­tia­go y só­lo de­be po­ner­se con 3 lu­qui­tas por se­sión.

La co­sa na­ció en Ale­ma­nia don­de la ba­rra pre­fe­ría ir­se de co­pas a ir a prac­ti­car. Aho­ra van a ‘do­blar­se’ jun­to a una bo­te­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.