Ay, mi Ri­car­di­ni:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Sue­le su­ce­der que uno an­da pi­pí de ga­to cuan­do ter­mi­na, y le apues­to que mien­tras es­ta­ba po­lo­lean­do le llo­vían las po­si­bi­li­da­des con otra hem­bra. Pe­ro ca­paz que se man­dó flor de con­do­ro con su ex y por esa ra­zón le re­sul­tó la ma­la on­da que le ti­ró ella. Si es así, se lo me­re­ce por me­ter la cabeza al guá­ter.

Aho­ra, no po­ner aun­que sea la pun­ti­ta en to­do ese tiem­po es co­mo pa­ra ex­plo­tar de amor en la ca­lle, en la mi­cro, en el Me­tro. De­be aguan­tar­se y te­ner fe en que ya lle­ga­rá esa mu­jer pa­ra amar. Lo del sexo es se­cun­da­rio ha­blan­do del co­ra­zón. Es re pen­ca an­dar bo­ta­do co­mo un pu­cho de gam­ba. Le re­co­mien­do que guar­de unas lu­qui­tas y com­pre un dia­ri­to. Ahí en­con­tra­rá al­gu­nas hem­bras que tie­nen la pro­fe­sión más an­ti­gua del mun­do.

Pe­ro lo an­te­rior es la úl­ti­ma al­ter­na­ti­va pa­ra la sal­va­da, pues creo que de­be se­guir bus­can­do por ahí una mu­jer her­mo­sa o no, pe­ro que lo quie­ra. Pa­ra eso de­be ser res­pe­tuo­so y no pas­te­lear­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.