Des­pe­di­do con whisky

La Cuarta - - PAÍS -

Du­ran­te los años que vi­ví en Li­ma, Pe­rú, tra­ba­jé en el diario Co­rreo, cuan­do lo di­ri­gía Wi­lliam Thorn­di­ke. Me en­car­gó ha­cer la Edi­ción Cho­que, un su­ple­men­to se­ma­nal de 4 pá­gi­nas ta­ma­ño stan­dard (Mer­cu­rio), con mu­chas fo­to­gra­fías, de­nun­cian­do he­chos que afec­ta­ran la vi­da dia­ria y pro­vo­ca­ran im­pac­to en la opi­nión pú­bli­ca.

En­tre aque­llos tra­ba­jos hi­ce uno sobre las irre­gu­la­ri­da­des en la cons­truc­ción de la ca­rre­te­ra na­cio­nal, des­de Li­ma al nor­te, co­mo atra­so de las fae­nas y los mi­les de so­les di­la­pi­da­dos sin que na­die res­pon­die­ra. Otro fue sobre el pe­nal de El Sex­to y las mi­se­ra­bles con­di­cio­nes en que vi­vían los reos, ade­más del ha­ci­na­mien­to, es­ta­do sa­ni­ta­rio, cas­ti­gos, en­fer­me­da­des etc.

En el diario hi­ce una bue­na re­la­ción con Luis Fe­li­pe An­gell, hu­mo­ris­ta grá­fi­co, pe­rio­dis­ta, es­cri­tor, co­men­ta­ris­ta de­por­ti­vo, po­lí­ti­co, poe­ta y mu­chos etc. Era co­no­ci­do co­mo So­fo­cle­to, au­tor de los sin­lo­gis­mos que apa­re­cían a diario en Co­rreo. Co­men­tá­ba­mos una tar­de el re­por­ta­je… Cho­que, sobre la aten­ción en los hos­pi­ta­les de Li­ma y Ca­llao, por la con­mo­ción cau­sa­da. En pri­me­ra pá­gi­na y a 6 co­lum­nas una fo­to­gra­fía mos­tra­ba un re­fri­ge­ra­dor del ban­co de san­gre del hos­pi­tal del puer­to y en me­dio de las mues­tras apa­re­cía un ce­bi­che guar­da­do por un em­plea­do que lo lle­va­ba de co­la­ción.

Es­tá­ba­mos en eso cuan­do nos lla­man de la di­rec­ción. Wi­lliam Thorn­di­ke ha­bía dis­pues­to una bo­te­lla de Chivas Ri­gal, hielo y 4 va­sos en la me­sa de reunio­nes.

Pre­gun­té qué pa­sa­ba y me di­jo que el due­ño del diario que­ría co­no­cer “al chi­leno que hace la Edi­ción Cho­que”. Di­jo eso y en­tró a la sa­la Luis Ban­che­ro Ros­si, el mag­na­te de la pes­ca, em­pre­sa­rio exi­to­so, due­ño de un club de fút­bol y que con Co­rreo ini­cia­ba su im­pe­rio de las co­mu­ni­ca­cio­nes. Me pre­gun­tó de qué par­te de Chi­le era. Al res­pon­der­le que de Ta­ra­pa­cá, se ale­gró por te­ner fa­mi­lia­res allá.

“Yo soy Ban­che­ro Ros­si y mis pri­mos son los Ros­si Ban­che­ro de Iqui­que”, di­jo. Agre­gó que las fa­mi­lias lle­ga­ron de Ita­lia a fi­nes del si­glo XIX, pe­ro por la Gue­rra del Pa­cí­fi­co, unos que­da­ron en Tac­na –don­de na­ció-, y otros son chi­le­nos. Así hay mu­chos ca­sos de pa­rien­tes que que­da­ron en paí­ses dis­tin­tos, ex­pli­có.

La con­ver­sa­ción si­guió has­ta lle­gar al meo­llo del asun­to. Ban­che­ro di­jo que los re­por­ta­jes de Co­rreo ha­bían cau­sa­do es­co­zor en el go­bierno de Fernando Be­laún­de.

Lo ha­bían lla­ma­do pa­ra ex­pre­sar­le la mo­les­tia de los ata­ques de un diario de su pro­pie­dad. Y si los re­por­ta­jes eran mo­les­tos, lo se­rían mu­cho más si sa­bían que el au­tor era un chi­leno. Ha­bía que su­pe­rar la si­tua­ción y ve­rían có­mo ubi­car­me. Y ahí pro­pu­se la so­lu­ción. Me ha­bían ofre­ci­do tra­ba­jo en una agen­cia in­for­ma­ti­va y di­je que no les crea­ría pro­ble­mas y me des­pi­die­ran. Así me li­bré de re­nun­ciar, sin in­dem­ni­za­ción, y Co­rreo me pa­gó la com­pen­sa­ción, suel­do y va­ca­cio­nes. Sa­lí con buen di­ne­ro, con tra­ba­jo ase­gu­ra­do, des­pués de ha­ber si­do des­pe­di­do con whisky por el mag­na­te pe­ruano. La­men­ta­ble­men­te fue ase­si­na­do en su ca­sa de va­ca­cio­nes, pe­ro eso es te­ma de otra his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.