LE TI­RÓ LA CA­DE­NA AL SENAME

LAS CON­FE­SIO­NES DE LA SU­FRI­DA NI­ÑEZ DEL NI­CO MATURANA

La Cuarta - - PORTADA - EDUARDO RO­JAS @la­cuar­ta_­ro­jas

El Ni­co Maturana no es muy ami­go de los mi­cró­fo­nos, pe­ro cuan­do sa­ca la voz es cla­ri­to co­mo el vod­ka. Y en esa vo­lá se fue de ta­rro con­tra el Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res (Sename).

Co­mo vi­vió des­de los 13 años en el ho­gar de me­no­res “Al­dea Mis Ami­gos”, en Pe­ña­flor, lugar que vi­si­ta fre­cuen­te­men­te y que apo­ya con equi­pa­mien­to, no tu­vo atados pa’ con­tar su ver­dad en el pro­gra­ma “Có­di­go Ca­ma­rín”, del Ca­nal del Fút­bol.

Maturana le pe­gó fir­me al Sename por­que “siem- con 59 mi­nu­tos de hoy, por el CDF Pre­mium y HD, se emi­te el “Có­di­go Ca­ma­rín” don­de Pa­blo Flamm pi­có la ce­bo­lla con Maturana. pre” se han es­con­di­do los pro­ble­mas y tam­bién las lu­cas que en­tre­ga el Go­bierno, pues el apor­te a los cen­tros an­da más per­di­do que Ra­fael Ga­ray.

“Lo di­ré con mis pa­la­bras aun­que sue­ne vul­gar: el Sename es una ba­su­ra. Del 100% de di­ne­ro que se en­tre­ga, un 1% lle­ga a los ho­ga­res. Lo de­más no sé si se lo ro­ban, por­que no es­toy ahí, pe­ro no lle­ga a los ni­ños”, dis­pa­ró el Ni­co, que apro­ve­chó de re­pa­sar a los po­lí­ti­cos que han al­za­do la voz por la reali­dad de los bro­cas.

Si bien los dar­dos fue­ron “pa­ra to­dos los que se lle­nan la bo­ca, pe­ro que nun­ca en su vi­da pi­sa­ron un cen­tro del Sename, in­clui­da la di­rec­to­ra que no va a ver las reales ne­ce­si­da­des que exis­ten”, tu­vo es­pe­cial detención en la dipu­tada Ca­mi­la Va­lle­jo.

“Sien­to que los po­lí­ti­cos de­be­rían ayu­dar de ver­dad. Veo a Ca­mi­la llo­ran­do por to­dos los ni­ños de Chi­le en el Con­gre­so, pe­ro nun­ca ha ido a vi­si­tar un ho­gar”, re­ma­tó el jo­ven vo­lan­te, que tam­bién con­fe­só par­te de su vi­da pri­va­da y los atados que ha te­ni­do con su ma­dre.

El Ni­co fue aban­do­na­do jun­to a sus her­ma­nos por su pro­ge­ni­to­ra ha­ce más de diez años y de­bi­do a esa vo­lá no han po­di­do ha­cer las pa­ces. De he­cho, re­co­no­ció te­ner­le mu­cho “ren­cor” por­que lo de­jó “bo­ta­do” y que le ha­bría gus­ta­do te­ner “una ma­má co­mo la de Ar­tu­ro Vidal, que lu­chó por sus hi­jos”.

Pa­san­do a la pe­lo­ti­ta, Maturana di­jo que a pe­sar de ser azul de cuo­re, ju­ga­ría por Co­lo Co­lo por la bue­na on­da con Pau­lo Gue­de, aun­que ayer se des­di­jo en su cuen­ta de Ins­ta­gram y lla­mó a ver el pro­gra­ma en­te­ro pa­ra que no lo sa­quen de con­tex­to.

“No me voy ni ca­gan­do. Só­lo es una ma­ne­ra de me­ter pre­sión pa­ra que­dar­me en el club que amo. Y ofrez­can por úl­ti­mo pa­gar la mi­cro”, pa­ta­leó Maturana.

Lue­go, en el pro­gra­ma “La voz Azul”, de Ra­dio Azu­lChi­le, agre­gó que “amo a es­te club, so­bre to­do por la gen­te, que nun­ca aban­do­na. Que­ría acla­rar­lo por­que que­dé mal an­te el hin­cha, que­dé co­mo mer­ce­na­rio. Si no si­go me iré al ex­tran­je­ro, ja­más a Co­lo Co­lo”. ¡To­ma!

Veo a Ca­mi­la Va­lle­jo llo­ran­do por los ni­ños de Chi­le en el Se­na­do, pe­ro nun­ca ha ido a vi­si­tar un ho­gar de me­no­res”.

Sien­to mu­cho ren­cor por mi ma­dre. Me due­le que nos ha­ya de­ja­do bo­ta­dos... Me ha­bría gus­ta­do te­ner una ma­má co­mo la de Ar­tu­ro Vidal, que lu­chó por él”.

Vi­sí­te­nos en www.la­cuar­ta.com Se fue de ta­rro Apro­ve­chan­do la bue­na on­da con el do­la­pe Pa­blo Flamm, Maturana par­ló de to­do. Has­ta que se iría al Co­lo por Pau­lo Gue­de... ¡esa on­da!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.